EFE 163
EFE 163

La debacle de la economía venezolana, por fin admitida oficialmente, no se detiene. Cuando parecía que la liberación de los datos inflacionarios suponía un sinceramiento por parte de las autoridades chavistas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) salió al cruce del gobierno de Nicolás Maduro y lanzó una lapidaria proyección.

El jefe del departamento para América Latina del FMI, Alejandro Werner, advirtió que la situación económica en el país caribeño se empeorará tanto que la inflación podría alcanzar en 2016 el 500%.

"La inflación puede continuar moviéndose hacia arriba de forma explosiva durante los próximos meses", aseguró al refutar la cifra oficial de inflación del 141,5% emitida por el Banco Central venezolano: señaló en cambio que el aumento del índice de precios en el país con mayores reservas de petróleo del mundo alcanzó en cambio el 270% y que continuará la curva ascendente durante los próximos 12 meses.

Reuters
Reuters

Así lo manifestó Werner durante una entrevista con el periodista argentino Andrés Oppenheimer publicada en El Nuevo Herald, donde agrega que la economía venezolana "se derrumbó entre un 7 y un 10 por ciento el año pasado y se contraerá en un porcentaje similar este año".

El director regional del organismo financiero internacional también se refirió a la situación a la situación de la Argentina tras el cambio de gobierno y la asunción de Mauricio Macri. "Claramente, hay una posibilidad de sorpresa positiva importante en la Argentina en los próximos dos años", expresó al alabar las medidas económicas de la flamante administración.

Según las previsiones, la economía de este país sólo crecerá entre 0,5 y 1% en 2016 debido a que Macri heredó una nación "económicamente paralizada". Sin embargo, según el experto, el crecimiento podría acelerarse hacia mitad de 2016 o en 2017.

 163
163

Panorama sombrío para la región

La economía de América Latina y el Caribe deberá cerrar el año 2016 con un retroceso de 0,3%, arrastrada por el mal desempeño del gigante sudamericano, Brasil, de acuerdo con las previsiones del FMI divulgadas este martes.

Esta previsión para América Latina y el Caribe representa una revisión en fuerte baja de 1,1 punto porcentual con relación a las proyecciones del FMI en octubre pasado, cuando señalaba una recuperación de 0,8%. Para 2017, el FMI espera para la región un crecimiento de 1,6%.

Según los técnicos del FMI, la economía brasileña terminará el año 2016 con una marcada caída de 3,5%, después de haber exhibido en 2015 un retroceso de 3,8%. Recién en 2017, el gigante sudamericano podrá terminar estable, con crecimiento cero.

LEA MÁS:

De esta forma, al actualizar el FMI los números de su Perspectiva Mundial con relación a los datos divulgados en octubre pasado, Brasil pasó a tener la más severa revisión a la baja entre las economías emergentes y las latinoamericanas, con una reducción de nada menos que 2,5 puntos porcentuales.

En octubre, el FMI había estimado que Brasil terminaría 2016 con baja de 1%, pero los fundamentos empeoraron y la entidad financiera introdujo su drástica revisión a la baja.