La improbable amistad de un perro y un pato pekinés que enternece al mundo

Hoy casi inseparables no conciben estar el uno sin el otro
Hoy casi inseparables no conciben estar el uno sin el otro

Barclay es un perro golden retriever y Rudy un pato pekinés. Estos dos animales tan distintos se convirtieron en amigos inseparables.

La relación entre ellos no empezó demasiado bien, ya que el can se comía el alimento de los patos que se encontraba en el granero. Sin embargo, eran tantas las veces que Barclay iba a robarse comida que finalmente congenió con Rudy, el pato alfa.

Rudy era el macho alfa y es por eso que estaba tan atento a Barclay

Pam Isihuro, dueña de los animales, dijo en una entrevista con el Daily Mail que Rudy suele subirse encima de Barclay para reclamar su atención, para empezar a jugar algo que quizás al perro no le importa en absoluto.

Eso sí, su relación no es siempre color de rosa, ya que muchas veces tienen encontronazos. Por suerte, siempre solucionan sus diferencias jugando. De hecho, no quieren jugar con nadie más.

Juegan todo el día hasta quedarse dormidos y se buscan todo el tiempo

"Rudy y Barclay se necesitan mutuamente, creo que es por eso que tienen un vínculo tan fuerte, nadie jugará de esa manera con ellos, se encontraron mutuamente", añadió su dueña.

LEA MÁS: