Tanto los gestos como las expresiones muestran detalles de la personalidad
Tanto los gestos como las expresiones muestran detalles de la personalidad

Dicen que "una imagen vale más que mil palabras", y muchas veces, un gesto también. Tanto los gestos como tus expresiones muestran tu personalidad, además de delatar qué es lo que realmente estás queriendo decir.

Imaginate que estás en una entrevista de trabajo, y si bien tenés mucha experiencia y ganas de que te tomen, te mostrás sumiso, mirando hacia abajo, casi sin moverte… seguramente vas a quedar afuera.

El lenguaje no es sólo lo que se dice, sino también lo que se muestra. Hasta los silencios importan. Por eso, es clave estar consciente de cómo una expresión puede ser interpretada para bien o para mal; y tener en cuenta lo siguiente:

El lenguaje no es sólo lo que se dice, sino también lo que se muestra. Hasta los silencios importan

• Los estados de ánimo van a influir en tus gestos: buscá primero la calma interna, para luego reflejarle en el exterior.

• Tu cara debe transmitir confianza, pero no soberbia: No gesticules demasiado, mostrate tranquilo y sencillo.

• Evitá moverte nerviosamente: no cruces y descruces las piernas, no te pares y te sientes, no mires el reloj, etcétera.

Las manos son las aliadas: saber usarlas como recurso para complementar las palabras será clave (Getty)
Las manos son las aliadas: saber usarlas como recurso para complementar las palabras será clave (Getty)

• Establecé contacto visual: la vista tiene un papel fundamental en la comunicación humana. Aun así, evitá jugar a ver quien baja la mirada primero. Tampoco te pierdas en un punto fijo o en el piso.

• Que tu postura no sea sumamente rígida, pero tampoco demasiado relajada: repartí equitativamente el peso de tu cuerpo para no cansarte mientras estás conversando.

• Las manos son tus aliadas: usalas como un recurso para complementar tus palabras y que tu conversación tenga más fuerza. Pero ojo, que también pueden distraer

SEGUÍ LEYENDO