“Glam rooms”, más conocidos como vestidores (Istock)
“Glam rooms”, más conocidos como vestidores (Istock)

Cleopatra fue la primera en tener un espacio dedicado a la belleza. Podría ser ella la gran pionera de los "Glam rooms", espacios exclusivos dedicados a los momentos beauty. Era conocida por tomar baños de leche y miel en duchas de mármol y tener una mesa de joyas y pasar horas en esa habitación embelleciéndose.

Aunque parece ser nuevo el concepto de un lugar en donde las estrellas se dedican a ellas mismas, surgió hace mucho tiempo atrás.

En Versalles, María Antonieta, conocida por los lujos exagerados que sostenía frente a una población pobre, fue una de las primeras en tener este cuarto en donde sus ayudantes la ayudaban a prepararse. Tenía una bañera con ruedas, espejos movibles y espacio para que sus estilistas se sienten y la preparen.

La conocida actriz Gloria Swanson tenía un baño en su casa de Hollywood, transformado en un cuarto de glamour, con espejos llenos de luces para la iluminación al momento del maquillaje, espacio para que les hagan las uñas con un sillón especial para que al mismo tiempo le puedan estar lavando el pelo.

Joan Crawford, por su lado, era conocida por ser devota a su cuidado personal. En su hogar tenía un cuarto de belleza que además tenía un refrigerador -en esa época algo totalmente innovador- en donde guardaba elementos con los que también se cuidaba, tales como limones para limpieza facial o cremas.

Michael Jackson también era un fanático de esta tendencia. El cuarto de belleza de la estrella de pop, en su mansión de Las Vegas, tenía un baño inmenso que utilizaba para prepararse. Con espacio para sentarse, espejos y una ducha inmensa, pasaba horas preparándose para sus recitales con el objetivo de quedar perfecto.

El clan Kardashian no se queda atrás, por supuesto. Casi todas las mujeres de esta familia tienen en sus casas este espacio. La menor de las hermanas, Kylie, tiene incluso un cuarto diseñado para sacarse selfies, mientras que Khloe tiene cuatro habitaciones de este estilo para recibir la cantidad de estilistas que quiera.

Melania Trump, la primera dama estadounidense, solicitó tener un espacio para sus estilistas y prepararse en la Casa Blanca. "Habrá un espacio para maquillaje, guardarropa y peinados", declaró Nicole Bryl, estilista de Melania. Generalmente, se toma una hora y quince minutos para estar lista, rodeada de estilistas profesionales.

LEA MÁS: