Shutterstock 162
Shutterstock 162

La retracción del EMI en febrero fue levemente más intensa que en enero, como consecuencia de una disminución en el mes de 0,4% en valores corregidos por estacionalidad.

De la lectura de las expectativas de los empresarios para el tercer mes del año respecto de los índices de febrero indican que la recesión se intensificará, fenómeno que provocó que más establecimientos se sumen a la lista de los que proyectan reducir la dotación de personal y también disminuir la intensidad laboral, con recorte de la jornada media de trabajo.

Semejante reacción no es menor, si se tiene en cuenta que el ciclo recesivo ya superó los seis trimestres consecutivos en comparación con los registros del año anterior.

Destacan los economistas que la combinación de caída de la rentabilidad de la industria, por efecto de la pérdida de competitividad cambiaria para exportar, las trabas que prevalecen para contar con un mecanismo automático de importaciones y pagos a proveedores del exterior y la sostenida pérdida de capacidad de compra de los salarios de bolsillo, por la succión de ingresos por parte del Impuesto a las Ganancias, explican la concurrencia de caída de la producción, el consumo y la inversión fabril.

Luego de analizar la conflictividad gremial en reclamo de la modificación del tratamiento del Impuesto a las Ganancias, y su vinculación directa con el fenómeno de la inflación, asociado con el abultado y creciente déficit fiscal, Luis Secco, economista y columnista de InfobaeTV, destacó en diálogo con Pablo Wende que "la economía viene atravesando una recesión muy larga, con números que son alarmantes, por la caída del 25% de la exportaciones y una industria que cae contra un muy mal primer bimestre de 2014".

Luis Secco: "la economía viene atravesando una recesión muy larga, con números que son alarmantes"

Además, Secco alertó por el efecto de la destrucción de empleos privados, aunque "el Gobierno no lo considera relevante, porque en esta recesión no ha sido tan crucial como es la norma en las recesiones en la Argentina, pero frente a las próximas negociaciones salariales en paritarias pone a muchas empresas en situación incómoda porque la dotación excede la que se considera necesaria, pero se sostiene pensando en el cambio de gobierno".

En la semana la consultora Orlando Ferreres había registrado una contracción de producción manufacturera de 2,5%, notablemente más atenuada que la medición de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) que obtuvo una declinación de 7,2 por ciento.

"La variación acumulada del primer bimestre de 2015, en comparación con el mismo período del año anterior, muestra caídas del 2,1% en la medición con estacionalidad y del 2% en términos desestacionalizados", informó el Indec.

Presupuestos para marzo

La encuesta cualitativa industrial del Indec, que mide expectativas de las firmas respecto del mes previo registró un predominio de saldos de respuesta negativo, esto es fueron más los empresarios que proyectaron bajas que aumentos, con la única excepción del caso de las exportaciones, por la necesidad de desagotar productos en plantas sin posibilidad de vender en el mercado interno y atender compromisos pendientes por falta de partes e insumos.

Las empresas proyectan fuerte reducción de la intensidad del trabajo, para evitar destrucción de empleos

Demanda interna: Frente a 14,9% de las empresas que prevé baja se contrapuso apenas 4% que vislumbra un aumento, pese a que el tercer mes se caracteriza por ser el de la normalización del ciclo de los negocios y del consumo. El saldo de respuesta fue negativo en 10,9% de los casos.

Exportaciones: 15,1% anticipó suba y 7,1% caída, arrojando un saldo positivo de 8% de las empresas consultadas.

Importaciones: 15,8% prevé disminución y 6,9% aumento, con un saldo negativo de 8,9% de los casos, fenómeno que se asocia a la continuidad del ciclo recesivo de la producción.

Dotación de personal: 4% anticipó baja y 0,5% prevé un aumento, arrojando una diferencia negativa de 3,5% de los casos, la cual aparece congruente con la previsión de menor actividad fabril y receso de las importaciones de insumos.

Horas trabajadas: 12,9% prevé disminución y 2% incremento, arrojando un saldo negativo de casi el 13% de las empresas.

Utilización de la capacidad instalada: 15,2% programó caída y 4% aumento, arrojando un saldo de respuesta negativo de 11,2 puntos porcentuales, pese a que estacionalmente marzo suele ser más activo que febrero.