Buscar en Infobae

Política miércoles 04 de junio 2014

El discurso que podría haber evitado la masacre de Tiananmen

Dos días antes de la represión contra los estudiantes, el presidente Deng Xiaoping se reunió en secreto con ocho altos dirigentes y les planteó la necesidad de perdonar a los manifestantes

miércoles 04 de junio 201411:26
Crédito: Reuters

El 2 de junio de 1989, dos días antes de la masacre de la plaza de Tiananmen, nueve de los líderes más importantes de la República Popular de China se reunieron para delinear los pasos por seguir frente a la masiva protesta que estaban encabezando los estudiantes chinos. Sin embargo, pocos fueron los ciudadanos que tuvieron conocimiento de esta reunión, que fue una de las más significativas de la historia contemporánea del gigante asiático.

Quien encabezó dicho discurso fue el proprio presidente chino de aquel entonces, Deng Xiaoping, quien, entre otras cosas, pidió no responsabilizar a los estudiantes por el caos en el que se encontraba sumido el país. A su vez, abogó por una profundización en el desarrollo educativo y solicitó a los miembros del Politburó perdonar a todos los jóvenes que se sumaron a las marchas.

El resto de la historia es conocida... Dos días después, el Eército comenzó a desalojar la plaza, que había sido ocupada durante tres meses por estudiantes, obreros e intelectuales, sin importar los medios. Los tanques aplastaron cuanta persona se cruzaba, mientras los soldados de las fuerzas abrían fuego a mansalva. Nunca se supo con exactitud el número de muertos. Algunos hablan de cientos, y otros, de miles.


A continuación, el discurso que Deng Xiaoping pronunció dos días antes del horror, publicado por el portal Vox:

Las causas de este incidente responden al contexto mundial. El mundo occidental, especialmente en los Estados Unidos, ha lanzado toda su máquina de propaganda hacia un trabajo de agitación, y ha provisto de un fuerte estímulo y asistencia a los denominados demócratas o de oposición en China -personas que son la escoria de la nación china-. Ésta es la raíz de la situación caótica a la que nos enfrentamos en la actualidad.

Cuando Occidente suscita confusión en otros países, está realizando un juego de poder político y hegemonía, y sólo está tratando de controlar a esos países, para empujarlos hacia su atmósfera de poder, que anteriormente estaban fuera de su control. Una vez que estamos claros en este punto, es más fácil ver la naturaleza de este problema y resumir algunas lecciones. Esta confusión nos ha dado una lección por el camino difícil, pero por lo menos ahora podemos entender mejor que antes que la soberanía y la seguridad del Estado debe ser siempre la máxima prioridad. Algunos países occidentales utilizan cosas como los "derechos humanos" para criticarnos, pero lo que realmente son es nuestra soberanía. ...

Dos condiciones son indispensables para nuestros objetivos de desarrollo: un ambiente interno estable y un ambiente pacífico en el exterior. No nos interesa lo que otros dicen de nosotros. Lo único que realmente nos importa es contar con un buen entorno para desarrollar nosotros mismos. Tan larga como la historia es la superioridad del sistema socialista chino. Es suficiente. No podemos molestar a los sistemas sociales de otros países.

Imaginemos por un momento lo que podría suceder si China cae en el caos. Si esto sucede ahora, sería mucho peor que la Revolución Cultural. Entonces el prestigio de líderes como Mao y el Premier Zhou [Enlai] se vería amenazado. Nosotros hablamos de "una guerra civil de gran escala", pero en realidad no hubo combates de gran escala. No hay una verdadera guerra civil.

Sin embargo ahora es diferente. Si la crisis continúa, podría seguir hasta que el Partido Comunista y la autoridad del estado se hayan desgastado. Luego habría una guerra civil, con una facción que controla parte del ejército y otra facción que controla las otras partes de las fuerzas. Si los llamados luchadores de la democracia estuvieran en el poder, se enfrentarían entre sí. Una vez iniciada la guerra civil, la sangre fluiría como un río, y donde estarían los derechos humanos entonces? ...

Sobre el tema de los errores, por supuesto que hemos cometido algunos. Dos años atrás dije que nuestro mayor error fue en el ámbito educativo, ya que no hemos educado lo suficiente a nuestros hijos y alumnos. Una gran cantidad de trabajo de pensamiento se ha descuidado, y un montón de otras cosas no se han ejecutado con claridad. Algunas personas, como [el antiguo primer ministro de China que visitó las protestas] Zhao Ziyang, han incluso acompañado la parte de la turbulencia, lo que hace que sea aún más nuestros propios fallos que la gente haya entendido mal.

Tenemos que echar un sobrio y crítico ojo a nosotros mismos, revisar el pasado mientras miramos el futuro, y tratar de aprender de las experiencias. Si lo hacemos, es posible que una cosa mala pueda convertirse en una buena, y que nosotros nos beneficiemos de ese incidente.

Después de calmar esa situación de caos, tendremos que trabajar duro para mejorar todas esas enseñanzas perdidas en educación, aunque esto no será fácil. Va a llevar años, no meses, para aquellas personas que han demostrado y solicitado cambiar sus mentes. No podemos culpar a la gente que se unió a la huelga de hambre. Debemos enfocarnos únicamente en aquellas que tenían malas intenciones o que tomaron la iniciativa para quebrantar la ley. La educación debe ser nuestro principal enfoque para el alumno, incluyendo los estudiantes que se sumaron a la huelga de hambre.

Este principio no debe cambiar. Debemos liberar a la mayoría de los estudiantes de cualquier tipo de preocupación. Debemos perdonar a todos los estudiantes que se sumaron a las marchas, manifestaciones, y no convertirlos en responsables. Vamos a imponer castigos sólo para la minoría de los aventureros que intentó subvertir la República Popular de China.

No podemos tolerar los disturbios. Vamos a imponer nuevamente la ley marcial si la agitación vuelve a aparecer. Nuestro objetivo es mantener la estabilidad para que podamos trabajar en la construcción, y nuestra lógica es simple: con mucha gente y con pocos recursos, China no puede lograr nada sin la paz, unidades en política, y un orden social estable. Estabilidad debe prevalecer sobre todo. ...

Nadie puede detener la reforma y la apertura china para seguir hacia adelante. ¿Por qué es eso? Es muy sencillo: sin la reforma y la apertura nuestro desarrollo se detiene y nuestra economía se desliza cuesta abajo. Los estándares de vida declinarían si volvemos atrás. El impulso de la reforma no se puede detener. Tenemos que insistir en este punto en todo momento.

Algunas personas dicen que sólo permitimos reformas económicas y no reformas políticas, pero eso no es cierto. Nosotros permitimos desarrollar reformas políticas, pero con una condición: que se mantengan los cuatro principios básicos de la ideología marxista y del Partido Comunista.

No podemos manejar el caos mientras estamos ocupados en la contradicción. Si hoy en día tenemos una gran manifestación, y mañana tenemos una gran difusión de opiniones y un montón de publicaciones, no vamos a tener energía para hacer nada. Es por eso que tenemos que insistir en desalojar la plaza.

Comentarios