Buscar en Infobae

Deportes martes 26 de enero 2016

Así funcionaba la corrupción en la Conmebol

Eugenio Figueredo explicó ante la Justicia uruguaya cómo era el negocio entre Julio Humberto Grondona, Ricardo Teixeira, Gorka Villar y la empresa Full Play

martes 26 de enero 201615:30
Eugenio Figueredo, Ricardo Teixeira, Julio Humberto Grondona y Gorka Villar
Eugenio Figueredo, Ricardo Teixeira, Julio Humberto Grondona y Gorka Villar Crédito:

Eugenio Figueredo compareció ante la Justicia uruguaya el último 24 de diciembre, luego de que Suiza haya aceptado el pedido de extradición del dirigente, quien se encontraba detenido en Zúrich desde el 27 de mayo, cuando comenzaron las detenciones a pedido de la justicia de Estados Unidos.

El diario brasileño Estadao de São Paulo pudo acceder a la declaración completa del ex presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), en donde se brindan detalles de cómo los principales directivos se repartían el dinero obtenido por contratos firmados de manera ilícita.

El dirigente uruguayo estuvo al frente del ente rector del fútbol sudamericano durante 2013 y 2014, fue vicepresidente del mismo entre 1993 y 2013, y fue titular de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) entre 1997 y 2006.

"(Julio Humberto) Grondona y Ricardo Teixeira comenzaron a ampliar los beneficios a todos. Nunca hubo licitación ni competencia para los contratos. La empresa Full Play entregó a cada uno de los diez presidentes (de las federaciones de América del Sur) USD 300 mil para firmar contrato", confesó el ex directivo de 83 años.

"La empresa Full Play entregó a cada uno de los diez presidentes USD 300 mil para firmar contrato"

Ambos directivos eran presidentes de las federaciones de Argentina y Brasil, y Grondona, quien falleció el 30 de julio de 2014, a su vez era vicepresidente de la FIFA. Según las declaraciones de Figueredo, el argentino: "Tenía más autoridad en el fútbol sudamericano que Nicolás Leoz (ex presidente de Conmebol durante 27 años) y contaba con el apoyo de Teixeira".

Además, el uruguayo acusó al ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José María Marin, de reclamar bajo su mandato aumentos de salario para todos los miembros del Comité Ejecutivo: "Quería que cobrásemos USD 50 mil, para ganar USD 25 mil más (...) "Finalmente cerramos en USD 40 mil, porque era 'dinero dulce'".

"Lo que tenemos que entender es que, en algún momento, tenemos que comenzar a decir la verdad. Creo que cada uno debería decir la verdad. No soy un soplón, si estoy en esta situación es porque alguien habló. El único que está luchando por esta causa soy yo", explicó Figueredo quien se encuentra detenido en una prisión de Montevideo y cuyas declaraciones coinciden con las que el ex presidente del fútbol chileno Harold Mayne-Nicholls hizo a la prensa en diciembre de 2015.

Gorka Villar amenazaba a los clubes con que si no retiraban las denuncias no podían jugar la Copa Libertadores

A su vez, el ex directivo que se inició como un simple vendedor de autos hasta convertirse en un engranaje del sistema de corrupción de la FIFA explicó cuál era el rol de Gorka Villar, director general de la Conmebol e hijo de Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y vicepresidente de la FIFA.

"Él (Gorka Villar) fue la mano derecha de Leóz y de (Juan Ángel) Napout. La mayor acusación que se le puede hacer es la extorsión que él encabezó contra los clubes uruguayos que presentaron denuncia en su contra", publicó el diario El País de España, según un textual del documento al que pudieron acceder.

En aquel momento, varios clubes uruguayos presentaron una demanda contra Gorka Villar y contra varios dirigentes de la Conmebol por formar parte de una organización mafiosa que destinaba el dinero a sus propias arcas, en lugar de a los clubes del continente.

"El señor Gorka Villar utilizaba la influencia de su padre para que la FIFA respaldara mediante notas coactivas (...) Ya que venía la nota de la Confederación y una ratificatoria de la FIFA diciendo que podían ser suspendidos los equipos y hasta la propia AUF", declaró Figueredo y agregó: "No tengo las grabaciones pero en un momento Bordes, que fue mi abogado, las tenía. Diciendo que si no retiraban las denuncias no podían jugar la Copa Libertadores".

Por otra parte, explicó cómo este dirigente español impulsó la modificación el estatuto para evitar que se conocieran los detalles de los contratos por derechos de televisación: "El artículo 68, que decía que a los derechos de televisión de cualquier empresa podían tener acceso los clubes, fue derogado".

LEA MÁS:

Embed

Ahora, la Justicia uruguaya pidió que tanto Ricardo Teixeira como Gorka Villar se presenten a aclarar esta situación, a pesar de que el brasileño ya dialogó con algunos medios de su país y se desligó del asunto: "Dejé a la CBF en abril del 2012 y me fui a Estados Unidos. Figueredo asumió a la Conmebol en mayo de 2013. ¿Cómo podía yo participar de los contratos de Full Play si yo ya estaba fuera de la CBF y no era miembro de la Conmebol? No tiene lógica".

Además, estas declaraciones serán compartidas con la Justicia de Estados Unidos, cuya fiscal general, Loretta Lynch, lleva adelante la causa por la corrupción en la FIFA.

Comentarios