Sociedadsábado 30 de abril 2011

Familiares, personalidades y amigos despidieron a Ernesto Sábato

El escritor argentino, autor de Sobre héroes y tumbas, falleció en su casa en la madrugada de ayer a causa de una bronquitis. Hoy domingo iba a ser homenajeado en la Feria del Libro en vísperas de su centenario, el 24 de junio. Sus restos fueron velados en el club Social y Deportivo de Santos Lugares hasta las 0 de hoy, y se reabrirán las puertas a las 9. A las 13, serán inhumados en el cementerio Jardín de Paz de Pilar

Decenas de vecinos, familiares, personalidades de la cultura, intelectuales y políticos participan del velatorio del escritor Ernesto Sábado en el Club Social y Deportivo de Santos Lugares.

Sábato falleció ayer en la tranquilidad de su hogar de esa localidad bonaerense a los 99 años. El deceso del autor de El túnel tuvo lugar a las 0.40, según informaron sus familiares.

La amiga personal de Sábato Elvira González Fraga dijo en declaraciones radiales que hace 15 días una bronquitis complicó su estado de salud. Ayer, cerca de la una de la madrugada su cuerpo no resistió más.

Sábato iba a ser homenajeado hoy en la Feria del Libro que se realiza en el predio de la Rural. El festejo en nombre del autor iba a tener lugar dado que este 24 de junio iba a cumpli 100 años.

Ernesto nació en Rojas, provincia de Buenos Aires, en 1911. Entre sus títulos académicos se encuentran un doctorado en Física y varios cursos de Filosofía en la Universidad de La Plata.

Trabajó en el Laboratorio Curie, en París, y abandonó definitivamente la ciencia en 1945 para dedicarse exclusivamente a la literatura.

Sus tópicos más recurrentes se encargaban de la crisis del hombre en nuestro tiempo y de la reflexión sobre la propia literatura.

Sus obras más destacadas son El escritor y sus fantasmas (1963), Apologías y rechazos (1979), El túnel (1948), Sobre héroes y tumbas (1961), y Abbadón el exterminador (1974).

El recuerdo de Sábato en palabras

Mario, el hijo de Ernesto Sábato, leyó un comunicado de prensa sobre la muerte de su padre.

Mi padre no nos pertenecía sólo a nosotros, lo compartimos con mucha gente que lo quiso y lo necesitó. Lo vamos a despedir como él lo deseó, en el Club Defensores de Santos Lugares. El había dicho: ‘Cuando muera quiero que me velen acá para que la gente del barrio pueda acompañarme en este viaje final y recordarme como buen vecino’”.

El obispo Justo Laguna recordó a Sábato como "una gloria nacional" y destacó su amistad de varios años con el autor consagrado con el Premio Cervantes para quien ofició el responso religioso.

"Me parece un de las plumas más brillantes después de Borges en castellano", remarcó el prelado que incluso resaltó haber casado a Sabato cuando contrajo enlace con su esposa Matilde Kusminsky Richter.

Por su parte, el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, dijo que sintió "mucha pena" al enterarse de la muerte del escritor, y lo recordó  como un hombre "escéptico con mayúscula".

En tanto, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, destacó de Sábato el "talento universal que obtuvo y el justo reconocimiento por su genio literario y compromiso con los derechos humanos".