Egoístas e insensibles: qué dice la ciencia sobre la personalidad de los gatos

No desarrollan afecto con sus dueños, son un problema ambiental y los responsables de la propagación de un peligroso parásito. Aunque los gatos son una de las mascotas más elegidas en todo el mundo, la ciencia no tiene tan buena estima de este animal. Los detalles

Los gatos tienen comportamientos muy diferentes con sus dueños que los perros (iStock)
Los gatos tienen comportamientos muy diferentes con sus dueños que los perros (iStock)

Hace mucho tiempo ya que los dueños de perros y gatos sostienen un debate eterno sobre los "méritos" y bondades relativas a cada tipo de mascota. Que los perros son más compañeros que los gatos, que los gatos son menos problemáticos, que es mejor tener uno o tener otro. Pero ya hace años que la ciencia tomó la posta de la discusión y se ha publicado una gran cantidad de evidencia científica sobre los pros y contras. Pero, para disgusto de un gran número de "fanáticos felinos" los resultados inclinan la balanza hacia el lado de los perros.

En principio, las investigaciones indican que, en comparación con los perros, los gatos no parecen tener el mismo tipo de apego emocional a sus dueños, y muestran un afecto genuino con mucha menos frecuencia de lo que se podría pensar. Además, en países como Estados Unidos son una amenaza ambiental, por los más de mil millones de pájaros muertos cada año, incluso algunas especies en peligro de extinción.

Sin embargo, los resultados más alarmantes y estremecedores son los que indican que un parásito que se encuentra a menudo en las heces de gato puede cambiar, con el tiempo y sutilmente, las personalidades de las personas, aumentando las tasas de neuroticismo, esquizofrenia e incluso de suicidio. Si bien todavía hay opiniones encontradas, una gran facción de la ciencia está indicando que los gatos son seres egoístas, insensibles y ambientalmente devastadores.

La personalidad felina es en muchas ocasiones dificil de descifrar para su dueños (iStock)
La personalidad felina es en muchas ocasiones dificil de descifrar para su dueños (iStock)

Es probable que tu gato no te quiera

Daniel Mills, investigador veterinario de la Universidad de Lincoln en el Reino Unido, es un amante de los gatos. Sin embargo, los experimentos que él y sus colegas llevaron adelante en la clínica de comportamiento animal de la universidad sugieren que los gatos, como un todo, no aman a sus dueños tanto como los aman a ellos, o al menos no de la misma manera que los perros.

Los investigadores adaptaron un experimento clásico, normalmente aplicado a la psicología infantil. llamado "la situación extraña", en el cual un padre se escapa de una habitación mientras un bebé o un niño pequeño está jugando y luego regresa. Luego, el comportamiento del niño al ser abandonado y reunido con el padre se observa y analiza. Este tipo de cosas también se ha hecho con perros varias veces, y los resultados arrojaron que los perros demuestran apego con su dueño, se vuelven más perturbados cuando sus propietarios dejan, e interactúan más cuando regresan.

Por el contrario, los experimentos en gatos de Mills no llegaron a la misma conclusión. En general, los gatos parecen desinteresados ​​tanto cuando sus propietarios salen como cuando vuelven. "Los dueños invierten mucho emocionalmente en la relación con un gato", dijo Mills en una entrevista con la BBC. "Eso no significa que el gato esté invirtiendo en el mismo tipo de relación emocional".

Mientras tanto, otros experimentos llevados a cabo por un par de investigadores japoneses, recopilados por el sitio Vox, proporcionaron pruebas científicas de una situación cotidiana ya conocida por la mayoría de los dueños de gatos: ellos pueden oírte llamar a su nombre, pero simplemente no les importa. Según lo detallado en un estudio publicado el año pasado, los investigadores reunieron a 20 gatos (uno a la vez) y les pasaron grabaciones de tres diversas personas que llamaban su nombre, entre extraños y sus propios dueños.

Algunos gatos se muestran ariscos y reacios al contacto humano, o se estresan con las caricias (iStock)
Algunos gatos se muestran ariscos y reacios al contacto humano, o se estresan con las caricias (iStock)

Independientemente de la orden, los gatos reaccionaron de manera diferente al oír la voz de su propietario (en términos de movimiento del oído y la cabeza, según la calificación de los evaluadores independientes que no sabían qué voz pertenecía al propietario). Sin embargo, ninguno de ellos maulló o realmente se acercó al orador, como si estuvieran interesados ​​en reaccionar al llamado.

Pero ¿por qué los gatos son tan diferentes de los perros de esta manera? Los investigadores especulan que la diferencia puede ser explicada por su historia evolutiva: los perros fueron domesticados hace unos 15 mil años, en comparación con sólo 9.500 años para los gatos. Además, se cree que los perros fueron seleccionados activamente por los seres humanos, mientras que los gatos se "auto-seleccionaron", pasando tiempo cerca de la gente simplemente para comer las ratas que buscan sobras. Esta diferencia -junto con el tiempo extra evolutivo- podría explicar por qué los perros están mucho más interesados ​​en responder a la voz humana.

No, no demuestran afecto

Los amantes del gato probablemente responderán aquí que sus mascotas sí les hacen demostraciones de cariño, ronroneando y frotándose contra sus piernas. Pero hay buenas razones científicas para creer que, la mayor parte del tiempo, este tipo de comportamientos que parecen afecto se llevan a cabo con objetivos completamente diferentes.

Muchos gatos, por ejemplo, se frotan contra la pierna de su dueño (u otro ser humano) cuando la persona entra en una habitación. Es fácil interpretar esto como un signo de afecto. Pero muchos investigadores interpretan esto como un intento del gato de difundir su olor, en otras palabras, marcar un territorio. Las observaciones en gatos semiferales (que fueron domesticados pero viven por sus propios medios) muestran que comúnmente se frotan contra los árboles u otros objetos de la misma manera, lo que les permite depositar feromonas que contienen secreciones que naturalmente salen de su piel.

Incorporar un nuevo animal en un hogar donde habita un gato puede ser todo un problema (Shutterstock)
Incorporar un nuevo animal en un hogar donde habita un gato puede ser todo un problema (Shutterstock)

El ronroneo, en algunos casos, también parece significar algo diferente de lo que comúnmente se imagina. Como parte de un estudio en 2009, investigadores de la Universidad de Sussex registraron los sonidos ronroneantes hechos por 10 gatos diferentes en dos tipos de situaciones: cuando querían comida y cuando no.

Los resultados evidenciaron que los ronroneos relacionados con la comida eran notablemente diferentes: los ruidos de bajos tonos tenían un pico en la frecuencia de 220 a 520 hertz, similar al grito de un bebé. Los participantes humanos del estudio también calificaron estos ronroneos como más urgentes y menos agradables.

Lo que puede estar pasando, concluyeron los investigadores, es que los gatos descubrieron cómo ronronear de una manera que dispare instintos de crianza en seres humanos. No siempre ronronean de esta manera, pero lo hacen cuando quieren comida, porque saben que obtendrán resultados.
Finalmente, hay algunas pruebas, presentadas por Mills, de que a muchos gatos en realidad no les gusta ser mimados por los humanos en absoluto. En un estudio de 2013, él y otros investigadores midieron los niveles de hormonas del estrés en gatos, con la intención de averiguar si tener múltiples gatos en el mismo hogar es una mala idea. Eso no resultó ser cierto, pero sí encontraron que los gatos que se dejaron acariciar tuvieron mayores niveles de estrés después que los gatos que no les gustaba tanto que simplemente se escapaban.

Impacto ambiental

En Estados Unidos, los gatos domésticos son una especie invasora, teniendo en cuenta que se originó en Asia. Y la investigación demuestra que, cuando se les deja salir, su actividad carnívora tiene un efecto devastador en las poblaciones de aves silvestres y mamíferos pequeños, incluso si los gatos están bien alimentados.

Por supuesto, los perros son probablemente un agente negativo para el medio ambiente también. No hay tantos datos disponibles, pero los investigadores señalan que los perros propagan enfermedades (como la rabia) y también la presa de varias especies, incluyendo muchos tipos de aves también.

Los gatos tienen mucho impacto ambiental por la actividad predadora con las aves y roedores  (iStock)
Los gatos tienen mucho impacto ambiental por la actividad predadora con las aves y roedores  (iStock)

Pero en términos de números, parece poco probable que puedan igualar el impacto de los gatos. Un estudio reciente descubrió que los gatos matan a un número mucho mayor de pájaros cantores y mamíferos de lo que se pensaba anteriormente: en algún lugar entre 1,4 y 3,7 millones de aves, y 6,9 y 20,7 millones de mamíferos anuales. Los métodos de este estudio estuvieron sujetos a algunas críticas, y parece probable que la estimación sea alta, pero está claro que el número de aves muertas por los gatos es al menos de decenas de millones, muchas de las cuales son aves de especies amenazadas.

Si bien sólo se estudió en profundidad la problemática en Estados Unidos, es un problema significativo. Los propietarios de gatos, sin embargo, pueden hacer algunas cosas simples para reducir fácilmente esta amenaza. La investigación indica que dejar a los gatos dentro a la noche, o atar una campana alrededor de su cuello (así que la presa los oye venir) puede impactar en que maten significativamente menos pájaros y ratas.

Tu gato puede estar volviéndote loco

Finalmente, hay una conexión extraña e inquietante entre los gatos, un parásito llamado Toxoplasma gondii (causante de la toxoplasmosis), y las cajas de arena.

Este parásito puede infectar casi cualquier tipo de animal -incluyendo humanos- pero sólo puede reproducirse sexualmente cuando está dentro de los intestinos de los gatos. Para llegar allí, se ha encontrado que pueden alterar el comportamiento de roedores infectados y hacerlos menos temerosos de sus depredadores. En otras palabras, cuando T. gondii llega al organismo de un ratón, aumenta la posibilidad de que sea comido por un gato, para que el parásito puede reproducirse una vez más.

El parásito que produce la toxoplasmosis podría tener efectos psicológicos en sus dueños (iStock)
El parásito que produce la toxoplasmosis podría tener efectos psicológicos en sus dueños (iStock)

Esto puede parecer bastante extraño, pero en los últimos años, algunos científicos han comenzado a sospechar que los parásitos alteran el comportamiento humano de una manera similar. Los seres humanos a menudo contraen este parásito al manipular las cajas de arena de los gatos (porque los parásitos se pueden encontrar en sus heces), y hay una cantidad creciente de evidencia de que la infección latente a largo plazo puede sutilmente cambiar la personalidad de una persona con el tiempo.

Por supuesto, roedores y humanos no son lo mismo, por lo que los parásitos no tienen éxito en conseguir que nos coman los gatos. Pero las consecuencias reales son igual de preocupantes. Las personas que han sido infectadas tienen mayores tasas de neuroticismo y esquizofrenia, y tienen tiempos de reflejo más lentos en experimentos de laboratorio. Como resultado, parece que tienden a involucrarse en más accidentes de tráfico, por ejemplo y hay pruebas de que tienen tasas más altas de suicidio. Todo esto, al parecer, son resultados no intencionados de la capacidad del parásito de alterar el cerebro de un ratón para aumentar la probabilidad de depredación.

Ahora bien, no todos los que poseen un gato se infectan con Toxoplasma gondii, y hay otras maneras de obtener el parásito (por ejemplo, comer carne poco cocida). Y la infección en sí misma no parece causar estos cambios de comportamiento en todo el mundo. Sin embargo, si buscabas argumentos para no tener un gato, hay evidencia científica que podría apoyar tu decisión.

LEA MÁS: