Shutterstock 162
Shutterstock 162

La Ley de Talles fue sancionada en el año 2009 y reglamentada en el 2012. Pero de poco sirve la letra de la ley, si no se cumple. Al menos eso afirma una encuesta realizada por la Universidad Abierta Interamericana, que afirma que casi un 40% de los consumidores tiene dificultades para encontrar ropa de su talle en los locales del área metropolitana de Buenos Aires. A su vez, aseguraron que prácticamente un 60% experimenta esta situación de manera frecuente o muy frecuente.


Según la norma, los comercios de venta de indumentaria de la ciudad de Buenos Aires tienen que garantizar un mínimo de 8 talles, salvo en los casos que se trate de productos discontinuos o en liquidación. Pero aún cuando su período de implementación se extiende hasta el año 2018, el abastecimiento ya debería haber cubierto el 50% en firmas pequeñas y el 75% en medianas y grandes, lo cual no se condice con los hechos. Según señaló Sharon Haywood, directora de la ONG AnyBody Argentina, el cumplimiento no supera el 25%.

Casi el 40% de los consumidores afirman tener dificultades para conseguir talles

La oferta de talles variaría según el perfil de las marcas, afirma el estudio de la UAI. Las marcas más caras fueron señaladas en la encuesta como aquellas que ofrecen un menor abanico de talles, mientras que las de menor precio obtuvieron un mejor posicionamiento en esta categoría.


En cuanto a los ámbitos de compra de indumentaria, para casi la mitad de los encuestados los shoppings son los que tienen una oferta de talles más reducida. En el otro extremo, menos del 5% manifestó tener inconvenientes a la hora de la compra online. El tipo de prenda que fue mencionada como la que ofrece una franja de talles menor fue el pantalón/jean (en el 55,6% de los casos). Los trajes, por el contrario, se ubicaron en el rango inferior de esta categoría. Por otra parte, realizando una comparación por género, se registró que en la oferta de prendas de mujer su amplitud es bastante menor al que se puede encontrar en el caso de la ropa masculina.


 162
162

Otro de los puntos a tener en cuenta se vincula con la falta de un criterio uniforme en relación a los talles. El 80% de los compradores manifestó diferencias entre talles según la marca. Finalmente, la encuesta reveló que hay un alto grado de desconocimiento de los consumidores respecto de la existencia de la Ley de Talles: casi la mitad de la gente ignora que la ley esté en vigencia.



Alcance nacional

Además de las de la capital y Buenos Aires, a lo largo de últimos años se han aprobado leyes de talles en las provincias de Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, Mendoza, Santa Cruz y –más recientemente– Córdoba. Pero las divergencias entre las normas provinciales dificultan la fabricación y distribución a nivel nacional. En ese sentido, una única Ley de talles de alcance nacional que permita garantizar una amplia oferta así como un criterio unificado sería la solución. Sin embargo, no se ha avanzado en ninguno de los cuatro proyectos presentados en el Congreso.


Una de las organizaciones que hace varios años viene planteando la necesidad de una Ley nacional efectiva y sensible al derecho a la salud y la no discriminación es la Fundación Mujeres en Igualdad (MEI). Hasta tanto esto no se logre, su recomendación es que cada una de las personas que no consigue su talle realice una denuncia a Defensa del Consumidor, ya que de esa forma se concretaría una mayor cantidad de inspecciones para efectivizar el cumplimiento de la Ley de Talles actualmente vigente.


 Télam 162
Télam 162

Militando la ley

Mariana Petracca, ex participante de Cuestión de Peso, y dueña de la marca de ropa y lencería "inclusiva" Cuerpo de Mujer, convocó manifestaciones en más de una oportunidad para reclamar por la Ley de talles.


En diálogo con Infobae, ratificó que la ley no se cumple y que el principal problema radica en que las marcas no incluyen pictogramas en sus prendas con las medidas correspondientes. De esta manera, un jean puede indicar en su etiqueta que es, por ejemplo, talle 44 cuando en realidad se trata de un tamaño muy inferior.


"Esta Ley no se cumple por una cuestión de discriminación. Los fabricantes no quieren que determinadas mujeres se vistan con su ropa. Por eso, veo muy difícil que se llegue a una Ley de alcance nacional. Las industrias que realmente tienen la moda en sus manos son pocas y no les interesa. Aunque yo siempre digo que se pierden un gran mercado", apuntó Mariana.

"Los fabricantes no quieren que determinadas mujeres vistan su ropa"

También aseguró que la falta de denuncias en Defensa del Consumidor impide que realmente pueda generarse un cambio: "Yo desde mi humilde lugar trato de pregonarlo y hacer algo. A mí me contactan muchas chicas contándome sus experiencias en locales, pero también está en nosotras ir más allá, denunciarlo. Menos del 1% lo hace".