¿Se puede terminar con el hambre en la Argentina?

Desde Soñadores Unidos, entregaron al Congreso un proyecto de ley llamado “Pancitas Llenas” para que ningún niño y adolescente se quede sin su plato de comida

Presentaron un proyecto de Ley en el Congreso llamado "Pancitas Llenas" para terminar con el hambre en la Argentina
Presentaron un proyecto de Ley en el Congreso llamado "Pancitas Llenas" para terminar con el hambre en la Argentina

Argentina produce anualmente 120 millones de toneladas de alimentos que podrían abastecer a 420 millones de personas. Esto demuestra que, a diferencia de países que están castigados por circunstancias geográficas adversas, en nuestro país, solo falta voluntad y organización.

Si las actividades que más están trabajando en estos momentos, (tuvieron un incremento entre el 10 y el 300% en pandemia), y las que más crecieron en los últimos 30 años, contribuyeran con solo el 0,04% de la producción, estaríamos decididamente abordando el principio de la solución. Esto le permitiría a 20.000 comedores y merenderos que le llegue por medio de una tarjeta sin intermediarios los recursos para la materia prima, que casi siempre tienen que salir a mendigar, o comprarla con sus magros ingresos familiares.

Julio González titular de Orali, Pyme familiar argentina y Padrino Fundador de la Asociación de Comedores y Merenderos “Soñadores unidos”, sostiene: “Un poquito cada uno no hace mal a ninguno” e invita a acompañar el proyecto de ley que dicha Asociación elevará al Congreso.

En “Soñadores Unidos” la propuesta está centrada en ayudar en la lucha contra el hambre, mediante los comedores comunitarios y los merenderos surgidos principalmente en las crisis del 2001, 2009, 2019, y 2020. Estos responden a la necesidad en cada barrio vulnerable, brindándoles a los niños (y ahora muchos mayores) un plato de comida. Actualmente se estima que puede haber 20.000 comedores y merenderos en todo el país, en función del deterioro socio/económico causado por la pandemia.

Los comedores siempre están llenos y su objetivo es que a ningún niño le falte el plato de comida
Los comedores siempre están llenos y su objetivo es que a ningún niño le falte el plato de comida

Estos comedores se sostienen gracias al voluntarismo que recae en las madres de los comedores que, sin tener salario, aguinaldo, vacaciones, obra social, ni derecho a enfermarse, tienen que poner de su bolsillo para que cada niño y adolescente pueda tener un plato de comida cada día.

Que a uno le vaya bien no alcanza, si nos quedamos con los brazos cruzados mientras nuestros niños se van a la cama sin comer”, reflexiona.

“Este Proyecto de Ley cuyo nombre dice todo, “Pancitas Llenas” no debe entenderse como un impuesto más, sino que para nosotros los que tuvimos la suerte de capacitarnos, y crecer, es una pequeña inversión social, que se diluye en la productividad, que generan mayores ventas. Pero lo más importante, lo que recordaran nuestros hijos, es que será, un gesto inolvidable, para empezar a encarar seriamente el problema del hambre en la argentina”, agregó el empresario.

Julio González participa de ir a cada comedor llevando las pastas de su empresa familiar Orali
Julio González participa de ir a cada comedor llevando las pastas de su empresa familiar Orali

Con el Ministerio de la Alegría, nombre de fantasía con el que Orali realiza su Campaña Solidaria, lleva visitado 951 comedores de los lugares más vulnerables del país y, en cuarentena, pasó de ayudar 2 comedores por semana a 100, con mas de 300.000 mil porciones de nutritivas pastas.

“El Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa nos mandó a llamar interesado por el Proyecto. Le encantó la idea y nos redobló la apuesta. Nos dijo que consigamos 8 empresarios que acompañen la presentación. Nosotros conseguimos 38. Y aquí estamos”, agregó Gonzaléz.

Los comedores llenos de niños hasta en pandemia
Los comedores llenos de niños hasta en pandemia

Las dudas que tienen los empresarios y la gente en general, es si los fondos llegarán a destino. "A tal fin acompaña la presentación, la creación de una comisión fiscalizadora, formada por Presidentes de Fundaciones e Instituciones de larga trayectoria solidarias quienes auditan la gestión. También habrá un 0800 para denunciar cualquier desvío. Y además es importante que los recursos lleguen directamente al responsable del comedor a través de una tarjeta del Banco Nación, y se le auditan mensualmente los ticket de compra, con voluntarios que aporten las Universidades y las escuelas técnicas de distintos lugares del país.

Ahora los diputados y senadores se tienen que poner el traje para sacar la Ley lo antes posible”, finalizó Gonzalez a Infobae.

SEGUÍ LEYENDO:

“Soñadores Unidos”, la acción solidaria que ayuda a comedores y merenderos del país

Solidaridad en tiempos de pandemia: las campañas para ayudar en la lucha contra el coronavirus

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos