Políticasábado 08 de febrero 2014

Inundaciones en Bolivia: suman 46.800 familias damnificadas y 38 muertos

El ministerio de Defensa Civil actualizó la cifra por el temporal que afecta a tres departamentos del país desde septiembre. "La situación no está todavía bajo control"

Crédito: AFP

Los temporales que castigan desde septiembre a tres de los nueve departamentos de Bolivia dejaron hasta ahora 46.800 familias damnificadas, informó el viceministro de Defensa Civil.

"Estamos continuando con el trabajo de ayuda en La Paz, Cochabamba y sobre todo en el Beni. La situación no está todavía bajo control", reportó el funcionario Oscar Cabrera, que participa de las labores de rescate.

La cifra de muertos se mantiene en 38 desde el jueves, cuando el ministerio de Defensa entregó un último balance. "Estamos trabajando para garantizar alimentos, albergues y atención médica", advirtió Cabrera.

Agregó que los departamentos más azotados por las tormentas hasta el momento son Beni, Cochabamba y La Paz. Por el momento, la situación en Chuquisaca y Potosí está estable.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) pronosticó que las lluvias declinarán desde este sábado. "Ya no se van a registrar precipitaciones con intensidad fuerte", dijo la experta Ana Mendoza a la cadena Uno.

En Rurrenabaque, el poblado de Beni más azotado por el temporal, la situación se tornaba dramática por los racionamientos de energía eléctrica y las dificultades en la distribución de agua potable por la caída de postes y la rotura de cañerías.

En otros poblados cercanos como Reyes, Santa Rosa del Sara y San Borja hay escasez de carburantes y alimentos por la dificultad para circular por los caminos y la precariedad de las pistas de aterrizaje.

Unas 400 familias damnificadas de Santa Rosa del Sara solicitaron socorro este sábado, al igual que los habitantes de Puerto Villarroel, según la red de radios católicas Erbol.

Los afiliados a la privada Federación de Ganaderos del Beni reportaron pérdidas de unos 5 millones de dólares por la muerte de unas 9.000 cabezas de ganado. "El Gobierno se comprometió a ayudar con la liberaciones de combustible, conseguir embarcaciones para poder salvar el ganado que este en riesgo de morir, y ver lo mecanismos para conseguir sanidad", declaró Mario Hurtado, presidente de la organización.

Pronósticos del Senamhi explicaron que la temporada de lluvias, que suele comenzar en noviembre y dura hasta febrero, se anticipó esta vez a septiembre y se extenderá hasta marzo.

AFP

Comentarios