Raúl Cervantes Andrade
Raúl Cervantes Andrade

El funcionario viajó con un equipo de trabajo para sostener reuniones especializadas relacionadas con la investigación del escándalo de corrupción que ha desatado investigaciones en contra de presidentes y ex presidentes latinoamericanos.

El fiscal general de México, Raúl Cervantes Andrade, se trasladó el jueves a Brasil para intercambiar información con su par sudamericano sobre el caso de corrupción en el que se señala a las empresa Odebrecht.

La Fiscalía informó, a través de un breve comunicado, que Cervantes Andrade viaja con un grupo de funcionarios para intercambiar información, luego de que el miércoles una investigación de Mexicanos Unidos Contra la Corrupción y la Impunidad revelara presuntas irregularidades en el otorgamiento de contratos a Odebrecht por parte de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

"El procurador general de la República (fiscal), Raúl Cervantes Andrade, acompañado de un grupo de servidores públicos de la Institución, viajaron a la ciudad de Brasilia, capital de esa nación sudamericana, a fin de sostener reuniones técnicas y especializadas de intercambio de información, relacionadas con las investigaciones de las autoridades brasileñas respecto de actos de corrupción en los que presuntamente participaron las empresas de ese país, Odebrecht y Braskem, en al menos 15 naciones", señala el comunicado.

"Lo anterior, además, responde a las solicitudes de asistencia jurídica internacional planteadas por la Procuraduría General de la República a sus contrapartes de Brasil", agrega.

Odebrecht se encuentra entre los 30 casos prioritarios investigados en México por la Secretaría de la Función Pública (SFP) —él órgano de control interno del gobierno— por los presuntos sobornos que ejecutivos de la brasileña entregaron a Pemex.

Sin embargo, la investigación de MCCI destaca que desde el año 2010, Pemex y la SPF contaban con evidencias que mostraban una serie de anomalías en los contratos otorgados a la empresa brasileña Odebrecht, y siete años después, no hay ningún funcionario señalado como responsable.

Las irregularidades abarcarían el último tramo del presidente Felipe Calderón Hinojosa y el arranque del actual presidente Enrique Peña Nieto.

Entre las anomalías se mencionan la creación de empresas fantasma en paraísos fiscales, sobrecostos y pagos ilegales, pero en vez de demandar o sancionar a la constructora, le dieron más obras sin licitación, que coinciden con pagos de sobornos por 10,5 millones de dólares a funcionarios mexicanos, como ya lo habían revelado ante cortes estadounidenses ejecutivos de Odebrecht.

Pemex le otorgó a Odebrecht en cuatro años contratos por 5.000 millones de dólares.

LEA MÁS: