La preocupación por la adiposidad localizada es alta en todas las edades (Getty)
La preocupación por la adiposidad localizada es alta en todas las edades (Getty)

Que los hombres cuidan su imagen mucho más que en otras épocas no es novedad. Hoy la belleza ya no es privativa del sexo femenino y la medicina estética tuvo que adaptarse a las necesidades de un paciente nuevo, que comenzó a demandar atención.

Y para sorpresa de los especialistas, incluso comparten -hombres y mujeres- la misma inquietud estética. Un estudio realizado en la Argentina reveló que la adiposidad localizada es, por lejos, la preocupación número uno tanto de hombres como mujeres y a esta le siguen la celulitis, la flacidez y recién después las arrugas faciales.

"Esta preocupación de los argentinos no es algo aislado sino un fenómeno que se ve a nivel mundial. Muestra de esto es el alto crecimiento en la demanda de tratamientos como la criolipólisis, una solución rápida y efectiva, sin tiempo de recuperación que brinda resultados similares a los de una lipo en solo una sesión de 35 minutos". Jocelyn Isambert, del área de Marketing de CoolSculpting, resaltó que el último informe de la Asociación Americana de Cirugía Plástica (Asaps) mostró también que "este tipo de tratamientos para combatir la adiposidad localizada crecieron un 217% en los últimos cinco años en los EEUU, quedando en el tercer puesto del top five de tratamientos no invasivos detrás de la toxina botulínica y el ácido hialurónico".

Alrededor de 9,6 millones de personas poseen adiposidad localizada en el país y 6,5 millones consideran hacer un tratamiento para combatirla

La investigación presentada en el CoolSculpting Ed, un evento para especialistas de la región sobre las últimas novedades de este tipo de tratamientos, que se realizó en Buenos Aires, destacó también que alrededor de 9,6 millones de personas poseen adiposidad localizada en nuestro país y 6,5 millones consideran hacer un tratamiento para combatirla.

Así como la preocupación por la adiposidad localizada es constantemente alta en todas las edades, también lo es la solución que las personas buscan para esa problemática: el 74% prefiere tratamientos no invasivos a una cirugía. "Tanto para los hombres como las mujeres, la seguridad y la eficacia en los resultados son dos puntos clave a la hora de optar por un tratamiento", según el relevamiento.

La tendencia mundial son las soluciones estéticas no invasivas (Getty)
La tendencia mundial son las soluciones estéticas no invasivas (Getty)

Asimismo, la esperanza de la dieta y el ejercicio postergados, como la búsqueda de seguridad sin tiempo de recuperación son las principales barreras que presentan los argentinos para comenzar a ocuparse del tema.

"El 65% considera que debe combatir la adiposidad localizada por sus propios medios con dieta y ejercicio, mientras que al 48% le preocupa la seguridad de los tratamientos", mostró el estudio. En tanto, "el 45% no está al tanto de las alternativas no quirúrgicas para tratar la adiposidad localizada y al 44% le preocupan los efectos adversos que pueda tener este tipo de procedimientos".

En otro orden, la misma encuesta de Asaps subrayó que los tratamientos para combatir la adiposidad localizada se instalaron en el top five de las técnicas no invasivas y ocupan el tercer puesto detrás de la toxina botulínica y el relleno de ácido hialurónico. Esta encuesta muestra cómo los tratamientos no invasivos para adiposidad localizada crecieron más de un 217% en los últimos cinco años. El rango de 35 a 50 años de edad es uno de los que más requieren este tipo de tratamientos, según la encuesta.

La palabra de los especialistas locales

La criolipólisis “mata” los adipositos, que luego son naturalmente metabolizados y eliminados del cuerpo (Getty)
La criolipólisis “mata” los adipositos, que luego son naturalmente metabolizados y eliminados del cuerpo (Getty)

La tecnología de criolipólisis ya es furor en Europa, y se sabe que es capaz de solucionar uno de los mayores desafíos estéticos: lograr la destrucción selectiva de los cúmulos de grasa localizada de forma no invasiva. Mediante esta técnica se destruyen las células grasas sin dañar otros tejidos.

"La tendencia mundial son las soluciones estéticas no invasivas, que ofrecen un abanico de opciones, cuyo denominador común es embellecer sin agredir. Hoy la gente busca lo natural, y esto es lo que ofrecen los tratamientos no invasivos de última generación", subrayó el cirujano plástico Sergio Korzín, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Láser y Tecnología Médica (Saltem).

Para el especialista, "en muchos casos, los pacientes eligen este tipo de tratamientos por la velocidad en que se realizan, porque son ambulatorios y en general los resultados son mucho más moderados y naturales que los de una cirugía, además los beneficios se perciben en forma paulatina, es decir que no hay cambios radicales que puedan incomodar al paciente".

Los tratamientos para combatir la adiposidad localizada se instalaron en el top five de las técnicas no invasivas

Y tras asegurar que "a diferencia de las cirugías de pérdida de peso, como el bypass gástrico, la criolipólisis no es una solución para las personas con obesidad", la médica nutricionista especialista en estética Silvana Dato remarcó que "los buenos candidatos para el procedimiento tienen acumulaciones de adiposidad notorias en ciertas zonas y les es difícil eliminarla. Muchas personas prefieren una alternativa no quirúrgica a la liposucción".

En palabras de la cirujana plástica María Rolandi Ortiz, "este procedimiento es el tratamiento indicado cuando se busca tratar la adiposidad localizada en zonas como abdomen, flotadores, pierna, pantalón de montar, papada o ese rollo 'rebelde' que no se va con dieta y ejercicio".

La exposición al frío hace que los adipocitos colapsen y mueran. Estas células son naturalmente metabolizadas y eliminadas del cuerpo. Los resultados que se pueden obtener son muy similares a los de una liposucción, pero sin pasar por un quirófano y sin posoperatorio. "Se consigue disminuir un 30% la grasa localizada (por sesión) en la zona tratada, con solo una o dos sesiones y con resultados visibles a partir de la tercera semana, con su punto óptimo a los tres meses", aclaró la experta.

SEGUÍ LEYENDO