163
163

El gobierno de Nicolás Maduro inició una dura persecución contra militares y guardias nacionales que han cuestionado la represión indiscriminada contra los estudiantes o expresado malestar por la injerencia cubana.

Días pasados, el gobierno chavista denunció un complot de las fuerzas armadas, y ordenó la detención de 30 oficiales militares y de la Guardia Nacional Bolivariana, entre las que figura el nombre del Capitán Juan Carlos Caguaripano Scott.

En las últimas horas, el Tribunal Militar 3º de Control de Caracas ordenó la captura del oficial de la Guardia Nacional, acusado de captar a oficiales para un golpe de Estado.

Caguaripano Scott se ocultó y grabó un video para que se difunda en Venezuela, en el que hace un llamado a defender el país y acusa al gobierno de ser el principal impulsor de la "guerra fratricida" en la que se hunde la nación.

"Hago un llamado a la reflexión, y lo hago convencido de mi deber como humilde venezolano y como el más sencillo de los guardias nacionales. Un guardia nacional que ama este país y está preocupado por el futuro de nuestro pueblo y de nuestros hijos" dice el video que se viralizó en las redes sociales.

Discurso del capitán Caguaripano Scott

"El desgobierno y sus amigos políticos de los últimos tiempos han alimentado la intolerancia entre nosotros mismos", sostiene el oficial, que escogió una bandera venezolana y la imagen de Simón Bolívar para emitir el mensaje de 12 minutos de duración.

"Hay suficientes razones para romper el silencio, para reunirse como lo vienen haciendo nuestros compañeros de armas, para buscar soluciones constitucionales de cara a la verdad, para exigir la renuncia de un presidente y de cualquier autoridad que viole la Constitución. Para exigir la liberación de los presos políticos... Señores generales, reflexionen, pidan perdón, estamos a tiempo de salvar un país, una institución. Mañana pueden ser ustedes mismos las víctimas", dice Caguaripano Scott.

El gobierno de Maduro denunció a mediados de abril que había descubierto un complot de militares y guardias nacionales que pretendían derrocar al presidente. Fue el propio Maduro quien lo anunció y pidió a la Justicia que interviniera. El supuesto plan pretendía ejecutarse el 20 de marzo pasado.

Desde la clandestinidad, el guardia nacional cuestiona a los jefes militares. "No podemos seguir siendo el brazo armado de un partido político", acusa Caguaripano Scott, "jefes militares aplaudiendo la represión brutal y aberrante por parte de algunos efectivos contra estudiantes", y asegura que esta realidad "delante de nosotros, se está convirtiendo en una guerra civil".

El Capitán se desliga de un intento de golpe de Estado, por el contrario, acusa que el "el golpe lo viene dando el desgobierno al estómago de los venezolanos, a nuestra moneda, a los derechos humanos, a la Constitución".

En un llamado a sus compañeros de la fuerza, sostiene que "el futuro de este país, y de la Guardia Nacional está hoy en nuestras manos. El verdadero soldado no sólo lleva un fusil en la mano, lleva ideas, lleva alegría, tristezas, angustias en su cabeza. Pero lo más importante y lo más sagrado es que el verdadero soldado lleva en su corazón el amor por su país, por su patria, por su familia".

"No podemos seguir siendo el brazo armado de un partido político"

"SI no estamos en capacidad de entender ésto, entonces deslastrémonos de nuestras insignias, despojémonos de nuestros uniformes, y sigamos transitando el camino de la vergüenza para que seamos recordados como una generación de oportunistas y cobardes", dice Caguaripano Scott en el encendido discurso.

"Defendamos nuestro derecho y el derecho de todos a tener un futuro mejor, pero siempre atentos a no ser marionetas ni de gobernantes ni de autoridades, ni de algunos dirigentes políticos que aparentan adversar al gobierno cuando en realidad son oportunistas tarifados que a espaldas del pueblo llegan a componendas y acuerdos para sacar provecho del dolor ajeno, de los perseguidos, de los presos políticos, de los muertos".

El gobierno de Maduro acusa al oficial de la Guardia Nacional de operar en la clandestinidad con el seudónimo de "Lucas" y su función es la de reclutar jóvenes oficiales que se plieguen al intento de golpe que se estaría gestando y que fue desarticulado por los servicios de inteligencia. Según el fiscal Elías Plecencia, el oficial Caguaripano Scott operaba a las órdenes del capitán retirado de la GN, Juan Carlos Nieto Quintero, que fue detenido y denunció que fue torturado por agentes de la Dirección de Contrainteligencia Militar.

El oficial culmina su discurso pidiendo perdón a todos los familiares de venezolanos que murieron en la violenta represión que el gobierno ordenó. Más de 2.500 personas han sido detenidas por las fuerzas chavistas, mientras en algunos sectores de la oficialidad joven de las Fuerzas Armadas crece el descontento por la violencia que se ejerce contra los civiles.

"Que sepa el mundo, que sepa esta patria y que sepan todos que este país tiene hijos que la defiendan. Y que la institución armada aún tiene soldados dignos que la salven. La lucha no es contra aquellos que piensan de un modo o de otro, la lucha es contra aquellos que por ambición no desean que los habitantes de esta tierra se abracen como hermanos más allá de sus diferencias", concluye el oficial que se encuentra prófugo.