Buscar en Infobae

Sociedad domingo 10 de enero 2016

En un nuevo libro, el papa Francisco volvió a rechazar que se margine a los gays

Francisco recuerda en uno de los capítulos sus palabras pronunciadas en el vuelo de regreso de Brasil a Roma en 2013: "Si una persona es homosexual, busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?"

domingo 10 de enero 201613:52
Crédito: AFP

"Parafraseé entonces de memoria el Catecismo de la Iglesia Católica, donde se explica que estas personas deben ser tratadas con delicadeza y no deben ser marginadas", apunta el Sumo Pontífice en el primer libro-entrevista sobre él, que será publicado el próximo martes y en el que además condena firmemente la corrupción, porque asegura que no es un pecado más.

En relación a los homosexuales, el Santo Padre afirma que no deben ser marginados y recuerda sus palabras pronunciadas en el vuelo de regreso de Brasil a Roma en 2013 cuando dijo: "Si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?".

"Sobre todo me gusta que se hable de 'personas homosexuales', porque primero está la persona, con su dignidad. La persona no es sólo definida por su tendencia sexual: No olvidemos que somos todos criaturas amadas por Dios, destinatarias de su infinito amor", prosigue la máxima autoridad del Vaticano.

Pero dentro del libro Bergoglio no sólo se refiere a estos dos asuntos, sino que también reflexiona también sobre la situación en la que se encuentran los divorciados vueltos a casar, los procesos de nulidad matrimonial o los presos que cumplen condena en las cárceles.Para hablar de los divorciados que se han vuelto a casar, uno de los asuntos que más controversia suscita entre los sectores progresistas y conservadores de la Iglesia Católica, el Papa pone como ejemplo el caso de una sobrina.

"Si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?"

"Tengo una sobrina que se ha casado por lo civil con un hombre antes de que éste pudiera obtener la nulidad matrimonial. Querían casarse, se amaban, querían tener hijos, de hecho han tenido tres", relata Bergoglio.

"Este hombre era tan creyente que todos los domingos, cuando iba a misa, iba a confesarse y le decía al sacerdote: 'Sé que usted no me puede absolver, pero he pecado en esto y en esto otro, déme una bendición'. Esto es un hombre religiosamente formado", añade.

Francisco también aborda los procesos de nulidad matrimonial para criticar los trámites largos y costosos, y recordar la reciente reforma anunciada en septiembre y gracias a la cual ahora serán más ágiles, simples y económicos.

Críticas a la corrupción

El Pontífice también condenó firmemente a las personas que cometen actos de corrupción, porque considera que no es un pecado más, como ya lo ha hecho en reiteradas ocasiones a lo largo de su pontificado.

"Hay que hacer una diferencia entre el pecador y el corrupto. El primero reconoce con humildad ser pecador y pide continuamente el perdón para poderse levantar, mientras que el corrupto es elevado a sistema, se convierte en un hábito mental, en un modo de vida", expone.

Según Francisco, "el corrupto es quien peca, no se arrepiente y finge ser cristiano; quien se lamenta por la escasa seguridad en las calles, pero después engaña al Estado evadiendo impuestos. Con su doble vida, escandaliza".

"No es fácil para un corrupto salir de esta condición para realizar una reflexión interior. Generalmente, el Señor lo salva a través de grandes pruebas de vida, situaciones que no pueden evitar. Hay que repetirlo: pecadores sí, corruptos no", insiste.

El libro-entrevista, que lleva por título "El nombre de Dios es misericordia" y ha sido escrito por el vaticanista Andrea Tornielli, se publicará en más de 80 países, entre ellos España, aunque este domingo los medios italianos ya difundieron algunos extractos del mismo.

La misericordia

En las conversaciones con el vaticanista Tornielli, Bergoglio también alude a recuerdos de su juventud y episodios relacionados con su experiencia como pastor para explicar las razones que le han llevado a anunciar este Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que comenzó el 8 de diciembre y que se celebra hasta el próximo 20 noviembre.

"La misericordia de Dios es una gran luz de amor, de ternura, porque Dios perdona no con un decreto sino con una caricia", sostiene.

A su juicio, la misericordia es un valor primordial para los católicos, pues todos necesitan "de la misericordia de Dios", incluido el propio Papa.

"Cada vez que cruzo la puerta de una cárcel para una visita me viene siempre a la cabeza un pensamiento: '¿Porqué ellos y no yo''. No me siento mejor que ellos, sus caídas podrían haber sido las mías", sostiene.

"¿Cuántos de nosotros no mereceríamos una condena? Y sería justa. Pero Dios perdona. ¿Cómo? Con misericordia", concluye Francisco.

EFE

Comentarios