En tres años los Millennials serán el 50% de los trabajadores del mercado laboral (iStock)
En tres años los Millennials serán el 50% de los trabajadores del mercado laboral (iStock)

No quieren mesas de ping pong. No exigen salas especiales para dormir la siesta ni se mueren por el home office. Todas estas falacias y prejuicios son los que llevan a que muchas empresas argentinas y del mundo vean a la generación de los millennials como un grupo de jóvenes caprichosos que le escapan a la responsabilidad y al trabajo. Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. Hoy los jóvenes de esta generación no quieren ver su trabajo como una "tortura necesaria" para llegar a fin de mes, sino que quieren que sea parte de sus vidas.

Según un informe frecuentemente citado de Universum Global, en el año 2020 los Millennials representarán el 50% de los trabajadores, mientras que en el 2025 se convertirán en el 75% del total de la fuerza laboral mundial. Es por eso que las empresas que todavía no se propusieron estrategias de fidelización, deberían hacerlo. A esto apuntan los resultados del estudio "Los Millennials en la empresa argentina" que fue presentado por la Escuela de Negocios de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina) en conjunto con IDEA JOVEN y su División de RRHH.

¿Qué motiva a los Millennials en el trabajo? (istock)
¿Qué motiva a los Millennials en el trabajo? (istock)

El objetivo de esta investigación fue indagar en los motivos de la rotación de los jóvenes en puestos laborales -su duración en un trabajo tiene un promedio de dos años, a diferencia de la generación X y los baby boomers, que buscaban estabilidad y una "carrera en una empresa"- y su nivel de satisfacción en el puesto actual. Los investigadores se propusieron conocer qué innovaciones propondrían respecto a los procesos de trabajo, en relación a la incorporación de nuevas tecnologías y cómo perciben su vínculo con los superiores. Por otro lado, y quizás el aspecto más relevante, se quiso descubrir cuáles son las principales expectativas de los millennials en cuanto a su posición en la empresa actual, el puesto y el área en que se desempeñan, así como sus expectativas personales y profesionales de corto y mediano plazo.

Empleados millennials, un misterio a resolver

Para la realización del estudio, se entrevistó a 1000 jóvenes empleados en medianas y grandes empresas argentinas, la mayoría de clase media y con estudios universitarios. Además, se entrevistó a gerentes de Recursos Humanos de 195 empresas que operan en el país. La idea fue contrastar las opiniones y creencias de los jóvenes con las de las empresas para las que trabajan, y así ver cómo se traducen sus expectativas con la realidad y si se produce o no un entendimiento mutuo.

7 de cada 10 empresas sumaron recientemente a empleados millennials (IStock)
7 de cada 10 empresas sumaron recientemente a empleados millennials (IStock)

Según los datos dados a conocer, 7 de cada 10 empresas sumaron a sus planteles empleados que pertenecen a la generación Millennial. En el 21% de los casos, se empleó a más de 100 y en el 48% entre 11 y 100. Pero ¿quiénes son estos jóvenes?

Tradicionales pero flexibles

Más de la mitad de los jóvenes que trabajan se siguen formando, y 9 de cada 10 lo hacen a nivel universitario. En cuanto a las carreras universitarias elegidas, siguen apostando por las tradicionales. Un 51% estudia Ciencias Económicas o relacionadas, el 25% Ciencias Sociales y Humanidades, mientras que Ingeniería se lleva un 13% de los encuestados. Los que eligen universidades públicas lo hacen por el prestigio y la trayectoria, y los que optan por instituciones privadas las escogen por flexibilidad horaria y porque hay menos cuestiones burocráticas.

Joaquín Pérez Bay, ejecutivo comercial para Nuevos Clientes en IBM y miembro del Comité de IDEA JOVEN, explicó que "hay una gran influencia de los padres y quizás por eso se inclinan más por este tipo de carreras". Daniela Mora Simoes, gerente corporativa de Gestión de Personas Grupo OMINT y directora del programa "Gestión de las Personas" dictado por la Escuela de Negocios de IDEA coincide, aunque apunta a que hoy también "se rompe un poco con el mandato familiar".

Los millennials buscan encontrarle sentido a su trabajo (Shutterstock)
Los millennials buscan encontrarle sentido a su trabajo (Shutterstock)

"Ellos tratan de buscarle sentido a lo que hacen", afirmó Simoes. "Antes se buscaba hacer carrera en, por ejemplo, Techint. Hoy, además de entrar en esa empresa tan buscada, los jóvenes necesitan encontrar sentido en su trabajo". En esta línea, el informe reveló que para la mayoría de los millennials el trabajo es un espacio de crecimiento personal. 8 de cada 10 está satisfecho o muy satisfecho con su empleo, principalmente porque trabajan en organizaciones donde pueden desarrollar sus capacidades.

Cambio de puesto laboral: una necesidad latente

9 de cada 10 empleadores considera que los Millennials rotan de empresa con mayor velocidad que generaciones anteriores. En ese sentido, 5 de cada 10 de estos jóvenes reconoció que ya está pensando en cambiar de empresa para seguir desarrollando su profesión. "Hoy una empresa debe 'hiper personalizar' una propuesta", recalcó Luis Aragón, director de RRHH de Santander Río y director de la División RRHH de IDEA. "El tema de los horarios es muy interesante. Un padre joven querrá quizás tomarse un viernes a la tarde para ir a ver a su hijo jugar al fútbol. Habría que flexibilizar a medida de cada empleado".

Hoy los jóvenes buscan que su vida y su trabajo se entrelacen (Shutterstock)
Hoy los jóvenes buscan que su vida y su trabajo se entrelacen (Shutterstock)

Cuando se les preguntó a las empresas por qué creían que los jóvenes habían dejado sus antiguos trabajos para entrar a un nuevo puesto laboral, ellos respondieron baja posibilidad de desarrollo, baja remuneración y tareas monótonas. Los Millennials, en cambio, dijeron que lo habían hecho por un desarrollo profesional propio, el prestigio de la empresa y los desafíos que presentaba el nuevo puesto. Les importa el dinero, claro, pero debe ser una consecuencia de su desarrollo propio. "Si hoy se les pregunta a estos jóvenes qué es el éxito, ellos lo relacionan con la felicidad, y para ellos el trabajo es parte de esta construcción".

Por eso, según Simoes, para retener a estos jóvenes se dieron cuenta de que las empresas no necesitan jefes, sino líderes. Ya no se busca para liderar a una persona que "se las sabe todas" sino a un individuo con inteligencia comunicacional, que tenga empatía con sus empleados y que pueda no sólo inspirar, sino también sentarse a hablar, uno a uno, y poder entenderse mutuamente. Un diálogo abierto y transparente. Según explicaron los especialistas que presentaron el informe, en las empresas falta esa coherencia entre lo que se dice y hace. Un joven va con una propuesta innovadora y no le prestan atención. Las empresas argentinas suelen resistirse al cambio, pero el cambio es inevitable, y es mejor recibirlo con la mente y los brazos abiertos.

LEA MÁS: