Sociedadjueves 26 de diciembre 2013

"Todos los ríos son propicios para la aparición de palometas"

Matías Pandolfi, investigador del Conicet, aseguró en declaraciones a Infobae que las altas temperaturas provocan que se trasladen a las orillas y que "aumenten su ferocidad" tras el ataque en Rosario

Crédito: www.lacapital.com.ar
"Atendimos a 70 personas, entre ellos chicos desde los 3 años. Siete de ellos tuvieron amputaciones de dedos", afirmó Alberto Manino, paramédico que participó en las tareas de emergencia ayer en Rosario, tras el ataque de palometas en Rambla Catalunya, el balneario público donde se produjo el incidente.

Según las declaraciones de Pandolfi, "se mueven en cardumen, lo que nosotros llamamos un súper organismo. Aislados no tienen ni potencia ni fuerza, pero cuando se juntan, atacan en grupos y generan el 'frenesí del cardumen'; uno de los animales da la señal y comienzan el ataque".

Biólogo y director de Neuroendocrinología, el especialista asegura que el comportamiento se debe entre otros factores a las altas temperaturas, ya que eso lleva a que tengan más hambre, además de generar que se acerquen más a la costa. El hecho de no regular las temperaturas, como pueden hacerlo muchas otras especies, lleva a que se vuelvan más agresivos.  

Además, "en noviembre y diciembre estamos en el período de desove y estos animales ponen los huevos cerca de la costa. Lo que hacen es cuidarlos, hecho que los vuelve más agresivos". Durante este período, pueden llegar a poner entre "700 y 4.000 huevos", aclaró.

De dientes filosos como bisturíes y la fuerza de mordida similar a la de un tiburón, las palometas son una de las más de 30 especies de las familias de las pirañas y "se encuentran en todos los ríos de Sudamérica. Suelen estar en zonas de remansos, de aguas quietas, ya que no toleran mucho las torrentadas ni el frío", aseguró el también profesor de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA.

Sin embrago, las palometas son beneficiosas para el ecosistema: gracias a que su alimentación se basa casi exclusivamente en peces muertos o enfermos, evitan que los ríos se contaminen con los virus que puedan llegar a infectar los animales.

Comentá