“El aumento de casos en el AMBA es por la falta de distanciamiento físico”

Para Gabriela Piovano, infectóloga del hospital Muñiz, el ascenso de la curva de contagios se debe al mero hecho de la falta de distancia social entre las personas. La opinión de infectológos sobre cómo se debería seguir

infobae-image

El aumento de casos en la Argentina, precisamente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), alertó a las autoridades sanitarias y a la población por el alcance así como la velocidad con la que se propaga el COVID-19. Actualmente, la cifra de contagiados supera los 40 mil casos y ya son más de mil personas las fallecidas.

En este sentido, las estrategias sobre cómo combatir y disminuir la circulación de virus entre la población son muchas. “Con 15 días de fase 1 podríamos acomodar la curva”, explicó el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, en alusión al “estrés” del sistema de salud.

Pero ¿qué implica aplanar la curva? Para el infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, aplanar la curva de contagios enfatizando el distanciamiento social estricto permite atender a todos los pacientes graves: “Cuanto menos contagiados haya en general, va a haber menos necesidad de terapia intensiva. Actualmente tenemos un margen pero estamos apretándonos cada vez más”.

“Los pacientes que ingresan a terapia intensiva son pacientes que en el mejor de los casos, están dos o tres semanas con respirador, no son pacientes que liberan rápido las camas. Por este motivo, es muy importante hacer un gran esfuerzo en bajar la curva y evitar que el sistema sanitario colapse”, enfatizó de Vedia.

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

Para Gabriela Piovano, infectóloga del Hospital Muñiz, si en el AMBA se volviera a la fase 1 se podría volver a estabilizar en las próximas semanas la curva: “Si la población volviera a tomar un distanciamiento social estricto, a no utilizar el transporte ni movilizarse masivamente como lo está haciendo, se podría disminuir esa curva y no ser ni siquiera una meseta, sino una pendiente hacia abajo y que este haya sido el tan temido pico del país”.

“El aumento de casos en el AMBA no se debe ni por la naturaleza del virus, ni por la llegada del frío sino que es por la falta de distanciamiento físico entre las personas. Si en los próximos días se decide volver a una cuarentena más estricta será posible evitar que sigamos teniendo a una persona infectada que transmite el virus por día a diez personas”, enfatizó Piovano.

Por otro lado, la médica infectóloga Isabel Cassetti explicó que el aumento de casos de los últimos días era de esperar pero es un tema preocupante: “Hay enfoques en los que hay que reforzar los cuidados. El primero, es el del monitoreo y el control de actividades que ya fueron flexibilizadas para ver cómo se desenvuelven los casos a partir de estas. El segundo enfoque es el tema del rol individual y comunitario en términos de entender que cada persona tiene en sus manos la oportunidad única de disminuir la transmisión del virus. El tercer enfoque, es el de pedirle a la población que si tiene síntomas leves que consulte y en el caso de ser personal de salud que no vaya a trabajar bajo ningún punto. El cuarto, que se está trabajando actualmente, es testear en lugares que tengan un conglomerado de personas con síntomas”.

Fotografía fechada el 28 de mayo de 2020 del personal médico que realiza controles a un paciente con COVID-19 en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Posadas, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Fotografía fechada el 28 de mayo de 2020 del personal médico que realiza controles a un paciente con COVID-19 en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Posadas, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

“Un claro ejemplo de efectividad es el del barrio 31. Se testearon a las personas con síntomas, a los contactos estrechos y se determinó el perímetro que rodea al área de la confirmación, de ese modo se han podido frenar el aumento de casos y creo que es importante poder aplicarlos a distintos distritos”, enfatizó Casetti.

A pesar del panorama actual, la especialista enumeró los datos alentadores que actualmente posee el AMBA: “Hay dos indicadores que son alentadores al día de hoy: la tasa de letalidad es hoy de 2,3 % mientras que en Brasil es el doble y a nivel mundial es del 5%. Por otro lado, la ocupación de camas de terapia intensiva es de aproximadamente el 50%”.

Volver a la “Fase 1″

Consultado por la posibilidad de endurecer el confinamiento, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García en una entrevista con el periodista Luis Novaresio, señaló que volver a la fase 1 sería recomendable teniendo en cuenta “la velocidad de diseminación del virus, con la circulación comunitaria como la que tenemos y en una megalópolis como lo es el AMBA”,

“Es deseable (volver a la fase 1), evidentemente tenemos que tomar alguna medida porque lo que nosotros estuvimos haciendo fue muy útil para tener un crecimiento lento, se esperaban resultados muchos más trágicos para este tiempo, pero estamos creciendo (en cantidad de enfermos) y tenemos que buscar cómo lo paramos. Siempre dijimos que eso se hace poniendo el pie en el freno”, resaltó.

infobae-image

La etapa de “aislamiento estricto”, que comenzó el 20 de marzo pasado con el objetivo principal de “aplanar la curva” de contagios, fue la medidas más drástica desde el inicio de la pandemia y la más estricta: de acuerdo al cuadro que elaboró el Ministerio de Salud, la Fase 1 implicaba una circulación únicamente circunscrita a actividades esenciales y una movilidad de la población de hasta el 10%, siempre y cuando el tiempo de duplicación de casos se dé cada cinco días o menos.

La primera etapa de aislamiento significó entonces el cierre de todos los comercios, con excepción de los comercios de cercanía, como supermercados, farmacias o ferreterías. El tránsito y la circulación quedó así únicamente restringido a los trabajadores de un pormenorizado listado de actividades esenciales que recién con el avance a otras fases alcanzó de forma paulatina a otros sectores económicos. Esto significó además la paralización total del turismo interno, las reuniones y sociales y todo tipo de actividad recreativa.

“Es muy importante hacer un gran esfuerzo en bajar la curva y siempre apelar a la conciencia social”, concluyó de Vedia.

SEGUÍ LEYENDO

Ginés González García, sobre la cuarentena obligatoria: “Es deseable volver a fase 1”

“Esperábamos que suceda”: por qué los infectólogos prevén un aumento mayor de casos en las próximas semanas

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos