Buscar en Infobae

Tecno viernes 12 de febrero 2016

Científicos descubrieron que un fármaco para el cáncer ayuda a prevenir el Alzheimer

Investigadores de la Universidad de Cambridge realizaron pruebas con un medicamento ya autorizado para el tratamiento del linfoma y afirmaron que reduce el riesgo del inicio de la enfermedad neurodegenerativa

viernes 12 de febrero 201620:18
Crédito: Shutterstock

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a un 10% de la población mayor de 65 años, para la cual no existe cura. Sin embargo, el desarrollo de este mal podría prevenirse con la administración de un simple fármaco. O al menos eso advierte un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Cambridge y publicado en la revista Science Advances.

La nueva investigación muestra cómo un fármaco, denominado "bexaroteno" y ya comercializado para el tratamiento del cáncer, es capaz de prevenir la aparición de la enfermedad de Alzheimer al detener el primer paso de las reacciones que provocan la muerte de las células cerebrales tanto en modelos de laboratorio como en estudios llevados a cabo con nematodos, un tipo de gusano.

Michele Vendruscolo, director del estudio, explicó los avances científicos que se lograron en esta investigación: "El organismo tiene una variedad de defensas naturales para protegerse frente a la neurodegeneración. Pero según envejecemos, estas defensas se deterioran de forma progresiva y pueden ser superadas. Así, y comprendiendo cómo funcionan estas defensas naturales, podríamos ser capaces de ayudarlas por medio de fármacos que actúen de una forma similar".

LEA MÁS:

Embed


Frenar la primera etapa

La proteína beta-amiloide cumple numerosas funciones básicas en el organismo, explicó el diario español ABC. El problema es que cuando adquieren una estructura errónea, estas proteínas se adhieren entre sí y forman fibras de beta-amiloide. Un proceso denominado "nucleación primaria", que continúa con la unión de estas fibras para formar oligómeros de beta-amiloide, que a su vez formarán las placas de beta-amiloide, de por sí altamente tóxicas para las neuronas y, según numerosos estudios, responsables de la muerte de las células cerebrales que desencadenan la enfermedad de Alzheimer.

Debido a esto, en las últimas décadas se han desarrollado numerosos estudios para encontrar un fármaco capaz de destruir estos oligómeros. Sin embargo, los resultados han sido completamente infructuosos. Y es que el mecanismo por el que se forman y proliferan estos oligómeros de beta-amiloide permanece prácticamente desconocido.

O así ha sido hasta el día de hoy. Como destacó Michele Vendruscolo: "Si queremos bloquear la agregación de las proteínas, necesitamos saber exactamente qué está pasando y cuándo está pasando. Y en este sentido, hemos desarrollado una prueba que analiza el proceso no sólo como un todo. También nos permite saber qué ocurre en cada etapa del proceso. Y si somos capaces de detener la agregación antes de que empiece, entonces ya no habrá proliferación".

alzheimer-1920-3.jpg


Sólo como prevención

Así, el siguiente paso del estudio fue identificar un fármaco capaz de detener esta agregación. O lo que es lo mismo, de prevenir la formación de los oligómeros de beta-amiloide y, por ende, del Alzheimer. Y entre los fármacos ya comercializados, hay uno que ya había demostrado un gran potencial en este sentido: el bexaroteno, ya autorizado en el tratamiento del linfoma.

Los investigadores administraron el fármaco en nematodos que, si bien aún no mostraban ningún síntoma del Alzheimer, habían sido genéticamente manipulados para desarrollar la enfermedad. Y según los resultados, ninguno de los animales acabó desarrollándola, lo que sugiere que el fármaco es efectivo a la hora de prevenir su aparición.

En este contexto, como resaltan los autores, debe tenerse en cuenta que el fármaco fue administrado antes de la aparición de los síntomas. Por el contrario, el medicamento no indujo ningún efecto en aquellos nematodos que ya mostraban la sintomatología de la enfermedad.

De hecho, el bexaroteno ya había sido probado sin éxito en un ensayo clínico en pacientes con Alzheimer. Y es que el objetivo fijado entonces no era la prevención de la agregación de los oligómeros de beta-amiloide, sino la destrucción de los ya formados.


alzheimer-1920-1.jpg

Rosa Sancho, directora de investigación del Cancer Research UK, organismo británico dedicado a la investigación del cáncer, analizó los resultados: "Sabemos que la acumulación de beta-amiloide es la clave del Alzheimer, y que los fármacos que detengan esta acumulación podrían proteger a las neuronas del daño y la muerte celular. Es cierto que el reciente ensayo clínico llevado a cabo con bexaroteno en pacientes con Alzheimer fue un fracaso, pero este nuevo estudio con nematodos sugiere que el medicamento debe ser administrado en una etapa más temprana de la enfermedad".

En definitiva, el fármaco previene el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Un efecto, por tanto, similar al que producen las estatinas, grupo de fármacos que al disminuir los niveles de colesterol, previenen la aparición de enfermedades cardiovasculares. Tal es así que, dado su efecto, los investigadores consideran al bexaroteno como la primera "neuroestatina" eficaz.

Chris Dobson, coautor del estudio, concluyó: "Nadie trataría con estatinas a alguien que acaba de tener un infarto. Y dudamos de que dar una 'neuroestatina' a un paciente con Alzheimer que no sea capaz de reconocer a sus familiares ayude en nada. Pero si reducimos el riesgo del paso inicial de este proceso, entonces hay buenas perspectivas de que se convierta en un tratamiento preventivo eficaz".

Ver más:

,

,

,

Comentarios