Halima Aden, la primera modelo con hiyab que abre las puertas del mundo de la moda a la diversidad

Es inmigrante refugiada de Somalia pero llegó a los Estados Unidos para romper con todos los esquemas de la moda sin perder su identidad religiosa. Hoy comparte el staff con Gigi Hadid, y Vogue, Dolce & Gabbana y hasta Nike la contrataron como musa. Su historia singular marca el rumbo de la industria occidental con un interés creciente en el mercado multicultural
Halima Adem, la modelo musulmana que impone la cultura islámica en la moda (Smoda)

Dolce & Gabbana fue la primera marca europea en darle la bienvenida a la cultura musulmana con su línea "Abaya" de túnicas y velos en concordancia con la religión, un hecho que marcó un hito en el mundo fashion y recorrió los titulares del mundo en 2016.

La tapa de Gigi Hadid enfundada en un velo que cubría su cabeza en la primera edición de la revista Vogue Arabia en 2017 causó un revuelo pero fue otro de los indicios de la creciente normalización de esta prenda alrededor del planeta. El desembarco de la belleza somali de 20 años Halima Aden, que posa y desfila con hiyab, confirma esta nueva apertura multicultural y marca el nuevo rumbo de la moda occidental.

En escasas oportunidades el universo fashionista inmortalizó en una pasarela, campaña o portada de revista la imagen de una modelo luciendo su vestimenta religiosa. Pero hoy las cosas parecen estar cambiando, y Aden es una gran impulsora de este cambio, donde los diseñadores aceptan sus reglas celebrando su identidad cultural.

Halima Aden, la musa elegida por las grandes marcas que impone sus reglas a los diseñadores

Nacida en un campo de refugiados de Kenia -luego de que sus padres escaparan de Somalia- llegó a los Estados Unidos con 7 años sin hablar una palabra de inglés. Rápidamente se adaptó a la nuevas costumbres sin olvidar sus raíces.  Su fama, justamente, surgió a partir de su impronta multicultural. Hace apenas algunos meses decidió participar del concurso de belleza Miss Minnesota con burkini y hiyab, negándose a seguir con los parámetros estipulados, toda una revolución que despertó el interesó de la industria, especialmente de la prestigiosa agencia IMG Models, la misma a la que pertenece Gigi Hadid y que catapultó al estrellado a Kate Moss.

"Lo que está llegando a la moda es un revalorización y un respeto por los parámetros culturales", resaltó Patricia Doria, diseñadora de indumentaria y directora del área de moda de la Universidad de Palermo.

Halima Aden en la pasarela de Max Mara, en la Milan Fashion Week

"El velo establece una distancia entre el mundo secular y religioso; es un poderoso símbolo de identidad, de tradición, de historia, pero sobre todo de feminidad. Designa y disimula la representación física de una practica secreta. Posee además una funcionalidad anatómica,  lejos de ser visto como un símbolo de opresión", explicó Susana Murphy, doctora especialista en asiriología.  

Tapa de Grazia y Vogue

La modelo impuso un único requisito a la hora de modelar: trabajar siempre con la hiyab, una decisión aceptada por Yeezy, Nike, Dolce&Gabbana, o por los directivos de la nueva campaña de maquillaje de Rihanna, Fenty. También fue tapa de  Allure, Vogue y Grazia, y fue fotografiada por el gran Mario Sorrenti. Hasta  participó de la semana de la moda en Milán de la mano de la boutique italiana Max Mara.

Halima está rompiendo las barreras de la belleza siendo ella misma. Creo que es increíblemente inspirador, y sé que se convertirá en un icono, defiende el director de IMG.

Para Halem su misión es clara : "El mensaje que quiero transmitir a las chicas jóvenes es que puedes tener un aspecto un poco distinto, pero vivir la misma experiencia. No pretendo cambiar las reglas ni hacer que se adapten a mí, pero siempre encontraré la manera de formar parte del grupo".

Your browser doesn’t support HTML5 video

Murphy celebra esta inclusión y la normalización de la hiyab, que no deja de sorprender a un sector por su 'costado exótico': "Yo pienso que Occidente ve a Oriente como femenino, donde particularmente se destaca la sexualidad".

Compañera de Gigi Hadid comparten pasarela y agencia de moda

El fenómeno en auge se confirma con el éxito de las egobloggers, con miles de suscriptores en las redes. Donna Karan, H&M, Zara o Mango lanzaron sus propias colecciones para el mercado islámico, que fueron recibidas con aplausos.

"Hay una clara necesidad de penetrar en otro mercado", resaltó Muphy. "Y cobra sentido, ya que el status de la belleza y de la moda tiene un peso importante para las mujeres orientales. Son coquetas, vanidosas, elegantes, y las clases altas cuentan con un alto presupuesto para ropas de primeras marcas", detalló.

La primera campaña de Nike que incluye un línea de velos para entrenar

Halem encarna a la generación M, que corresponde a jóvenes musulmanas nacidas entre 1980  y 2000 que le escapan a la connotación sexual del hábito y abanderan el uso del velo. "No entiendo que se vea como una imposición a las mujeres, yo escojo llevarlo cada día. Incluso cuando trabajo como modelo. Soy la única que puede decir qué lleva y qué no sobre la pasarela, así que tengo mucha elección. En ninguna sociedad se juzga a los hombres por su ropa, pero para las mujeres no hay manera de ganar. Mis amigas que la llevan de manera provocativa se enfrentan al slut-shaming y si te tapás, te critican por taparte", resaltó la modelo sobre la doble moral de la sociedad.

Sea por la razón que sea, la inclusión es motivo de celebración, y Halima logró dar un paso más para acortar las diferencias culturales a través de la moda.

LEA MÁS:

Últimas noticias

Mas Noticias