La increíble vista de los Alpes en Grand Massif Club Med. Se inauguró en diciembre de 2017.
La increíble vista de los Alpes en Grand Massif Club Med. Se inauguró en diciembre de 2017.

El paisaje que invade los sentidos entre las comunas francesas de Samoëns y Morillon es todo lo que puede describirse como un paraíso nevado. Una postal blanca bañada de reflejos de sol donde centenares de familias pasan sus vacaciones cada año, en búsqueda del lugar ideal donde vivir unas vacaciones y disfrutar de los deportes de nieve.

En un lugar donde las propuestas de alojamiento abundan con mayor y menor lujo y servicios, se destaca una modalidad que en general suele asociarse con el calor del trópico y las playas de arena fina. Es que en el Grand Massif de Club Med, un nuevo resort "all-inclusive" de 420 habitaciones, las cosas funcionan de una forma muy diferente que en otros hoteles de esas latitudes.

En la cumbre: el resort tiene una vista 360° de esa zona de Alpes, en la región de la Alta Saboya.
En la cumbre: el resort tiene una vista 360° de esa zona de Alpes, en la región de la Alta Saboya.

El concepto central es el de disfrutar de jornadas inmejorables de esquí en familia sin tener que hacer filas, realizar pagos extras o preocuparse por la movilidad dentro de las pistas. Cada huésped tiene un locker que coincide con el de su cuarto. Ahí se guardan sus equipos (lo único que deben alquilar o llevar por su cuenta) y los visitantes se preparan para disfrutar de jornadas de aproximadamente seis horas en ese edén de cumbres nevadas.

Grand Massif tiene acceso directo a un complejo de 300 kilómetros de pistas, 71 elevadores y acceso a cinco pueblos. Ahí hay desafíos para todos los gustos y niveles. Los más avezados pueden enfrentar intensos trayectos de freeriding, mientras que los más chicos pueden tomar clases grupales o personales.

Claro, también hay lugar para otras actividades y deportes que van desde el snowboard a deslumbrantes caminatas alpinas para no dejar de maravillarse con el paisaje.

Guías expertos le permiten a los esquiadores acceder a lugares recónditos de la montaña.
Guías expertos le permiten a los esquiadores acceder a lugares recónditos de la montaña.

La propuesta incluye un sistema de clases que divide a los esquiadores y snowboarders en cinco niveles distintos con el fin de que cada persona pueda ir a su ritmo y tener un tratamiento más personalizado para sacar el máximo de la experiencia. Esquiadores expertos son guiados por la montaña, accediendo a diversos sitios fuera de pista imposibles de localizar sin un guía profesional, mientras que los principiantes podrán aprender a dominar las pistas con un grupo a su medida.

Apto para toda la familia

Los padres no tienen que temer: la propuesta también está pensada para contentar a niños y adolescentes. La École du ski está guiada por profesionales que conocen a la perfección la extensión de las pistas y, por un extra, pueden enseñar a chicos desde los tres años.

El servicio de guardería está disponible para bebés desde los cuatro meses y, a partir de los cuatro años, los chicos ya pueden sumarse a actividades grupales de esquí en el complejo.

Los fanáticos de los deportes de nieve cuentan con todas las facilidades para disfrutar de los más de 300km de pistas del complejo.
Los fanáticos de los deportes de nieve cuentan con todas las facilidades para disfrutar de los más de 300km de pistas del complejo.

El post-esquí también está cubierto: salas con X-box, metegol y una amplia selección de juegos de mesa aseguran entretenimiento durante el after, acompañado por amplios sillones en áreas Wi-Fi  para compartir sus aventuras y los increíbles paisajes en sus redes sociales.

Placeres de altura

La arquitectura del hotel no invade y por el contrario, parece parte de la montaña misma. Además, todo está ideado para que el paisaje sea el protagonista. Amplias ventanas dominan los lobbys, restaurantes y habitaciones, haciendo imposible olvidar que se está en el corazón de los Alpes.

El menú es todo lo que se puede esperar de la región. Muestras de alta gastronomía alpina, sumadas a manjares del mundo como salmón, ostras, cordero, y la espectacular oferta de quesos y vinos locales.

La oferta gastronómica del Grand Massif combina lo mejor de los productos locales con técnicas de alta cocina.
La oferta gastronómica del Grand Massif combina lo mejor de los productos locales con técnicas de alta cocina.

También es recomendable salir del complejo para conocer el pueblo local y su oferta gastronómica y cultural. Samoëns se destaca por sus artesanos de la piedra. Su iglesia en el centro, que data del S.XIII, es una must-see de la arquitectura local, detenida y preservada en el tiempo.

El paraíso posible

Los nuevos vuelos con una escala a Suiza desde Buenos Aires abren el juego para planear vacaciones en destinos de este tipo, ya que la región francesa se ubica a escasos kilómetros del aeropuerto internacional de Ginebra. Esto permite bajar del avión y, en una hora, estar esquiando en uno de los lugares mas bellos del mundo.

En el resort predominan las ventanas desde el techo al piso para que la montaña invada los sentidos.
En el resort predominan las ventanas desde el techo al piso para que la montaña invada los sentidos.

Además, el Club Med Grand Massif suele tener promociones con importantes descuentos, que pueden llegar hasta el 50%, dependiendo de las comodidades y servicios elegidos. Durante su Early Booking de Invierno mundial en los días 14,15 y 16 de marzo de 2018. Con estos precios promocionales, un adulto con todo incluido (comidas, bebidas, medios y clases) puede rondar los 30 mil pesos por semana haciendo un destino más que apetecible para los que busquen nuevos destinos de invierno.