Ocho recomendaciones alimentarias y tres recetas nutritivas para evitar aumentar de peso en invierno

Mito o realidad, existe la idea de que las comidas de los meses de frío son una invitación a sumar calorías de manera desmesurada. Una especialista en nutrición dio a Infobae tips para no dejar de sumar verduras y mantener una dieta balanceada
En invierno, se puede optar por incluir las verduras en preparaciones calientes (Getty)

Cuando las marcas térmicas no superan los 15 grados, el cuerpo "pide" calor. Las comidas tienden a volverse menos livianas y el riesgo siempre está en que el final del invierno nos encuentre con unos kilos extra.

En simultáneo, los medios de comunicación y las redes sociales se vuelven multiplicadores de dietas casi milagrosas y planes de descenso de peso llevados a cabo por celebrities que revelan detalles y trucos para hacerle frente al sobrepeso.

"Sistemas virtuales de descenso de peso, dietas proteicas estrictas, batidos mágicos, pastillas milagrosas, suplementos de elevado costo, son algunos de los métodos que utilizan con el afán de verse delgadas", según consignó a Infobae la licenciada en Nutrición Delfina Fahey (MP 3438).

Destinarle tiempo a la planificación del menú semanal es una de las claves para comer saludable

Para ella, "especialmente en esta época del año existe una mayor tendencia a querer a adelgazar, para contrarrestar los efectos de las épocas de frío, la escasa inclusión de las frutas y verduras y la baja ingesta de agua".

La especialista enumeró criterios que a su entender son clave para reorganizar la alimentación durante estos meses:
-Elegir preparaciones saludables en las cuatro comidas principales.

-Evitar saltear comidas, que solo conducirá a caer en tentaciones y elegir tentempiés poco nutritivos, altos en sodio, grasas y azúcares. Para las horas fuera de casa, procurar tener a mano colaciones saludables.

-Destinarle tiempo a la planificación del menú semanal. En invierno, se puede optar por incluir las verduras en preparaciones calientes, como tortillas, omelette, hervidas, grilladas, asadas. Algunos ejemplos son: zapallitos y calabaza rellena, lasaña de vegetales, guiso de verduras, salteado de vegetales, pastel de carne con vegetales.

Si se comen ensaladas, una buena opción es consumir previamente un caldo de vegetales (iStock)

-Si se eligen ensaladas, una buena opción es consumir previamente un caldo de vegetales.

-Es posible cubrir los requerimientos de agua con infusiones, evitando adicionar azúcares, y con caldos de verduras. Si bien este método no es igual que cubrir la recomendación con agua pura.

-Recordar hacer las compras con anticipación y mantenerse activo.

-Evitar obsesionarse contando calorías, darse gustos con moderación, no dejar de asistir a reuniones por hacer dieta, evitar someterse a dietas estrictas que promueven trastornos alimentarios.

-Pedir ayuda a un profesional. Bajar de peso implica aprender a comer de forma saludable y ser perseverantes en el proceso, ya que no se baja de peso de la noche a la mañana, y siempre será frustrante esperar resultados mágicos.

Recetas nutritivas para tener en cuenta

Asar las verduras en el horno es otra manera de consumirlas en invierno (Getty)

Zapallitos rellenos: Para ocho zapallitos, se necesita un kilo de pechuga de pollo sin piel, una cebolla, zanahoria rallada, condimentos a gusto. Cocinar los zapallitos en agua caliente o microondas, saltear la cebolla, agregar el pollo cortado en cubos, y la zanahoria, condimentar, agregar la preparación en el relleno de los zapallitos y gratinar en horno.

Lasagna de berenjena: Se necesitan dos berenjenas, jamón cocido natural, queso en fetas, salsa de tomate, carne picada bien magra. Cortar las berenjenas en láminas finitas, cocinarlas en el horno, además saltear una cebolla, agregar tomate cortado en cubo, y lata de tomate perita cubeteado y la carne picada. Colocar en una fuente para horno las capas de berenjena, con su relleno, queso y jamón. Llevar a horno a gratinar con queso en hebras. También se puede hacer con zucchinis.

Polenta con vegetales: La polenta puede ser un plato nutritivo, si se consume con moderación y se le agregan verduras, como tomates cherry, espinaca o brócoli cocido. Al armar la preparación, se puede colocar en el centro de la polenta los vegetales, y llevar a horno con queso para gratinar.

SEGUÍ LEYENDO

Últimas noticias

Mas Noticias