"Cuidarse la piel no tiene que ser una tortura": la dermatóloga de las estrellas compartió los secretos para un rostro natural según cada edad

Por su consultorio pasan Dolores Fonzi, Carla Peterson y Griselda Siciliani, entre muchas otras actrices y modelos. Sin embargo, la médica Lilian Demarchi asegura que lo que ellas buscan es lo mismo que todas las mujeres: "Naturalidad en la expresión, suavizar el paso del tiempo sin perder la singularidad del rostro". Una rutina básica diaria y los tratamientos indicados para cuidar la piel según la edad
Todas las mujeres buscan lo mismo en lo que a cuidado de la piel respecta: naturalidad en la expresión

Dolores Fonzi, Carla Peterson, Eugenia Tobal, Griselda Siciliani, Carolina Peleritti, Esmeralda Mitre, Flor Vigna, Violeta Urtizberea y Mery del Cerro son sólo algunas de las mujeres que asiduamente visitan a la dermatóloga Lilian Demarchi para cuidar su piel. "Ah, pero ellas son famosas, viven de su imagen", podrá decir alguien que cree que verse bien y ser una "mujer común" son ideas incompatibles.

Sin embargo, todas sus pacientes, sean actrices, modelos, empleadas administrativas, amas de casa, docentes o abogadas, buscan lo mismo: "Naturalidad en la expresión, ser ellas mismas, suavizar el paso del tiempo sin perder la singularidad del rostro". Así lo confesó a Infobae la médica dermatóloga, quien en una entrevista dio detalles de cómo cuidan la piel esas mujeres que parecen tan lejanas a la gran mayoría, y a las que sin embargo les preocupan las mismas cosas a la hora de mirarse al espejo.

Cuidar la piel requiere una rutina básica diaria, de no más de tres pasos, y una consulta con el dermatólogo para planificar qué tipo de tratamiento realizar en cada caso

"Es probable que a ellas cuando tienen que grabar una película o tienen una campaña por delante les haga algo más intenso y acotado, como nosotras cuando tenemos un casamiento o el cumpleaños de 15 de una hija, pero siempre digo que lo importante es la perseverancia, ir al dermatólogo y ver cuál es la propuesta de cuidado que nos hace, según la edad y lo que cada rostro necesite", recalcó la especialista de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).

Your browser doesn’t support HTML5 video

No hay recetas mágicas, hay que ocuparse. La buena noticia es que "cuidarse la piel no tiene que ser una tortura", según la misma especialista aseguró: "tiene que ser algo fácil, de todos los días y que sea compatible con nuestra vida de mamá, de mujer que trabaja y no tiene tiempo de sobra".

"Básicamente es sacarse el maquillaje todos los días, en la ducha si nos bañamos a la noche o con algún agua micelar o lo que tengamos en casa y que el dermatólogo haya chequeado y ponerse una crema hidratante de noche. Y después ir a dormir -comenzó a detallar-. A la mañana siguiente, nos lavamos la cara y los dientes, y nos ponemos una buena humectante de día y protector solar. Esa es la rutina diaria básica".

¿No parece imposible de cumplir, no es cierto?

Entre los 20 y los 30 años, el foco está en mejorar el aspecto de la piel y prevenir el fotodaño, las manchas y el envejecimiento prematuro

Ahora bien, además de ese cuidado básico, será clave la consulta con el dermatólogo, que es quien sabrá orientar qué hacer para cuidar la piel según la edad y las necesidades de cada persona.

"A temprana edad, entre los 20 y los 30 años, el foco está en mejorar el aspecto de la piel y prevenir el fotodaño, las manchas y el envejecimiento prematuro. La piel todavía tiene una buena producción de colágeno y hay que tratar de mantener esa naturalidad. Lo más recomendado en esta etapa es hacer algún peeling para remover células muertas y usar una buena crema diaria", señaló Demarchi, quien diferenció que "a partir de los 30 es necesario mantener lo que la naturaleza nos dio".

Entre los 20 y los 30, la piel todavía tiene una buena producción de colágeno y el foco es mantener esa naturalidad (Getty)

A esa edad, según explicó la especialista, "empieza a disminuir la producción de colágeno y lo que se necesita es hidratar la piel en profundidad". "Es necesario empezar a bioestimular las células y lo recomendable es comenzar con algún tipo de tratamiento mini invasivo para estimular la producción de colágeno", propuso, al tiempo que destacó que uno de los más indicados en este sentido es la mesoterapia facial. "Son microinyecciones con vitaminas, aminoácidos y ácido hialurónico que ayuda a hidratar y nutrir la piel en profundidad. Esto es prevención y también empezar a tratar la piel", apuntó.

"Cuando llegamos a los 40 hay que empezar a hacer cosas un poco más activas. A esta edad, puede empezar a notarse, por ejemplo, que el óvalo de la cara comienza a perderse y lo más recomendado será tensar con algún producto tensor por excelencia", recomendó la especialista.

Hace unos años sólo era posible revertir los efectos de la flacidez y las arrugas con una cirugía

Y tras destacar que también se pueden empezar a notar algunos signos como caída de la cola de las cejas, que da la pauta de cierto grado de flacidez, Demarchi subrayó que hace unos años esa "caída libre" sólo era posible frenarla con la cirugía. "Nosotros ahora tenemos la posibilidad de tratar la flacidez con ciertos láseres o radiofrecuencia 3D y una gama de productos que son mini invasivos y permiten tensar la piel y mantener la estructura del rostro", ahondó.

Otro aspecto a tener en cuenta son las arrugas, "que son fácilmente corregibles con toxina botulínica". "La toxina botulínica sirve, no sólo para eliminar las arrugas de expresión, sino también para posicionar cejas o mejorar el óvalo de la cara que se va perdiendo con el paso del tiempo, así como para tensar el cuello", puntualizó la experta.

Hoy es posible revertir la flacidez y las arrugas con ciertos tipos de láser y radiofrecuencia (Getty)

"Entre los 40 y 50 años empezamos a ver ciertas 'sombras' en la cara que nos dan aspecto de cansancio, como abajo de los ojos y en el surco nasogeniano -añadió-. Ese síntoma es señal de pérdida de colágeno, y lo que hay que hacer es reposicionar con el uso de ciertos rellenos como el ácido hialurónico que se amalgama a la dermis y da un aspecto muy natural".

Para finalizar, Demarchi insistió en la importancia de hacer una consulta médica para que sea el profesional quien oriente sobre lo que necesita cada piel. "Si a mi amiga le sirvió el láser para sacar manchas quizá yo necesito una radiofrecuencia 3D para cerrar los poros", ejemplificó para explicar que "no todos los tratamientos son necesarios para todos; cada procedimiento es personalizado y tiene que ser orientado por un especialista".

SEGUÍ LEYENDO

Últimas noticias

Mas Noticias