“Maratonear” series, una tendencia que llegó a la vía pública (Getty)
“Maratonear” series, una tendencia que llegó a la vía pública (Getty)

El mundo está cambiando, y las costumbres no son hoy las mismas que 10 años atrás. Gracias al auge de las plataformas de streaming como Netflix, Amazon o Hulu, acceder a contenido audiovisual -ya sea de películas, series o documentales- se volvió más fácil que nunca.

Son las series, principalmente, las que encontraron su momento de esplendor. Luego del comienzo de la llamada "época dorada" de la TV, que se inauguró hace unos años con la llegada de series como The Wire o Mad Men, se le otorga al contenido televisivo -antes degradado a un lugar menor comparado con el cine- una impronta más cinematográfica, una narrativa más atrapante, y personajes complejos.

Y con esta nueva apreciación de la televisión, se comenzó a pensar en producciones pensadas especialmente para plataformas de streaming, y lanzar un capítulo por semana pasó a ser -casi-cosa del pasado. Ahora, la mayoría del nuevo contenido -tomemos de ejemplo a Stranger Things, fenómeno global que enloqueció tanto a un público infantil como a uno más adulto-, se libera al hambriento público de un tirón. 9, 10, 11 o 12 capítulos disponibles a la vez. Y la adicción que se genera es incontrolable.

Ahora los argentinos disfrutan de sus series favoritas desde el transporte público, una tendencia que ya es global (Getty)
Ahora los argentinos disfrutan de sus series favoritas desde el transporte público, una tendencia que ya es global (Getty)

De esta manera, cuando una persona se "obsesiona" con una nueva temporada de un show que venía siguiendo o con una nueva serie, quiere devorarla de una. Ya es menos común la costumbre de "saborearla" de a poco. El binge watching o el "maratoneo" de series pasó a ser parte de la vida cotidiana.

Sobre esta costumbre hay mucho que decir, es cierto. Según un estudio publicado por la Universidad de Michigan en el Journal of Clinical Sleep, maratonear series está ligado a un empeoramiento de la calidad de sueño. No extraña, ya que devorarse una temporada en tan sólo unas horas, en la cama, desde un dispositivo, deja al cerebro alerta y afecta la habilidad humana de dormirse fácilmente.

Stranger Things, una serie que genera adicción, especialmente  entre los millennials.
Stranger Things, una serie que genera adicción, especialmente  entre los millennials.

Quizás sea por eso que el binge watching ahora se practica también en público. Una reciente encuesta de Netflix, a cargo de SurveyMonkey, reveló que a los argentinos les encanta maratonear en la vía pública sus series y películas favoritas. Según el relevamiento realizado a 37.056 encuestados, el 88% de las personas en Argentina está dispuesto a disfrutar de su nueva obsesión desde el celular y fuera de su hogar.

Actualmente hay cerca de 2400 millones de usuarios de smartphones en todo el mundo, según el último pronóstico de eMarketer. Al mismo tiempo, las conductas privadas al maratonear quedan al desnudo. Ver en público una escena de sexo, reír abiertamente y hasta llorar o en un vagón de tren repleto ya no avergüenza, es más, el 67% de los encuestados manifestó estar dispuesto a exponer sus emociones.

El 88% de las personas en Argentina está dispuesto a disfrutar de su nueva obsesión desde el celular y fuera de su hogar (Getty)
El 88% de las personas en Argentina está dispuesto a disfrutar de su nueva obsesión desde el celular y fuera de su hogar (Getty)

El 45 % de los encuestados que afirmó ver contenidos en un medio de transporte, advirtió en alguna oportunidad a alguien asomarse desde un asiento cercano para espiar su pantalla. Sin embargo, todo tiene su lado negativo. El 11% de los encuestados (a nivel global) que maratonea en público, vio un spoiler mientras espiaba la pantalla de otra persona. En Argentina, el riesgo es todavía mayor: la mitad de los argentinos reveló haber sufrido spoilers por espiar la pantalla de la persona de al lado.

Y siempre están los molestos. El 27% de los encuestados que maratonea en público fue interrumpido por algún extraño que quiso entablar una conversación acerca del contenido que estaba disfrutan. Sin dudas, una consecuencia inevitable de esta nueva forma de consumir series.

LEA MÁS: