Buscar en Infobae

Tecno jueves 28 de enero 2016

Video: los 4 mejores medidores de actividad física

Nicolás Villar

Por: Nicolás Villar nvillar@infobae.com

Grandes aliados a la hora de motivarnos a ponernos en forma, se destacan por sus nuevas funciones y apps mejoradas

jueves 28 de enero 201622:11
Crédito: Infobae.com
Las cifras hablan por si mismas. La obesidad, fruto de cambios en hábitos alimenticios y una mayor tendencia al sedentarismo a nivel mundial, es hoy considerada una verdadera epidemia que no sólo afecta gravemente a los EE.UU. sino que se ha extendido a otros territorios en continentes como África y Asia. La enfermedad afecta a unos 2.100 millones de personas alrededor del mundo lo que representa casi un tercio de la población mundial.

Fitness Runtastic Moment.jpg
Disfrazado como simple reloj analógico, el Runtastic mide el nivel de actividad y la calidad de sueño. Su app es muy fácil de usar y es compatible con Apple Health y Google Fit. Uno de sus mayores atractivos es su precio de arranque en los EE.UU. de $129 y el hecho de que aparenta ser un reloj tradicional por lo que no atraerá la atención de los amigos de lo ajeno.

Estados Unidos lidera tristemente la lista de países con mayor población obesa, donde un 13% de la población total padece esta enfermedad. Brasil y México suman la mitad del total de personas obesas del mundo. Recientemente la Organización Mundial de la Salud señaló que la obesidad infantil en particular ha alcanzado niveles "alarmantes" entre niños menores de cinco años y se ha convertido en una "pesadilla explosiva" en los países en desarrollo.

Fitness Misfit Shine 2.jpg
Lo que aparenta ser un simple disco de aluminio del tamaño de una moneda, es uno de los medidores de actividad física más avanzados. Su aro de luces LED informa al usuario sobre llamadas o textos entrantes además de que lo motiva a ponerse en movimiento. De gran versatilidad puede ser usado como pulsera, collar o atarse a los cordones de la zapatilla. Sumergible y con una batería que dura hasta 6 meses es una opción atractiva por sólo $100

Históricamente la problemática de la obesidad fue tratada como consecuencia de un estilo de vida familiar y no como un problema de salud pública pero las recientes cifras arrojadas tras realizarse estudios a nivel global señalan la necesidad de un cambio en el abordaje del tema, el cual afecta a cada vez más personas, más allá de su edad o posición económica.

Fitness Fitbit Charge HR.jpg
El Charge HR de Fitbit se destaca por ofrecer un monitoreo en tiempo real del ritmo cardíaco, además de las habituales mediciones de actividad física y sueño. Disponible en una variedad de colores cuenta con una pequeña pantalla OLED fácil de leer. Reconoce una infinidad de tipos de ejercicios y se comercializa desde $150

Expertos pronostican que los avances que se han hecho en el último siglo en materia de medicina y salud, los cuales han llevado a que la expectativa de vida se haya prolongado considerablemente para las nuevas generaciones, se puedan ver opacados por el cada vez mayor numero de personas con marcado sobrepeso, lo que lleva a sufrir una variedad de enfermedades crónicas y ha disparado los casos de cáncer fruto del consumo en exceso de alimentos procesados y carnes rojas.

Fitness Garmin Fenix 3.jpg
Probablemente una de las mejores opciones disponibles en el mercado, el Garmin Fenix 3 se comercializa en EE.UU. con un precio de arranque de $500. Su display ofrece notificaciones desde llamadas, textos, y updates del Uber que pedimos. Su GPS lo convierte en un compañero ideal para corredores y aquellos que se suelen salir del camino marcado haciendo ejercicio. Es definitivamente la opción más aventurera pero tal vez ofrezca más funciones de las que el usuario promedio necesite convirtiéndolo en una opción sólo para deportistas extremos.

Como referencia, el consumo de azúcar se ha disparado a niveles insostenibles. Se estima que una persona promedio consumo por año unos preocupantes 70 kilos de este "veneno contemporáneo" presente en la mayoría de los alimentos procesados, comparado a sólo unos 4 kilos que consumía una persona promedio del siglo XVIII.

En definitiva, una rutina de ejercicios realista que se pueda sostener en el largo plazo complementada por una dieta compuesta en gran parte por alimentos de origen vegetal serán herramientas fundamentales para hacerle frente a una epidemia que se perfila como el gran mal de nuestra generación y de las que nos precederán.

Comentarios