Políticamartes 11 de octubre 2011

Bolivia: Evo Morales y el Congreso arremeten contra los indígenas

El presidente instruyó a sus seguidores en la organización de un acto en apoyo a su gobierno, del cual participará. Mientras, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto que aplaza pero no cancela la construcción de la carretera, rechazada por los amazónicos

Los grupos leales al mandatario convocaron a una jornada de defensa y profundización del "proceso de cambio", prevista para el miércoles en La Paz. La movilización oficialista fue impulsada como reacción a la protesta de los nativos amazónicos que marchan por el país para oponerse a una carretera que atravesará un parque natural.

Morales anunció, en un discurso en la ciudadela arqueológica de Tiahuanaco, que habrá una "gran concentración" apoyada por unos 4 mil campesinos, entre ellos sus bases de cocaleros, que llegaron a la ciudad de El Alto tras cinco días de caminata.

En el mismo acto, el viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, aseguró que las organizaciones le dirán a la "historia y al mundo que este proceso de cambio llegó para quedarse y no está de visita en el Palacio de Gobierno".

En tanto, la Cámara de Diputados, dominada por el partido del mandatario, aprobó un proyecto de ley rechazado por los indígenas porque sólo aplaza y no cancela definitivamente la construcción de la carretera que partirá en dos el parque nacional Tipnis.

La norma, aprobada la madrugada del martes por la mayoría oficialista, establece la suspensión temporal de la obra mientras se consulta a los nativos que viven en esa reserva natural.

"Con esta norma jurídica se abre la posibilidad legal, el hecho legal de la consulta en la medida que han pedido nuestros compañeros movilizados y se suspende cualquier construcción", indicó a la prensa el presidente de la Cámara baja, Héctor Arce.

La iniciativa ya pasó al Senado, donde el oficialismo también tiene mayoría.

 

Los aborígenes criticaron el avance en la Legislatura. "Nuestra decisión es clara, la carretera no debe atravesar el Tipnis", dijo el dirigente aimara Rafael Quispe, que encabeza la marcha indígena hacia La Paz.

Más de un millar de nativos inició, el pasado 15 de agosto, una caminata de la Amazonía a la capital boliviana en rechazo al proyecto vial porque teme que ocasione daños al medio ambiente del Tipnis y posibilite la invasión de campesinos y cultivadores de hoja de coca, base para la producción de cocaína.

En su travesía, sufrieron agresiones de sectores oficialistas, que les bloquearon el paso apoyados por quinientos policías que los reprimieron brutalmente el 25 de septiembre, en un hecho que el propio Morales calificó de "imperdonable" y causó la dimisión de dos ministros, pero del que ninguna autoridad se responsabilizó.

Los indígenas están ya a 98 kilómetros de La Paz y tenían previsto llegar a esa ciudad esta semana, pero decidieron hacerlo después de las elecciones de los máximos magistrados del Poder Judicial, que se celebrarán este domingo.

Quispe explicó que tomaron esa decisión porque el gobierno denunció que los manifestantes pretenden "sabotear" los comicios. "Llegaremos el lunes o martes de la próxima semana. Que estén tranquilos, no vamos a interferir en las elecciones judiciales", agregó.


Comentarios