El animal terminó falleciendo en el asiento trasero de un auto
El animal terminó falleciendo en el asiento trasero de un auto

Quedó instalado por el dicho popular: el perro es el mejor amigo del hombre. Son incontables los casos en donde las personas adoptaron actitudes inimaginables para demostrarle a su mascota el amor que sienten por ella.

Sin embargo, también están los otros casos. Los poco felices, los repudiables. El hecho ocurrió en la zona de barrio Villa Uranga (entre las calles Ovidio Lagos y Las Camelias), de la ciudad de Paraná, Entre Ríos, en donde la dueña de un ovejero alemán dejó al animal moribundo en la calle y siguió atendiendo su comercio, y luego el perro murió.

El suceso causó un repudio masivo en las redes sociales por la sensibilidad del caso. Al parecer, un grupo de ladrones intentó robar la panadería de esta mujer, que se resistió junto a su perro, el cual fue gravemente golpeado por los delincuentes, quienes escaparon sin llevarse nada. Luego del mal momento, la dueña del perro decidió dejarlo en la vereda del comercio, mientras el can agonizaba y no se movía.

 

"Defendió su casa de asquerosos ladrones. Lo golpearon. Cuentan los vecinos, que la dueña, que tiene una panadería, lo dejó en la vereda a su suerte. Cerró la puerta, siguió con su vida y hace días que (el perro) estaba así golpeado. Quedó allí hasta agusanarse. Hoy, al enterarnos, mandamos a buscarlo, pero falleció dentro de un auto abandonado en la vereda", señaló Gabriela, proteccionista animal de la zona, en su perfil de Facebook.

Finalmente, se confirmó que un grupo de proteccionistas denunció el caso en la comisaría local.

LEA MÁS: