Miguel Rep sin mordaza: "Todos los temas son para tratar con humor, siempre"

Cómo piensa uno de los humoristas gráficos más respetados del país. En diálogo con Infobae explicó cuáles son las claves del humor, por qué prefiere no dibujar a políticos y la razón por la que desea dejar de estar “preso de las urgencias periodísticas”

Miguel Rep busca nuevos desafíos en el muralismo y los libros especializados
Miguel Rep busca nuevos desafíos en el muralismo y los libros especializados

Miguel Rep público su primer dibujo a los 14 años, con la llegada de la democracia empezó a ahorrar para ir a Europa a recorrer museos; compraba dólares que su papá guardaba en un frasco de mermelada y enterraba en el fondo de la casa. Con la publicación de su primer libro de dibujos juntó lo que faltaba, abrieron el frasco y viajó.

Ese hambre no se calmó nunca, volvió a Buenos Aires y estudió incesantemente. Su arte se nutre de lecturas, películas, amistades y experiencias que lo llevaron al podio del humor gráfico.

Nos encontramos en una vinería, no podía ser de otra forma, acaba de publicar su último libro Vino. Tinto y tinta sobre blanco (Editorial Planeta) un proyecto que acerca al vino al arte y muestra cómo la bebida se enlaza con la vida de los argentinos. A la hora de definirse pubicó: "Soy un dibujante cabernet sauvignon y de guarda".

— Este nuevo libro lleva a pensar en los placeres ¿cómo los vivís?

— Hay muchos placeres, el vino es un placer, lo tengo ahí a raya. Lo hago merecer un premio de vez en cuando. Como los placeres en general, si son todos los días se pierde la P mayúscula de la palabra. Soy una persona serena, no busco emociones fuertes. Soy bucólico, paciente, escucho. Tengo una parte de mi profesión o de mi trabajo que va madurando. Hay otras que no, hay otras que son como vinos jóvenes, que salen y hay que tomarlos; por ejemplo laburar todos los días en el diario. Yo sé que de esos 360 dibujos del año rescataría quizás 100. Pero cuando desarrollo en un libro es más de guarda, están más madurados, los he visto mucho. Son la cápsula que dejo para cuando ya no esté. Son dibujos que merecen quedarse. El diario no, el diario o las revistas por ahí son más coyunturales.

— ¿Se disfruta todavía la profesión, sentarte a crear?

— Es una labor, un laburo, hoy por ejemplo tuve que entregar el dibujo de mañana y no te digo que todo el tiempo estaba esplendoroso y esperando que venga la musa. Lo que sí siento mucho placer es cuando aparece el libro, los murales me dan mucho placer y de vez en cuando algún dibujo que a mí me sorprendió. No tanto cuando sale algo más obvio en mí. Leer me da mucho placer y ver películas, ahora se anexó esto de las series. Luego por supuesto ciertas comidas, la amistad, el amor, obvio. Y ver fútbol, vendría a ser como el anexo, la cosa extraña.

Rep acaba de presentar un libro sobre vinos, una de sus pasiones
Rep acaba de presentar un libro sobre vinos, una de sus pasiones

— Todas estas cosas que nombrás aparecen en tu trabajo transformado.

— Claro, sólo trabajo los materiales que me dan recompensa, que son para mí, no dibujo sobre todo, no voy a dibujar sobre polo si no lo siento, no voy a dibujar sobre el islamismo porque todavía no lo entiendo. Dibujé los barrios de Buenos Aires porque me interesaba la ciudad donde nací y habito. Las bellas artes porque es un permanente enigma la historia del arte.

"Todos los temas son para tratar con humor, siempre. Lo que nos puso ahí en un brete es el tema de Charlie Hebdo" responde ante la cuestión de si existen límites para hacer humor. "Por supuesto defendí a los muchachos, un par de ellos eran casi amigos. ¿Se puede hacer humor con cualquier tema? Sí ¿Yo haría humor con los musulmanes, con Alá y todo eso? No ¿Por qué? Porque no es mi país el que tiene esa preocupación y no me interesa el tema. Defiendo que ellos hayan hecho humor, lo que pasa es que es desorbitado lo que ha ocurrido. Eso nos hizo recapacitar acerca de la responsabilidad de la creación cuando estás en los medios masivos porque hay gente que se ofende. Tenés que medir el riesgo. Lo que yo no haría más es herir al perdedor. Me parece que los muchachos se metieron con una parte de Francia que es la perdedora. No es lo mismo meterse con los ganadores".

REP, uno de los artistas gráficos más respetados del país
REP, uno de los artistas gráficos más respetados del país

La diferencia fundamental radica en el humor de autor, explica: "Un autor tomando temas con la responsabilidad de ese tema y firmándolo. Porque humor sobre cualquier cosa jodida está circulando todo el tiempo entre los anónimos. Eso es humor, porque en eso se juega la vida, se juega la profesión o algo se juega el que firma. En mi caso yo haría humor con cualquier tema pero habiéndolo pensado mucho".

—Desde el humor uno puede ser un dolor de cabeza para los gobernantes.

— El humor molesta más cuando no dibujás a los gobernantes, porque los gobernantes absorben esa crítica y la usan como centímetraje. A Berlusconi le encantaba que hicieran chistes con él porque se hablaba de él. Trump ha usado mucho eso: 'Que me nombren, que hablen mal pero que me nombren'. Cuando he jodido a cierto sistema o a cierto momento es cuando dibujé a la gente en la calle protestando o el dolor social y no al gobernante de pacotilla. Cuando dibujás a la calle, la situación social, no pasa nunca; porque la injusticia, la falta de justicia, el poder, el abuso del Estado, todo eso ocurre siempre. Eso es lo que hay que dibujar. En eso los poderosos se ven peligrados, eso les molesta. A veces no es la gracia de buscar hacer reír sino dejar una reflexión.

Prefiere ilustrar lo que sucede en la calle, que a los políticos
Prefiere ilustrar lo que sucede en la calle, que a los políticos

— ¿Qué cambió del que eras a los 14 con este que sos hoy?

— Publique treinta y pico de libros, y los últimos diez, quince, son libros que hice yo. Cada página la hice yo, los editores me han respondido bien y eso es el respeto por el autor y es la manera que encontré para manejar mi propia carrera, he encontrado una guarida, un camino de autor. Con lo cual hay gente que me sigue y hay gente que no me sigue. Cuando empecé era para todos, quería publicar, no me importaba el público. Conforme fue pasando el tiempo empecé a tomar decisiones; me voy a jugar por aquí, quiero ser clarito en qué visión tengo, qué mirada tengo, ideológicamente qué soy. Todas esas son elecciones que después te las tenés que bancar y también tienen un montón de beneficios.

— ¿Te han copiado?

— Sí claro. Hay dos tipos de copias. La copia al respetado, por cómo maneja la línea y el tema, y la copia al exitoso. A mí no me han copiado por exitoso. Han seguido algún tipo de línea que yo descubrí. A veces aparece algún colega que me dice "Che, se parece mucho a vos". Hay dibujantes que fueron muy copiados por el dibujo pero cero por el tema. Crist era muy robado en la década del setenta, el Negro Fontanarrosa fue muy robado en sus sistemas de persona parada frente a otra persona y el diálogo. Quino ha sido robado claro, y no tanto por Mafalda que es lo más exitoso sino la parte más difícil que es donde él hace chistes de páginas, pero no pudieron copiarle el alma y la filosofía, el pensamiento. Le han copiado el 'monito', el hacer. Yo no creo que a mí me hayan copiado el monito porque tengo un monito que se va al carajo.

Asegura que solo crea sobre aquello que le gusta, que disfruta y que cree justo
Asegura que solo crea sobre aquello que le gusta, que disfruta y que cree justo

— Nada que te haya molestado demasiado.

— No, la verdad que no. Cuando he atacado a algún ladrón, hay un ladrón en el oficio que no voy a nombrar, fue porque robaba a colegas. Eso sí, es imperdonable para mí. Así como a un ladrón no lo soporto en ninguna parte, ni en el gobierno, ni en mi familia ni en el gremio, porque para mí el ladrón es ladrón.

— Si charlamos en 5 años y salió todo genial cómo te voy a encontrar.

— Dibujando, dibujando y dibujando, cada vez más. Me imagino eso. Pensando libros y haciendo murales, esa es mi vida para mí, no sé si tanto diario y revista ya. Y un programa de radio también, la cosa más cuidada. He trabajado mucho, ahora quiero trabajar más pacientemente, más tranquilamente, encontrarme más en el dibujo y no ser tan preso de las urgencias periodísticas, gráficas, que tenés que entregar porque te están esperando. Parar la pelota en ese sentido y dibujando cada vez más y mejor según mis satisfacciones.

LEA MÁS: