Espectáculosdomingo 09 de febrero 2014

Primer Goya para Venezuela: Azul y no tan rosa, de Miguel Ferrari

El film, que se llevó el premio como mejor película iberoamericana, se impuso a La jaula de oro, El médico alemán y Gloria, de México, Argentina y Chile

"¡Éste es el primer Goya para Venezuela!", gritó emocionado Ferrari, tras recoger el galardón, acompañado de gran parte del equipo de su película.

Es el primero para Venezuela, que sólo había logrado hasta ahora nominaciones, la última la tuvo Carlos Azpurúa en 1999, con Amaneció de golpe, pero en aquella ocasión el premio fue para la argentina El faro del sur, de Eduardo Mignona.

"En Venezuela, desde el 7 de enero, cuando se anunciaron las nominaciones (de los Goya), esto se está viviendo como si fuera la final de un mundial de fútbol", agregó el realizador, que tuvo un largo discurso de agradecimientos, que incluyeron a su familia, productores, equipo y a todo el cine venezolano.

Ferrari dijo que hacer una película sobre un tema tan sensible como la homosexualidad había sido un sueño hecho realidad. "Gracias a los valientes que se atrevieron a interpretar esta película y a poner voz y corazón a unas personas que no se interpretan por prejuicios".

"¡Viva el cine español!, las dificultades se superan. ¡Viva Venezuela!", agregó Ferrari, al borde de las lágrimas.

Primer Goya también para el cineasta, debutante con esta tragicomedia amable y desprendida, en la que se critican con buen humor, pero sin resquicios, la homofobia, la intolerancia y el rechazo a lo diferente.

      Embed

Actor y guionista, Ferrari firma hasta el último detalle de una cinta que le ha llevado varios años sacar adelante, debut internacional del venezolano, que ya probó fortuna con Cortos interruptus (2011), una película que sólo se estrenó en su país.

Esta coproducción hispano-venezolana cuenta con dos actores españoles, el veterano Juan Jesús Valverde y el joven Nacho Montes, en un reparto sólidamente encabezado por un estupendo actor, Guillermo García, más conocido por sus papeles televisivos en series, como Mi ex me tiene ganas y las actrices Hilda Abrahamz y Daniela Alvarado.

"Hice una película que les habla a todos, independientemente de la opción que tengan. Una historia sobre el amor y el reencuentro. Espero que algún día los venezolanos lleguemos a reencontrarnos y a respetarnos a pesar de nuestras diferencias", expresó el cineasta sobre su película.

Vivir es fácil con los ojos cerrados, la gran ganadora

Logró el premio de mejor película y mejor director, David Trueba. También consiguió el de mejor actor protagonista para Javier Cámara, mejor actriz revelación, para Natalia de Molina, mejor música para Pat Metheny y mejor guión para Trueba.

Pero la película que se llevó más premios Goya fue Las brujas de Zugarramurdi, que consiguió 8 de los 10 premios a los que estaba nominada, con el de mejor actriz secundaria, para Terele Pávez, como más destacado.

La gran familia española
se tuvo que contentar con dos Goya, al igual que La herida, mientras que Caníbal y Stockholm lograron uno cada una.

EFE

Comentarios