El espacio El Dorrego fue el epicentro de una auténtica fiesta gastronómica que duró cuatro días -del 6 al 9 de septiembre- en el barrio Palermo de la Ciudad de Buenos Aires. Puros sabores que hicieron viajar al público por todo el país con cada bocado.

El espacio El Dorrego fue el epicentro de una auténtica fiesta gastronómica que duró cuatro días -del 6 al 9 de septiembre- en el barrio Palermo de la Ciudad de Buenos Aires. Puros sabores que hicieron viajar al público por todo el país con cada bocado.

Mix de colores, aromas y sabores entre puestos de comida y pequeños restaurantes que ofrecieron un amplio abanico de platos, desde los más tradicionales a la cocina de autor.

Mix de colores, aromas y sabores entre puestos de comida y pequeños restaurantes que ofrecieron un amplio abanico de platos, desde los más tradicionales a la cocina de autor.

El corazón de la feria fue el mercado de productos regionales. Una gran oportunidad donde el público pudo entrar en contacto directo con las materias primas traídas desde su lugar de origen por las mismas manos que las cultivan en el campo, valles, selva y montes. Frutas, quesos y embutidos, hierbas, yerba y condimentos, bebidas, dulces y conservas naturales, entre otros.

El corazón de la feria fue el mercado de productos regionales. Una gran oportunidad donde el público pudo entrar en contacto directo con las materias primas traídas desde su lugar de origen por las mismas manos que las cultivan en el campo, valles, selva y montes. Frutas, quesos y embutidos, hierbas, yerba y condimentos, bebidas, dulces y conservas naturales, entre otros.

Gustavo Santos, secretario de Gobierno de Turismo, dijo en su recorrido por la feria: “buscamos revalorizar la identidad de las cocinas de Argentina, porque nos permite desde el turismo contribuir a dinamizar sus economías regionales y toda su cadena de valor”.

Gustavo Santos, secretario de Gobierno de Turismo, dijo en su recorrido por la feria: “buscamos revalorizar la identidad de las cocinas de Argentina, porque nos permite desde el turismo contribuir a dinamizar sus economías regionales y toda su cadena de valor”.

Se brindaron diversos talleres de oficios, un espacio íntimo de charlas que reunió a cocineros, profesores, productores del mercado y creativos.

Se brindaron diversos talleres de oficios, un espacio íntimo de charlas que reunió a cocineros, profesores, productores del mercado y creativos.

La carne al asador más que una tradición es todo un ícono de la gastronomía criolla argentina. Distintos cortes de carne de vaca, corderos o chivitos son asados al calor del mejor fuego a leña.

La carne al asador más que una tradición es todo un ícono de la gastronomía criolla argentina. Distintos cortes de carne de vaca, corderos o chivitos son asados al calor del mejor fuego a leña.

Comer rico hace bien. Y conocer sobre el origen de nuestra cocina enriquece nuestro paladar como la curiosidad por saber su esencia. Los sabores expresan mucho más que texturas e ingredientes, es la historia de una región, sus influencias, su forma de producción, de cocción y la forma de compartir.

Comer rico hace bien. Y conocer sobre el origen de nuestra cocina enriquece nuestro paladar como la curiosidad por saber su esencia. Los sabores expresan mucho más que texturas e ingredientes, es la historia de una región, sus influencias, su forma de producción, de cocción y la forma de compartir.

Las clases de cocina al aire libre fueron el espacio propicio para que el público pudiera llevarse varios tips, recetas y conocimientos de prestigiosos chef, pasteleros y bartenders. Demostraciones para tomar conciencia también de las bondades de una alimentación a base de los productos frescos de cada estación.

Las clases de cocina al aire libre fueron el espacio propicio para que el público pudiera llevarse varios tips, recetas y conocimientos de prestigiosos chef, pasteleros y bartenders. Demostraciones para tomar conciencia también de las bondades de una alimentación a base de los productos frescos de cada estación.

La cerveza tuvo un espacio para degustar la malta en sus múltiples opciones de elaboración de la ruta cervecera del país: productos premium, artesanales y una amplia variedad de estilos de cerveza para calmar la sed y acompañar las tentadoras propuestas de los food trucks.

La cerveza tuvo un espacio para degustar la malta en sus múltiples opciones de elaboración de la ruta cervecera del país: productos premium, artesanales y una amplia variedad de estilos de cerveza para calmar la sed y acompañar las tentadoras propuestas de los food trucks.

También participaron trece bodegas y sommeliers de vinos quienes brindaron asesoramiento y orientación al público. Otro buen complemento para aprovechar al máximo la experiencia gourmet.

También participaron trece bodegas y sommeliers de vinos quienes brindaron asesoramiento y orientación al público. Otro buen complemento para aprovechar al máximo la experiencia gourmet.