Buscar en Infobae

Pasó en la TV viernes 15 de enero 2016

A tres meses de su casamiento, se separó Matías Alé

Según "Intrusos", el actor ya no estarìa conviviendo con su esposa María del Mar Cuello

viernes 15 de enero 201614:43
Matías Alé y María del Mar se casaron
Matías Alé y María del Mar se casaron Crédito: Vero Guerman - Teleshow

Al poco tiempo que Matías Alé contrajo matrimonio con la cordobesa María del Mar Cuello, tuvo un brote psicótico que lo dejó internado varios días alejándolo de los medios. Incluso hasta el día de hoy, el actor prefirió mantenerse distante de las cámaras y fortalecer su reciente relación.

Pero parece que el jueves 14 de enero se habría separado, a tres meses del casamiento. Así lo relataron en Intrusos que, aseguraron, el motivo es la gran interna familiar entre Helena, la madre de Alé, y su esposa.

Ellos estaban en Buenos Aires donde él continúa recibiendo la medicación, pero una repentina discusión hizo que ella se fuera de inmediato para Córdoba. Y fue tal la urgencia que no esperó a tomar un vuelo o un micro, sino que lo hizo en un remis que la vino a buscar de la ciudad cordobesa.

Matías Alé, separado de María del Mar Cuello
Matías Alé, separado de María del Mar Cuello

En un breve móvil, ya en Villa Carlos Paz, con un periodista de Intrusos, María del Mar dijo: "Yo necesitaba estar con mi familia y él tiene que solucionar sus temas. Lo extraño, pero lo necesitábamos". Y luego dijo respecto de Helena, su suegra, en diálogo con Marina Calabró: "Me atormenta todos los días, no quiero decir la verdad por Mati".

La palabra de Alé

Finalmente llegó la palabra del actor. ¿Existe la separación? ¿Es definitiva? "No hubo ningún ataque mío", comenzó aclarando y luego comentó: "Nos estamos dando un tiempo en nuestra relación y el tiempo dirá cómo seguimos. Ahora me estoy centrando en la recuperación".

Todo fue mediante un mensaje de texto que le mandó a la panelista de Intrusos: "Mi amor a María está incondicional. Nos amábamos y se estaba haciendo difícil". Parece que la interna familiar no tiene fin...



Comentá