Papa Franciscomiércoles 20 de marzo 2013

Uno de los dos jesuitas secuestrados por la Junta Militar defendió al Papa

Francisco Jalics, quien en 1976 estuvo detenido ilegalmente en la ESMA junto con Orlando Yorio, aseguró en un comunicado que Bergoglio no lo denunció ante la dictadura

Francisco Jalics, uno de los dos jesuitas secuestrados durante la última dictadura militar argentina (1976-1983), desligó a Jorge Bergoglio de las acusaciones que lo vinculaban con su detención durante la dictadura.

"Estos son los hechos: Orlando Yorio y yo no fuimos denunciados por Bergoglio", afirmó Jalics desde Alemania.

En la misma nota, el jesuita, que hoy vive en una casa espiritual en Alta Franconia (Baviera), señaló que "es falso suponer que su secuestro y el de Yorio se produjeron por iniciativa del padre Bergoglio".

El padre, de origen húngaro, explicó que escuchó todo lo que se habló  la semana pasada y consideró que "algunos comentarios implican lo opuesto a lo que yo quería decir".

"Antes me inclinaba por la idea de que habíamos sido víctimas de una denuncia. Pero a fines de los 90, después de numerosas conversaciones, me quedó claro que esa suposición era infundada", había manifestado el jesuita. 

También aclaró que Yorio y él fueron secuestrados por su conexión con una catequista que primero trabajó junto a ellos y "luego ingresó en la guerrilla".

La polémica

Horas después de la elección de Bergoglio como Papa surgieron informaciones que apuntaban a que el flamante Sumo Pontífice no ayudó lo suficiente a Jalics y Yorio, quienes formaban parte de su congregación y fueron secuestrados y torturados por el gobierno militar.

La semana pasada, el portavoz del Vaticano, el reverendo Federico Lombardi, aclaró que las cortes argentinas nunca acusaron de ningún delito al ahora papa Francisco y remarcó que, por el contrario, "ha habido muchas declaraciones que demuestran cuánto hizo Bergoglio para proteger a muchas personas en esa época".

Comentá