Mundojueves 26 de septiembre 2013

Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi recibieron dos meses de prisión preventiva en Rusia

Un tribunal ruso les informó a los ecologistas argentinos de Greenpeace cómo seguirá su situación procesal. La misma pena recayó sobre Peter Willcox, capitán del Arctic Sunrise, y Marco Weber, uno de los que intentaron abordar la plataforma

Comenzó este jueves por la mañana a definirse la situación de los 30 activistas de la organización ecologista Greenpeace detenidos el pasado 18 de septiembre durante una protesta contra una plataforma petrolífera del gigante ruso Gazprom, en el Ártico.

Un tribunal prolongó dos meses más la detención de 21 de los ecologistas arrestados, entre los que se encuentran los argentinos Camila Speziale, de 21 años, una estudiante de fotografía alistada en la organización desde los 17 años, y de Miguel Hernán Pérez Orsi, quien  forma parte de Greenpeace Internacional y, según la sede argentina, no reside en el país.

El Comité de investigación aseguró que necesitan detener a los activistas por tres razones: pueden continuar la actividad criminal, destruir pruebas o huir del país.  

Entre los activistas que continuarán detenidos figuran Peter Willcox, capitán del barco, Denis Sinyakov, fotógrafo que trabaja para la organización, y Marco Weber, uno de los que abordaron la plataforma petrolera. Los diarios rusos informan que Sinyakov, que trabajó en el pasado en la oficina moscovita de la agencia de noticias AFP, fue el primero de los activistas en escuchar el dictamen del tribunal de la ciudad de Múrmansk.

De acuerdo a la información que llega desde Rusia, Sinyakov insistió durante su comparecencia ante el tribunal en que únicamente fotografió la acción de la organización ecologista y en que no tomó parte en los hechos.

El tribunal decidió ordenar su detención por considerar que el fotógrafo, al trabajar para Greenpeace, se desplazaba con frecuencia al exterior, por lo que podría abandonar el país.

      Roman Dolgov - ecologista greenpeace

El segundo en escuchar la decisión fue el ecologista Roman Dolgov, quien ante el tribunal negó los cargos que se le imputan.

Los miembros del tribunal interrogarán individualmente a cada uno de los activistas, entre los que se encuentran los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi.

Tanto Sinyakov como Dolgov permanecerán "detenidos dos meses hasta el 24 de noviembre", informó Greenpeace Rusia en su cuenta de Twitter.

Además, el tribunal dictó el arresto de otros activistas: el canadiense Poul Douglas Ruzycki, los neozelandeses David John Haussmann y Jonathan Beauchamp, el polaco Tomasz Dziemianczuk, la dinamarquesa Anne Mie Roer Jensen (tercer oficial), Alexandre Poul de Canadá (contramaestre), el italiano Cristian D'Alessandro (miembro de la tripulación), los británicos Kieron Bryan, Phil BallAlexandra Hazel Harris (oficial de comunicaciones) y el francés Francesco Pisanu. Colin Keith Russel, de Australia, una activista turca, Gizhem Akhan, ayudante de cocina, y dos de nacionalidad rusa cuyos nombres no trascendieron. 

Por otro lado, Dmitri Litvinov, de nacionalidad sueca, Faiza Oulahsen, de Holanda, una cocinera ucraniana y la brasileña Ana Paula Maciel quedaron demorados por 72 horas más hasta que se realice una nueva audiencia, donde se definirá su situación. 

Sini Saarela, de Finlandia; Frank Heweston, de Gran Bretaña, y Mannes Ubels, de Holanda, también deberán permanecer 72 horas más hasta una próxima audiencia.

Greenpeace #Artic30 calificó de "ilegal" el proceso. Esta mañana, la comisión de investigación rusa advirtió en un comunicado que solicitaría que todos los activistas continúen detenidos.

Vladimir Markin, representante del Comité de Investigación de Rusia, recordó que "se inició el proceso penal por el delito contemplado en la parte 3 del artículo 227 del Código Penal: 'Piratería llevada a cabo por un grupo organizado'".

Comentá