Economíamartes 08 de abril 2014

Deterioro e incertidumbre, el pronóstico del FMI para Venezuela y Argentina

La economía gobernada por Nicolás Maduro será la única latinoamericana con resultado negativo. Su socia del Mercosur apenas podrá evitar el estancamiento

Las dos economías se "deteriorarán aún más" en el mediano plazo, advirtió este martes el Fondo Monetario Internacional, dibujando un panorama de "alta incertidumbre" para ambos Estados sudamericanos.

Según el FMI,  que esta semana abrirá sus reuniones de primavera (boreal) en Washington, el Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina apenas evitará un estancamiento con un crecimiento de 0,5% en 2014, y se recuperará levemente en 2015 hasta llegar al 1 por ciento.

  

Pero Venezuela, principal productor de crudo en América del Sur, será la única economía latinoamericana que se contraerá: -0,5% en 2014, para caer aun más en 2015, con una retracción del 1 por ciento.

  

La entidad con sede en Washington considera que las economías de los dos países "continúan lidiando con difíciles condiciones de financiamiento externo, además del impacto negativo de controles invasivos en la producción".

  

Por eso espera que la actividad económica "se frene de forma marcada", aunque advierte que el panorama está sujeto a una "alta incertidumbre".

  

El Fondo Monetario realiza sus cálculos sin poder hacer auditorías en ambas naciones, con las cuales no tiene relaciones oficiales.

  

  

Van de la mano

  

Aún con algunas diferencias, las economías de Argentina y Venezuela fueron dirigidas en forma bastante similar por años en medio de una fuerte intervención del Estado, un relajado control fiscal y un férreo control de cambio y de precios. Y ahora enfrentan un huracán monetario e inflacionario.

  

Venezuela, que cerró 2013 con una inflación de 56,3%, cifra sin precedentes en los 15 años del gobierno chavista y el mayor índice en América Latina, podría terminar este año en 50,7%, según el FMI.

  

Mientras, Argentina registró un alza de precios en 2013 estimada en más del 25%, según las consultoras privadas.

  Para el Fondo, los controles "siguen pesando en la confianza". Y aunque tomó nota de las recientes devaluaciones en los dos países y el alza de las tasas de interés en Argentina, igual pretende que se produzcan más cambios importantes de políticas para "evitar un ajuste desarreglado".


AFP

Comentarios