163
163

La medida de los Estados Unidos congela activos de Ali Youssef Charara y su compañía, que se encuentran en ese país, y prohíbe a los estadounidenses realizar cualquier tipo de transacciones con ellos.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos descubrió que Charara, presidente y gerente general de la sede en el Líbano de Spectrum Investment Group Holding SAL, recibió millones de dólares de Hezbollah para invertir en los proyectos comerciales que apoyan el grupo terrorista.

Las autoridades descubrieron que Charara también tiene negocios con empresas de petróleo en Irak manejadas por un terrorista de Hezbollah, Adham Tabaja. Además, se probaron sus vínculos con Kassem Hejeij, conocido financista del grupo terrorista. Ambos, habían sido sancionados por los EEUU meses atrás. En las investigaciones también surgieron evidencias de lazos directos entre Charara y los altos mandos de Hezbollah.

Ni Charara ni el sector de prensa de Spectrum, que proporciona servicios de telecomunicaciones en el Oriente Medio, África y Europa, hicieron cometarios sobre las sanciones.

Hezbollah, el grupo político y militar chiita islamista respaldado por Siria e Irán, que ejerce un poder considerable en el Líbano, es considerado por los Estados Unidos una organización terrorista.

Hezbollah busca cómplices en la comunidad empresarial para gestionar y blanquear sus fondos terroristas