Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Agro lunes 04 de enero 2016

La soja retrocedió a sus precios más bajos en casi 7 años

Juan Gasalla

Por: Juan Gasalla jgasalla@infobae.com

Los contratos más operados concluyeron a USD 314,72 por tonelada en Chicago, su piso de cotización desde marzo de 2009. La liquidación de exportaciones pierde fuerza a pesar de la devaluación. Infografía

lunes 04 de enero 201621:26
El 2016 comenzó con tensión financiera y retrocesos en todas las bolsas del mundo. Este declive también alcanzó a los mercados globales de granos. En Chicago, los contratos de la soja para entregar en marzo cerraron a USD 314,72 por tonelada, su precio más bajo desde los USD 311 del 2 de marzo de 2009, cuando se desarrollaba con toda su fuerza la crisis financiera internacional.

Las posiciones al contado, con entrega inmediata, finalizaron en la plaza norteamericana a USD 317,71 por tonelada, también en valores comparables a los de siete años atrás.

Los principales productos de exportación de la Argentina, la soja y sus derivados, el maíz, y el trigo registraron retrocesos ante las dudas que genera la debilidad de la actividad económica en China, principal mercado de materias primas del mundo, complementada con la apreciación del dólar estadounidense respecto de otras divisas, que inclina a la baja a los commodities cotizados en moneda de EEUU.

En ese contexto, el maíz cayó a su menor nivel en cuatro meses, mientras que el trigo retrocedió a valores de diciembre. Los contratos del maíz para marzo cayeron a USD 138,18 por tonelada, y los del trigo, a USD 168,38 por tonelada.


China informó una contracción en la actividad fabril del mes pasado, noticia que motorizó una ola de ventas de acciones en la Bolsa de Shanghái, que se desplomó un 7% en la primera sesión del año y forzó a ese mercado a suspender las operaciones por primera vez.

"Lamentablemente el valor de los granos en el mercado internacional sigue cediendo terreno", apuntó Dante Romano, analista de Austral Agroperspectivas. "El peso de la gran oferta disponible de soja, maíz y trigo, y la perspectiva de una nueva gran cosecha sudamericana pudieron más que las señales de mayor demanda a estos precios más bajos, y la tendencia de los fondos especulativos de tomar ganancias de su gran posición vendida", añadió.

La soja restó 15,5% en 2015, el maíz perdió 9,6%, y el trigo, 20,3%

Otro factor que determinó la merma de precios de los granos fue la abundancia de lluvias en Brasil, puntualmente en la región de Mato Grosso, que permiten anticipar una importante cosecha para la campaña 2015/2016. Romano indicó que en las últimas jornadas "el detonante de la baja ha sido la mejora climática para Brasil. En dicho país desde el inicio de la campaña, las lluvias han sido excesivas en el sur y faltantes en el norte".

Las precipitaciones podrían permitirle a Brasil una cosecha récord, que presionaría a los precios a la baja por un excedente de provisión de granos en un primer semestre del año en el que la Argentina procura ampliar las exportaciones que genera la agroindustria e incrementar el ingreso de dólares a la economía, a través de la reducción de las retenciones y un tipo de cambio más alto.

Balance de 2015

El año pasado fue negativo para los precios agrícolas, con retrocesos marcados para el poroto de soja. En la última rueda de negocios del año pasado en Chicago, el contrato para entrega en enero cerró con una pérdida de 14,5% respecto de la posición de un año atrás, de USD 374,51 por tonelada a 320,14 dólares. El contrato para marzo concluyó en USD 317,54 la tonelada, un 15,5% debajo del cierre de 2014, a 375,89 dólares.

Asimismo, el maíz retrocedió 9,6% en el año a USD 141,24 por tonelada y el trigo, un 20,3% a 172,70 dólares.

Esta pérdida de valor influyó en la caída de las cantidades exportadas por Argentina, también desalentadas por el perceptible atraso cambiario del año pasado. La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) informaron que la liquidación de exportaciones en 2015 alcanzó los USD 19.963,4 millones, un 17,3% menos que los USD 24.143,8 millones vendidos por el sector en 2014, y un 20,6% debajo del récord de USD 25.133,4 millones de 2011.

Con la llegada del nuevo gobierno, el complejo agroindustrial se comprometió a liquidar unos USD 400 millones por día una vez eliminado el "cepo" cambiario, durante un período de tres semanas. Si bien estos montos no llegaron a registrarse en el mercado mayorista, el palpable ingreso de divisas del agro mantuvo la estabilidad cambiaria con un dólar de equilibrio por debajo de los 14 pesos.

La liquidación de exportaciones del agro cayó 17,3% el año pasado
El Banco Ciudad calculó que las exportaciones que rindieron las cerealeras rondó los USD 250 millones que equilibraron la demanda de divisas de importadores, a la par del incremento de "las tasas de interés a niveles positivos tanto en términos reales (por encima de la inflación) como en dólares (teniendo en cuenta las bajas expectativas de devaluación de corto plazo)".

Expectativas para 2016

Entre otros puntos, el Ministerio de Agroindustria argentino decidió la eliminación total de los derechos de la exportación para maíz y trigo, y recortó en cinco puntos las retenciones para soja y derivados, de 35 a 30 por ciento. Además, la cartera implementó las nuevas Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior y la eliminación de los cupos de exportación para trigo y maíz.

Jesús Silveyra, subsecretario de Mercados Agropecuarios, estimó este lunes que la cosecha argentina de soja de la campaña que termina en julio alcanzará los 60 millones de toneladas, mientras que la producción de maíz se situará en torno a 26 millones de toneladas. En ambos casos, los dos principales cultivos no alcanzarían los volúmenes del año pasado, de 61,4 millones de toneladas de la oleaginosa y 33,8 millones del cereal.

Sobre el trigo, el jefe de Gabinete Guillermo Bernaudo afirmó que "los objetivos son recuperar destinos, hay que tener paciencia ya que será un proceso lento". Jesús Silveyra cifró en 10,9 millones de toneladas la producción de trigo esperada.

Sin embargo, la soja en Rosario y Bahía Blanca retrocedió el lunes por las bajas externas y un preocupante desinterés de los compradores locales. "La caída de los precios externos y la recuperación del volumen negociado sobre el final de la semana pasada ejercieron presión negativa sobre la disposición a pagar de los habituales compradores", indicó un reporte de la Bolsa de Comercio de Rosario.

En la terminal rosarina, donde se encuentra el principal complejo agroportuario del país, la soja cerró a 2.900 pesos por tonelada (unos USD 219,70), con un volumen operado diez veces inferior al del miércoles de la semana anterior.

Para algunos productores la devaluación fue inferior a la esperada

"El productor argentino va mirando la situación de reojo. Las últimas bajas fueron absorbidas por la devaluación y la quita de derechos de exportación. Sin embargo, con la soja pagándose por encima de la paridad teórica, y el maíz muy cerca de la misma, los valores empiezan a copiar lo que sucede en el exterior", agregó Dante Romano, de Austral Agroperspectivas.

Con la devaluación de diciembre, el dólar oficial en la Argentina acumuló un alza de 54% en 2015, pero aún no brinda suficiente fuerza a la dinámica del mercado local. "El tipo de cambio local se ubicó por debajo de las expectativas previas del sector, dejando 'las órdenes de venta' desactualizadas", consideró Romano.

"Vemos con preocupación la continuidad de las distorsiones en el mercado de granos de Argentina, lo que genera descuentos de precios a los productores, atentando contra la necesaria normalización de los mercados, poniendo en riesgo el éxito de las medidas adoptadas", señaló un comunicado de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). "En el caso de trigo (en particular el trigo Cámara), los compradores ofrecen 130 dólares por tonelada cuando podrían estar pagando al menos 160 dólares", acotó CRA.

Ante esta requisitoria, Guillermo Bernaudo, de la cartera de Agroindustria, aseguró que "el mercado se va a ir acomodando. Estamos saliendo de una situación de anormalidad y creemos que en este proceso nos vamos a normalizar más o menos rápido".

Comentá