Economíamiércoles 23 de abril 2014

Cuba necesita financiamiento y se acerca al Club de París

La Habana decidió negociar con el organismo la cancelación de una deuda millonaria que ya lleva 14 años

Crédito: AP

Cuba se acercó el año pasado al Club de París para retomar las charlas para discutir el pago de una deuda de miles de millones de dólares que tiene con el grupo, en un claro ejemplo de que el gobierno comunista busca reinsertarse en el ámbito internacional.

Según diplomáticos que viajaron a la isla, los funcionarios cubanos que los recibieron presentaron varios proyectos para un eventual acuerdo, lo que mejoraría su reputación en el mercado internacional, reduciría sustancialmente su deuda y permitiría que el Gobierno emita títulos.

Una de las fórmulas incluye la condonación de parte de la deuda, el pago de otra parte en 10 años y el canje del resto por participaciones en empresas estatales.

Sin embargo, por más que en los últimos años el gobierno cubano tomó medidas, como una reforma monetaria, la aprobación de una ley de inversión extranjera y la reestructuración de sus deudas con China, Japón, México y Rusia, el Club no confía en el gobierno por su falta de transparencia, por lo que solicitó que la isla presente sus cuentas a los acreedores.

"Piensan que las medidas que tomaron son suficientes y no entienden que hay que conocer la capacidad financiera para alcanzar cualquier acuerdo", explicó un diplomático occidental citado por la agencia Reuters.

La última vez que Cuba reportó su deuda extranjera "activa" (acumulada tras declarar una cesación de pagos a finales de la década del 80) fue en el 2010. En ese entonces, la cifra alcanzaba los 13.600 millones de dólares. El pasivo estimado (acumulado antes del incumplimiento de pagos) es de 8.000 millones.

En cuanto a su deuda con el Club de París, el organismo informó que Cuba debe a sus miembros 30.500 millones de dólares, pero más de 20.000 millones es en rublos convertibles de la época soviética que fueron perdonados por Rusia en 2013. Así que uno de los objetivos es determinar el monto de la deuda.

Según Richard Feinberg, analista del Brookings Institution de Washington, Cuba sólo aceptaría un trato si se perdona parte de la deuda. "Para que los acreedores del Club de París puedan tener un poco de confianza en la capacidad de pago, deberían conocer más sobre la balanza de pagos presente y proyectada de Cuba, incluyendo las reservas actuales", declaró.

Reuters

Comentarios