Sociedadsábado 16 de noviembre 2013

Linfoma: ¿de qué se trata la enfermedad que padecieron Rousseff y Lugo?

Soledad Blardone

Por: Soledad Blardone sblardone@infobae.com

Es un tipo de cáncer que afecta a más de un millón de personas en el mundo.  Los presidentes de Brasil y Paraguay lo superaron. #JuntaMédica entrevistó a especialistas

Crédito:

Es uno de los cánceres menos conocidos -cerca del 95% de los diagnosticados jamás habían escuchado antes la palabra linfoma y, sin embargo, es la tercera causa de muerte por cáncer en los niños, la quinta en los adultos y el primer cáncer de incidencia en jóvenes. En este aspecto incide también el gran desconocimiento sobre esta enfermedad que poseen los médicos clínicos.. Existen más de 35 clases diferentes, ya sea Hodgkin o no Hodgkin, el subtipo más común.

En una entrevista con #JuntaMédica, la Dra. María Virginia Prates -coordinadora de oncohematologia del Hospital Italiano de La Plata y médica asesora de Linfomas Argentina- explicó que por el momento se desconocen las causas que pueden generar un linfoma pero que existen algunos agentes infecciosos -como ciertos virus- o en caso de los pacientes que tienen inmunodepresión que pueden predisponer a contraer la enfermedad.

      Embed

Actualmente son pacientes y difunden el linfoma por el mundo, entre otros: Michael Hall (Dexter), Tony Iommi (guitarrista de Black Sabbath), Reynaldo Gianecchini, Ramón Fleitas, el jugador de hockey de la selección  argentina,  Germán Orozco y Gabriel García Márquez. También padecieron linfoma y se curaron de la enfermedad: Dilma Rousseff (presidente de Brasil) y Fernando Lugo (ex presidente de Paraguay).

Un linfoma es un tumor; es decir, un crecimiento anormal de células que se desarrolla en el sistema linfático, que está formado por los ganglios linfáticos, los cuales se distribuyen en grupos por todo el cuerpo: axilas, cuello, tórax y abdomen. También hay tejido linfático en otros órganos, como las amígdalas, el tubo digestivo, el bazo, el timo y la médula ósea.

El síntoma más característico que puede señalar la existencia de un linfoma es el crecimiento de un ganglio linfático, lo que se conoce como adenopatía. Estas adenopatías suelen ser indoloras y no causan molestias, por lo que, salvo al tacto, pueden pasar desapercibidas durante largo tiempo  o por el contrario pueden evidenciarse como hinchazón en el cuello, la axila o la ingle.  

"En general los síntomas van acompañados de cansancio y de una sudoración muy característica", expresó la Dra. Prates. "Ese ganglio que persiste varias semanas después de haber controlado la infección con antibióticos y tiene ciertas dimensiones requiere una consulta inmediata".

En un elevado porcentaje de casos tiene un origen trivial, ya que la causa más frecuente de aparición de una adenopatía es que exista una infección, muchas veces irrelevante. Es siempre el médico quien establece su importancia.

Otros síntomas que provocan los linfomas son: fiebre sobre todo vespertina, sudoración profusa nocturna, pérdida de peso inexplicable y cansancio. Es fundamental determinar en cada caso el subtipo específico de linfoma y el estadío de la enfermedad, porque de ello depende el tratamiento a seguir y la obtención de resultados favorables para curarlo.

Comentarios