Infobaemiércoles 26 de julio 2006

¿Qué es de la vida de Fey?

Con mezcla de sangre argentina y española, la mexicana de amplia sonrisa recorrió el mundo entero con su pañuelo amarrado a la muñeca y sus coreografías por demás enérgicas pero sus apariciones fueron cada vez más esporádicas, a pesar de que sus hits “Media naranja” y “Azúcar amargo” son recordados por toda una generación

Crédito:
Maria Fernanda Blázquez Gil, reconocida mundialmente como Fey, nació un 21 de julio de 1974, en México, aunque en su sangre también lleva a España gracias a su padre, un músico español muy aventurero que decidió abandonar su patria tras un sueño, y a la Argentina por su madre, una cantante que partió de nuestro país junto a su familia para intentar llegar con su música a toda América latina.

Bajo los consejos y la disciplina de su tía Noemí, socia de su madre en la música, Fey comenzó a golpear puertas siendo apenas una niña: su primera presentación fue en un festival de radio y debutó en televisión con tan sólo diez años.

Luego de mucho esfuerzo y recorrer un largo camino, la artista mexicana lanza, en 1995, Fey, primera placa discográfica que contuvo temas como Gatos en el balcón, Tirando a matar, Me enamoro de Ti y La noche se mueve aunque, sin dudas, el mayor éxito fue Media naranja, un tema que se mantuvo en los primeros puestos de los ranking por largo tiempo.

La vida de Fey se transformó en forma radical y aquel sueño lejano de convertirse en una estrella estaba cada vez más cerca. Con popularidad en ascenso, realiza comerciales de bebidas gaseosa y luego la llaman para protagonizar una telenovela auspiciada por esa compañía de refrescos.

Con su primer álbum bajo el brazo y el éxito de su lado, Fey emprende su primera gira internacional, realizando varias presentaciones en Brasil, Chile, parte de Estados Unidos, todo Centroamérica y México, donde arrasó con las localidades y colmó varios teatros.

En 1996 llegaría su segundo disco, Tierna la noche, el cual vendió varios millones de unidades y desprendió uno de sus máximos hits: Azúcar amargo canción que, la generación adolescente de los noventa, aún hoy recuerda con cariño y un dejo de nostalgia.

Tierna la noche la llevaría a embarcarse en su segunda gira internacional, que incluyó toda América, desde los Estados Unidos hasta Argentina, y Europa para tocar en España. Fey se convierte en la primera mujer en llenar diez veces el Auditorio Nacional de la ciudad de México, uno de los más grandes del continente.

Pero luego de probar las mieles del éxito hasta llegar al “azúcar amargo” y contonearse con sus coloridos pañuelos amarrados a la muñeca… ¿Qué fue de la vida de Fey?

La muchacha de amplia sonrisa y melodías pegadizas continúa sumando popularidad a su ascendente carrera y graba más comerciales, además de lanzar una línea de jeans, juguetes y artículos de belleza, todo bajo su nombre.

En 1997 graba un comercial para la Cruz Roja mexicana y una de las canciones oficiales del mundial de fútbol Francia 98 llamada Tamborada. En octubre de 1998 estrena en Argentina El color de los sueños, con Ni tú ni nadie como primera canción éxito, y al año siguiente sale nuevamente a recorrer el mundo.

Aunque su compañía discográfica lanzó Éxitos, un compilado con sus mejores temas, Fey comenzó a cultivar un perfil más bajo hasta que finalmente, agobiada por la fama y acechada por la prensa, cansada de los rumores que sobre ella rondaban, decidió retirarse del negocio de la música sorpresivamente.

En mayo de 2002 sale a la venta Vértigo, su cuarto disco de canciones inéditas con sus versiones en español e inglés, hecho que le permitió traspasar las fronteras comerciales y llegar con su música a otro público. Luego de dos años en silencio, Fey regresa con La Fuerza Del Destino, un homenaje al trío Mecano.

Este 2006 la encuentra una vez más en el camino, preparada para lanzar el próximo 1 de agosto su nuevo trabajo titulado Aquí estoy, del cual ya se desprendió su primer sencillo Falta Lunas, un tema inédito que fusiona el pop bailable con guitarras acústicas y que ya está en rotación en nuestro país.

Si bien pasaron los años y Fey ya no agita su pañuelo enérgicamente, continúa realizando aquello que más ama: música para conectarse con su público y su esencia.