Sociedadmartes 29 de enero 2013

Norcorea: padres se comen a los hijos por hambre

Un informe de una agencia asiática detalla las terribles consecuencias de la hambruna en el régimen comunista de Pyongyang: caníbales ejecutados por ingerir niños

Crédito: ABC News

El reporte de Asia Press detalla el caso de un padre que fue sentenciado a muerte por haber matado a sus dos hijos para tener comida. El informe fue publicado por medio británico Sunday Times, que da por hecha la ejecución de la cabeza de la familia que vivió la tragedia.

Además de ese caso particular, el informe sugiere que el cerrado Estado gobernado por Kim Jong-un oculta una hambruna que en las provincias de Hwanghae del Norte y del Sur podría haberle costado la vida a 10 mil personas, al tiempo que los casos de canibalismo se multiplican de manera alarmante.

Mientras las sanciones internacionales por el plan nuclear que lleva adelante el gobierno de Kim no consiguen que Pyongyang tome conciencia de que debe invertir sus recursos en otras áreas, la población cada vez tiene menos acceso a los alimentos.

Otro de los casos que el medio inglés califica de “creíble” es el de un hombre que fue acusado de desenterrar el cuerpo de su nieto para comer sus restos. También hablan de hombres que han hervido a sus hijos antes de ingerirlos.

      Embed

      Embed

Mientras el pueblo norcoreano pasa hambre, Kim Jong-un prueba misiles

Estas informaciones que difundió Asia Press fueron reportadas por “periodistas ciudadanos” de Corea del Norte. Uno de los informantes, residente en Hwanghae del Sur, fue quien reveló la historia del hombre ejecutado por un pelotón de fusilamiento después de tratar de comerse a sus niños.

“Mientras su esposa estaba fuera de su casa, (el esposo) mató a su hija mayor y, como su hijo menor lo vio, también lo mató a él. Cuando la mujer regresó a su casa, le ofreció la comida diciendo: ‘Tenemos carne’”, relató el corresponsal. La misma mujer fue quien hizo la denuncia a las autoridades, que luego encontraron los restos de los niños en la casa.


Comentarios