La sommelier de 35 años se destacó entre los 27 participantes del concurso
La sommelier de 35 años se destacó entre los 27 participantes del concurso

La tercera fue la vencida para la sommelier. El lunes 2 de septiembre, en la Usina del Arte, Valeria Gamper se impuso por una ajustada diferencia a las otras dos finalistas de la octava edición del concurso del Mejor Sommelier de Argentina 2019, además de clasificar de forma automática al concurso Mejor Sommelier del Mundo.

Organizado por la Asociación Argentina de Sommeliers (AAS), este certamen se dio por finalizado tras dos días de exigentes pruebas. La competencia final se disputó entre tres mujeres: Valeria Gamper, Stefanie Paiva y Andrea Donadio. Las sommeliers subieron por turno al escenario, para realizar pruebas tales como catar a ciegas, reconocer bebidas, tomar comandas, encontrar errores de carta y realizar pruebas de servicio.

Que las mujeres coparan el podio es moneda corriente, ya que desde 2002 solo hubo un ganador masculino. Gamper se suma a la selecta lista de mujeres junto a Flavia Rizzuto (Mejor Sommelier de Argentina 2002), María Mendizábal (Mejor Sommelier de Argentina 2006), Agustina de Alba (Mejor Sommelier de Argentina 2008 y 2012) y Paz Levinson (Mejor Sommelier de Argentina 2010 y 2014).

Entre otras pruebas, los participantes debieron proponer al jurado el mejor maridaje posible entre los vinos y los quesos que les plantearon a cada concursante, y preparar tragos con vino espumante
Entre otras pruebas, los participantes debieron proponer al jurado el mejor maridaje posible entre los vinos y los quesos que les plantearon a cada concursante, y preparar tragos con vino espumante

"Es la mejor profesión del mundo. Como sommelier, es fundamental ser sensible al producto pero también al cliente; entender qué vino busca y que le gustaría tomar para potenciar la experiencia. No importa la franja de precios o el restaurante para el que se trabaje, el comensal debe llevarse una experiencia superadora", advirtió en diálogo con Infobae.

Trabajó en restaurantes, fue brand ambassador de bodegas, viajó mucho y apostó a la docencia. Es sommelier egresada de la escuela CAVE, y esta fue su cuarta participación en el concurso nacional. En el certamen pasado clasificó segunda, lo que le permitió competir en el Concurso Mejor Sommelier de las Américas Canadá 2018. Actualmente trabaja como docente en la misma escuela donde se formó.

Oriunda de la Ciudad de Buenos Aires, estudió hotelería y haciéndolo se enamoró de los alimentos y las bebidas. "Me di cuenta de que no me interesaba la hotelería en sí, sino la gastronomía. Me fascinaba poder ofrecer un servicio -continuó- o recomendar algo que le guste a la gente. No me quería dedicar ni a la recepción ni a las reservas de alojamiento".

Gamper, había obtenido el segundo puesto en este mismo certamen en 2012 y en 2017 y el año pasado obtuvo el cuarto puesto en el concurso Mejor Sommellier de Américas en Montreal, Canadá
Gamper, había obtenido el segundo puesto en este mismo certamen en 2012 y en 2017 y el año pasado obtuvo el cuarto puesto en el concurso Mejor Sommellier de Américas en Montreal, Canadá

"Viví la competencia con muchos nervios. Para mí el Concurso Mejor Sommelier de Argentina es una fiesta que celebra la profesión. Se trata de mostrarle al público de qué se trata ser sommelier. La idea es mostrar lo que hacemos, ya que es una profesión bastante nueva en el país y en el mundo", reconoció.

A nivel mundial la sommellerie crece a pasos agigantados y así lo explica Gamper: "Los profesionales de la industria se dan cuenta de que la profesión rinde, y tener a alguien que sepa interpretar al cliente es vital. Se detectó esa necesidad y cada vez hay sommeliers más preparados".

Cada vez son más las bodegas argentinas que se suman al compromiso y desafío del máximo cuidado de sus viñedos. Para la experta, la tendencia de los vinos orgánicos y biodinámicos "está creciendo muchísimo". "En la Argentina y el mundo antes no se sabía lo que es un vino naranja y ahora se sabe". Los vinos orgánicos respetan el entorno y responden a la creciente demanda de alimentos y bebidas sanas que generan un impacto positivo en el ambiente, los trabajadores y los consumidores, sostienen algunos enólogos.

En dos años, la sommelier, competirá en los Panamericanos de Sommellerie (aún sin sede) por un lugar para el Mundial
En dos años, la sommelier, competirá en los Panamericanos de Sommellerie (aún sin sede) por un lugar para el Mundial

Para Gamper, "los argentinos en la sommelerie, en términos de género somos la excepción a la regla". "Hay más mujeres que hombres -indicó-, pero creo que es pura casualidad. Esto pasa solo en Argentina, en otros lados no es así".

La herencia cultural, la inmensidad del territorio y la riqueza de la tierra hacen de Argentina un lugar excepcional para el cultivo de la vid. Sin más ayuda que la de la diversidad de terroirs y la riqueza natural, la calidad de los vinos a lo largo del tiempo marcó una reputación a nivel mundial.

"Argentina es un productor muy importante, uno de los más grandes del mundo. Se hacen vinos no solo en Mendoza, sino en San Juan, Río Negro, Chubut, Buenos Aires y Córdoba. Cada vez hacemos vinos de mejor calidad y de una diversidad enorme. Hay para todos los gustos y estilos", sostuvo la sommelier sobre el territorio argentino.

Su objetivo es poder seguir comunicando el vino. Ahora apunta a participar del Panamericano, "a seguir estudiando y aprendiendo de los mejores". Para la especialista "esto es solo el comienzo".

SEGUÍ LEYENDO: