Dentro de lo posible, aquellos pasajeros que tengan problemas para conciliar el sueño en un avión deberían sacar vuelos que les permitan llegar a la tarde-noche del destino, lo que permitirá evitar tener que descansar forzosamente durante el viaje (Shutterstock)
Dentro de lo posible, aquellos pasajeros que tengan problemas para conciliar el sueño en un avión deberían sacar vuelos que les permitan llegar a la tarde-noche del destino, lo que permitirá evitar tener que descansar forzosamente durante el viaje (Shutterstock)

El avión es uno de los lugares donde más se dificulta dormir. La ansiedad por los preparativos, el miedo a perder los documentos, el eventual cambio de horario o la posibilidad de que suceda algo con el equipaje son todos factores que suelen mantener inquieto al pasajero en su fugaz paso por el aire.

Horario de vuelo

Dentro de lo posible, aquellos pasajeros que tengan problemas para conciliar el sueño en un avión deberían sacar vuelos que les permitan llegar a la tarde-noche del destino, lo que permitirá evitar tener que descansar forzosamente durante el viaje. Además, en lugares donde el horario es completamente diferente al propio, se recomienda generalmente, para evitar lo más posible el jet-lag, irse a dormir a las 10 de la noche del lugar de llegada.

Ajustar los relojes

Un gran problema para aquellos que, presos de los nervios y la incomodidad, no se pueden dormir en un vuelo son los relojes. Tener una señal visual que indique la hora del lugar desde donde se parte puede dificultar la adaptación del cuerpo al viaje. Es por eso que se recomienda ajustar la hora del reloj de mano o del celular en el momento que se llega al avión. De esta manera, el cerebro, órgano cuya participación es fundamental en el descanso, comenzará a adaptarse a los nuevos horarios.

En los vuelos los asistentes de viaje ofrezcan una copa de un trago o un vino después del despegue, pero no es aconsejable beber si se busca descansar (Shutterstock)
En los vuelos los asistentes de viaje ofrezcan una copa de un trago o un vino después del despegue, pero no es aconsejable beber si se busca descansar (Shutterstock)

Comer antes de subir al avión

Como el acto de comer es un gran indicador en el cuerpo de del ritmo circadiano -y casi siempre se realiza antes de dormir- es una buena forma de enviarle un mensaje al cuerpo de que es hora de descansar.

Usar una máscara para evitar que entre luz

La luz inhibe la melatonina y esto favorece la vigilia. Por ese motivo, el pasajero debe evitar luces brillantes en el momento previo al viaje -incluyendo teléfonos y computadoras- para evitar el insomnio. Eso significa que mirar películas, leer de una pantalla o estar expuesto cualquier otro tipo de luces una vez que el avión despegue, no es buena idea. Lo ideal es llevar siempre una máscara de ojos para evitar la mayor cantidad de luz posible en los vuelos nocturnos y permitirle al cuerpo descansar con tranquilidad.

Utilizar una almohada de cuello

Las almohadas del cuello ayudan mucho si estás sentado, porque los cuellos de las personas se rompen y lesionan cuando no pueden reclinarse. La recomendación es realmente hacer lo que sea posible para estar cómodo porque dormir en una mala posición puede producir serias lesiones.

El pasajero debe evitar luces brillantes en el momento previo al viaje -incluyendo teléfonos y computadoras- para evitar el insomnio (Shutterstock)
El pasajero debe evitar luces brillantes en el momento previo al viaje -incluyendo teléfonos y computadoras- para evitar el insomnio (Shutterstock)

Estar como en casa

Los viajeros deben tratar de imitar el ambiente ideal de su dormitorio, que es oscuro, tranquilo, fresco y cómodo. Para lograrlo, se aconseja usar ropa cómoda, estar abrigado por eventuales cambios de temperatura y llevar una máscara de ojos. Una buena idea también es perfurmar un abrigo, la máscara o una manta con el perfume que se usa habitualmente o con el que se perfuman las sábanas para sentirse en un ambiente familiar.

Nada de alcohol

Es común que en los vuelos los asistentes de viaje ofrezcan una copa de un trago o un vino después del despegue, pero no es aconsejable beber si se busca descansar. De hecho, el alcohol antes de acostarse realmente puede actuar como un estimulante que atente contra el buen sueño.

SEGUÍ LEYENDO