Sociedadviernes 10 de junio 2011

Una vaca clonada en Argentina dará leche materna

Rosita ISA es el primer bovino nacido en el mundo al que se le incorporaron dos genes humanos. Su leche tendrá propiedades antibacteriales y antivirales de gran impacto en el sistema inmunológico de los bebés

Crédito: inta.gov.ar

"En su vida adulta, Rosita ISA producirá leche que se asemejará a la humana. Un desarrollo de gran importancia para la nutrición de los lactantes", señaló el viernes Adrián Mutto, uno de los científicos argentinos que participó del proyecto.

Esta vaca clonada es producto de un trabajo conjunto entre la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina. "Existen otros animales bitransgénicos en el mundo, pero con dos vectores insertados por separado. En este caso, la ventaja tecnológica que hemos logrado es una sola inserción que produzca los dos genes", explicó Mutto, investigador del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la UNSAM.

El objetivo fue "elevar el valor nutricional de la leche bovina con la incorporación de dos genes humanos". Cuando dentro de 10 meses Rosita ISA comience a ser ordeñada, producirá leche con lactoferrina humana y lisozima, una proteína y una enzima incorporadas genéticamente y "con gran impacto en el sistema inmunológico de los infantes", aseguró Mutto.

La lisozima es una enzima prácticamente inexistente en la leche bovina y presente en altas concentraciones en la humana. La lactoferrina es una proteína presente en todos los mamíferos y tiene la misión de capturar el hierro e ingresarlo al torrente sanguíneo, pero es específica de cada especie, por lo que la bovina no actúa en un humano. Esta proteína tiene, además, otras funciones, como promover el crecimiento de los dientes y la maduración de células intestinales, ser antibacteriana, antiviral y antifúngica.

La ternera clonada, de raza jersey y nacida por cesárea el 6 de abril con un peso de 45 kilogramos, fue presentada en sociedad desde la estación experimental agropecuaria del INTA en la ciudad de Balcarce, 400 km al sur de Buenos Aires.

"Los genes humanos están insertados dentro del ADN de la ternera, por lo cual es esperable que lo tenga también en sus ovarios. Se puede esperar que, en una fecundación o cruzamiento con un macho, Rosita ISA pueda generar hijos que en al menos el 50% de los casos puedan tener también transgenes", explicó Germán Kaiser, investigador del Grupo de Biotecnología de la Reproducción del INTA Balcarce.

Argentina había logrado el primer ternero macho transgénico, que nació en diciembre de 2004, y, por el método de clonación utilizado, es capaz de transmitir la hormona de crecimiento. En esta oportunidad, para lograr a Rosita alcanzó con siete transferencias, mientras que los creadores de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado en 1996 en Escocia y que vivió 8 años, necesitaron hacer 270 transferencias embrionarias para lograr el objetivo.

Comentarios