Sociedadsábado 09 de junio 2007

Los mitos y verdades de las pastillas anticonceptivas

Que engordan, que afectan los nervios o que promueven embarazos múltiples son sólo algunos de los que se trasmiten. Una ginecóloga dijo a Infobae.com que persisten en el tiempo porque la educación sexual "llega tarde"

Crédito:
Muchos y variados son los mitos que rondan en torno a las pastillas anticonceptivas. Para evacuar dudas y aclarar conceptos Infobae.com consultó a la ginecóloga Alicia Figueroa, miembro del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM).

* Las píldoras anticonceptivas engordan: falso. Los estudios científicos demuestran que el 80% de las mujeres no modifica su peso corporal; el 20% restante sube o baja hasta dos kilos en un año.

La profesional destacó que cuando una mujer toma pastillas suele asociar todo lo que le pasa con su consumo, cuando, en realidad, es importante que conozca que si, por ejemplo, tiene tendencia a aumentar de peso hay pastillas con una progesterona drospirenona que contrarresta y elimina la retención de líquido y favorece la pérdida de peso. (Un estrógeno y un progestágeno son lo que las componen, pero se puede modificar la molécula de este último a los fines de obtener la menor cantidad de efectos no deseados)

* Las pastillas afectan los nervios: falso. Figueroa destacó que algunas pacientes ("un pequeño grupo") pueden manifestar nerviosismo, pero aseguró que "es uno de los efectos menos frecuentes".

* Cuando las dejás de tomar, podés tener trillizos o cuatrillizos: "totalmente falso", aseveró la ginecóloga, quien explicó que "el ovario que estaba en reposo durante la toma de las píldoras cuando empieza a trabajar lo hace normalmente".

"El proceso de ovulación es de un óvulo por mes, a menos que exista una carga hereditaria que tienda a la concepción de gemelos", destacó la profesional y remarcó: "Por tomar pastillas no aumenta la posibilidad de tener embarazos múltiples".

* Las pastillas favorecen la aparición de acné y bellos en el cuerpo: falso. Tanto la seborrea como los bellos en lugares que no son normales en la mujer están dados por la elevada cantidad de hormonas masculinas y existen anticonceptivos especiales que también mejoran estas alteraciones.

* Las pastillas te pueden dejar estéril: falso. No sólo no modifican la fertilidad, sino que cuando las deje de tomar va a tener la misma fecundidad.

"Si era infértil lo va a ser después de tomar pastillas también", destacó Figueroa, quien agregó: "Es más, existen diagnósticos de endometriosis y poliquistosis ovárica que perjudican la fertilidad y se tratan con anticonceptivos dada su cualidad de proteger los ovarios".

* Las pastillas promueven la aparición de várices en las piernas: falso.
"La causa número uno de las várices es la genética", subrayó la ginecóloga, quien remarcó que "si la mamá o el papá las tiene, la mujer tendrá una alta probabilidad de padecerlas".

Lo que las pastillas producen es la relajación de la venas, pero no producen várices si no existe una predisposición genética.

Al ser consultada acerca de cómo es posible que persistan este tipo de creencias en la actualidad, la profesional consideró que "mientras que los mitos se repiten muchas veces, una mujer va al médico una vez, por lo que siempre ´pesa´ más lo que se transmite de boca en boca".

Asimismo, destacó que "la educación sexual llega tarde", cuando la mujer "lleva años escuchando esas cosas".

Respecto a si es necesario hacer estudios antes de empezar a usarlas, Figueroa explicó que "las contraindicaciones son las situaciones médicas previas que hacen que no se pueda tomar un medicamento", las que se supone que el médico conoce y posee en la historia clínica de la paciente.

"Si una mujer se controla regularmente y quiere empezar a tomar anticonceptivos, lo fundamental es que su médico conozca su historia personal y familiar", resumió la profesional.