Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Sociedad domingo 17 de enero 2016

Cámara oculta: así son los 'shoppings' donde compran drogas los menores de edad

Belisario Sangiorgio

Por: Belisario Sangiorgio

Imágenes impactantes de Constitución y la Villa 31, donde adolescentes pueden comprar paco y cocaína

domingo 17 de enero 201622:30
Así operan las bandas narco de Constitución
Así operan las bandas narco de Constitución
Así operan las bandas narco de Constitución Crédito: Infobae

En la intersección de las calles Brasil y San José, barrio porteño de Constitución, siempre hay un agente de la Policía Federal. A pocos metros de allí, en la puerta del bar 'Boquita', los narcotraficantes trabajan a todo ritmo. Sentados en las puertas de los hoteles, algunos con armas a la vista, manejan el territorio.

Venden cocaína, marihuana y paco a todo aquel que pase por el lugar y lo solicite, según reportes de inteligencia realizados por la Policía Metropolitana a los que accedió Infobae.

La mayoría de los clientes son menores de edad, que llegan en tren de localidades cercanas del conurbano bonaerense y de distintos lugares de Capital Federal. Todos los rincones del barrio funcionan como un 'shopping' a cielo abierto.

Investigadores judiciales destacan la inacción de los agentes policiales

En las veredas, donde se vuelve insoportable el olor que produce la mezcla de basura sin recolectar y el asfalto hirviendo, niños y adolescentes de entre 10 y 17 años fuman veneno en pipas improvisadas. A su lado, los peatones caminan sobre la cotidianeidad que ignora. Cada dosis de paco se consigue por $25 pesos, mientras que la cocaína y la marihuana rondan los $100.

Los agentes de la Policía Metropolitana también confirmaron que en la intersección de las calles Santiago del Estero y O'Brien opera una célula de delincuentes, perteneciente a otra organización mayor, que trafica drogas duras.


El rol de los agentes policiales


Sobre esta banda de narcotraficantes, desde la Fiscalía 6 de Comodoro Py, a cargo del primer tramo de la investigación, destacan "la impunidad estructural en la que parecen operar a diario las personas que se dedican al comercio de drogas, a plena luz del día y frente a los ojos de todo el mundo".

"La proactividad de algunos vecinos promueve la intervención estatal, mientras las fuerzas de seguridad con funciones de prevención en el lugar no producen ninguna información respecto al circuito de distribución de un negocio ilegal", analiza el fiscal Federico Delgado en los documentos vinculados a las denuncias que realizaron los habitantes de la zona.

La zona de la estación Constitución es manejada por tres bandas de narcos

Por último, el funcionario judicial concluye: "Como vimos a través del resultado de la investigación, los vecinos del barrio de Constitución presencian todos los días la venta de drogas frente a sus narices, mientras que la policía que tiene el deber de patrullar la zona no lo puede ver y por lo tanto no actúa, no previene".

Sin embargo, como ya adelantó este medio en otras crónicas, no es un sólo grupo de traficantes el que maneja la zona. La venta de drogas alrededor de una de las principales estaciones de tren se divide entre la mafia peruana, argentina y dominicana.

Hay tres grupos de narcotraficantes que montaron un sistema de venta de drogas en hoteles de Constitución, puntualmente en las casi cuarenta manzanas comprendidas entre las avenidas Caseros, Entre Ríos, Garay y Lima.


Tierra arrasada por el paco en la villa 31


Otra investigación federal a la que tuvo acceso Infobae revelaba la existencia en un sector de la Villa 31 de "un estado paralelo en el que la violencia y la intimidación han suprimido a las normas que prevalecen en un estado de derecho", según investigadores judiciales. Allí, cualquiera puede acceder a todo tipo de drogas.

La denuncia original de esa causa también fue radicada por vecinos y manifestaba la preocupación latente por dos aspectos clave: la ocupación de viviendas por parte de narcotraficantes, y un alarmante crecimiento del consumo en los chicos de la zona, principalmente en los alumnos de la Escuela Filii Dei.

"Los jóvenes llegan temprano a la escuela y ya tienen la droga en su poder", aseguraban los policías.

Atrás de la estación de ómnibus de Retiro, en un terreno baldío donde funciona una improvisada feria, las imágenes son devastadoras. En ese sitio hay decenas de niños, jóvenes y adultos abandonados a su propia suerte, arruinados por años de consumo en situación de calle, que duermen reventados sobre algunos cartones.

paco-2.jpg

paco-3.jpg

paco-4.jpg

paco-5.jpg


Ver más:

,

Comentá