Uno de los Poshtels de Barcelona que es caracterizado por brindar clases de yoga a sus huespedes (Casa Gracia Barcelona)
Uno de los Poshtels de Barcelona que es caracterizado por brindar clases de yoga a sus huespedes (Casa Gracia Barcelona)

De la unión de hostel y posh (elegante en inglés) surge esta variante de alojamiento económico que ofrece prestaciones hasta ahora reservadas para estancias de alta gama. Desayunos buffet, interiores de diseño, servicio de spa, clases de yoga, wifi, biblioteca, terrazas con bar y pileta. La lista puede ser tan larga como las prioridades de los nueva generación que viaja. Su presupuesto económico es lo que hace que prefieran estos alojamientos.

La generación de los que ahora tienen entre 20 y 35 años parece ser cada vez más exigente con las comodidades a la hora de viajar y conocer nuevos rumbos. La opción más elegida por ellos es la de los posthels y lo esencial para ellos es que sea el más económico pero que no pierda sus comodidades.

Lo más importante para los viajeros es que haya conexión de Wifi y gratuita (Istock)
Lo más importante para los viajeros es que haya conexión de Wifi y gratuita (Istock)

Según un estudio de la entidad financiera JP Morgan Chase, los jóvenes entre 18 y 34 años valoran mucho más el servicio de tintorería, masaje o admisión de mascotas que generaciones anteriores. La conexión WiFi es, por supuesto, imprescindible para un 97% y prácticamente la mayoría (44%) consulta las opiniones de otros usuarios en las redes sociales antes de decidirse por un alojamiento.

"Los poshtels son la versión definitiva de un hostel manteniendo la diversión, la energía y la pasión", dice Josh Wyatt, director de estrategia de Generator Hostels la principal cadena responsable de redefinir este concepto por todo el mundo.

 
Los viajeros ya no deben priorizar lo economico por las comodidades a la hora de conocer una nueva ciudad (Istock)
Los viajeros ya no deben priorizar lo economico por las comodidades a la hora de conocer una nueva ciudad (Istock)

En conclusión, actualmente los jóvenes son mucho más exigentes a la hora de viajar de lo que las generaciones anteriores fueron y son, y esto ha afectado la oferta hotelera de bajo presupuesto.

LEA MÁS: