Sociedadjueves 29 de noviembre 2012

Nueva marihuana es cinco veces más potente

Mientras en la región se debate la legalización como estrategia para combatir el tráfico, una variedad sintética y letal del THC alarma a los especialistas en EEUU. Audios


En una entrevista concedida a la radio Actualidad 1020 de Miami, Dale Jones -rectora de la llamada "universidad de la marihuana", oficialmente denominada Oaksterdam University- defendió la legalización de la sustancia, comparándola con el alcohol y asegurando que los remedios recetados legalmente constituyen un problema mayor.

Sin embargo, el Dr. José García y el ex agente de la DEA Omar Alemán rebatieron los argumentos de Jones explicando que el daño potencial que tienen los nuevos cultivos de plantas productoras de THC resulta hasta cinco veces mayor que en años previos.

Según Alemán, "la marihuana que existe hoy en día no tiene ninguna comparación a la que existía hace 25 años. La concentración de THC es mucho, mucho más alta. Por ende, esa droga es mucho más fuerte". En el mismo sentido, García agregó que fumar un cigarrillo de marihuana hoy es como fumar cinco o seis al mismo tiempo en la década del 70 o del 80. "Con la tecnología se crean plantas con mucha más concentración de THC", señaló.

Respecto a los daños que produce esta droga, García contó su experiencia con los jóvenes que a diario atiende. "El uso crónico de marihuana trae muchos problemas. El público no los ve, pero las personas que lidiamos con los adictos vemos eso todos los días."

Según la visión de Jones, ante el impulso que está teniendo la legalización no hay que tener miedo, sino que hay que evitar el libertinaje. “Tenemos una prohibición, no leyes (…). Tenemos que controlar el cannabis poniendo más dinero en programas especiales para quien la emplee mal y abuse de ella”, sostuvo al comparar cómo se combate el alcoholismo con lo que podría suceder con una marihuana legalizada.

Pero García advierte que el paralelo es falaz. “Un trago de alcohol sale completamente del cuerpo del consumidor, mientras que (…) las moléculas de THC se mezclan con la grasa, por lo que demoran hasta 30 días en salir”, explicó para graficar las diferencias entre ambas situaciones.

Por otro lado, Alemán también advirtió que los cárteles que trafican drogas más duras hacia los Estados Unidos están muy interesados en que se consuma cada vez más marihuana: “Cuanto más se fume aquí, más consumo de éxtasis, heroína y cocaína habrá. Y ésas son las drogas que a ellos les interesa vender”.

En otro tramo de la entrevista, Jones sostuvo que "la marihuana no ha matado a nadie. Es la sustancia terapéutica más segura conocida por el hombre". Pero Alemán fue enfático al aclarar que "en Estados Unidos se han muerto miles y miles de personas por la marihuana". "Si le preguntas a un adicto a la cocaína o a la heroína, te va a decir siempre que empezó por la marihuana", añadió.

Otro tema puesto sobre la mesa por la rectora Jones fue el de las pastillas que se venden legalmente y constituyen una fuente de estimulantes que, a pesar de los estrictos controles del Gobierno, sigue llegando con fluidez a los adictos.

“Las drogas con recetas son una de las principales causas de muerte”, remarcó la dirigente de la Oaksterdam University. “Pero de lo que estamos hablando aquí es de leyes. Como se le dice que no a todo, entonces relegas todo al mercado negro, beneficiando a los cárteles del mercado negro”, dijo defendiendo a la legalización.

Pero teniendo en cuenta la falta de éxito en controlar las recetas, “¿entonces cómo me vas a decir que pueden controlar el THC? Primero controlen las píldoras, si es que pueden”, dijo Alemán, quien ha servido a la agencia antidrogas norteamericana (DEA) durante 32 años.

Por su parte, García hizo foco en el trabajo de campo que realiza con jóvenes adictos día a día: “Puedo hablar de lo que es la destrucción de la persona moralmente. (…) En la escuela, como consejero, he tenido a una niña que fumó por primera vez y tuvo un brote psicótico porque era un tipo de marihuana excepcionalmente fuerte. Fue a una fiesta sola, decidió fumar un pitillo que tenía mucha THC y propiedades alucinógenas. Pensaban que estaba con otras sustancias pero era solo marihuana y estuvo hospitalizada por dos días”, recordó.


Comentarios