El asado es uno de los sellos culturales argentinos (Shutterstock)
El asado es uno de los sellos culturales argentinos (Shutterstock)

La cita es mañana a las 10.30 en uno de los puntos más emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires: el Obelisco. ¿La excusa? Una de las identidades gastronómicas más importante de la Argentina: el asado, un encuentro que se convierte rápidamente en una ceremonia con lugar para todos y todas. Están las personas que organizan la reunión, quienes se encargan de la picada o las ensaladas, el que busca el vino para brindar y, por supuesto, el líder que marca el ritmo: el asador.

En el marco del programa BA Capital Gastronómica, se realizará el primer Campeonato Federal del Asado, que reunirá a representantes de todas las provincias argentinas para honrar un ritual que aún se conserva como un clásico disparador de encuentros familiares, reuniones con amigos y todo tipo de festejos.

Será el primer Campeonato Federal del Asado en Argentina (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires)
Será el primer Campeonato Federal del Asado en Argentina (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires)

La periodista gastronómica Mónica Albirzú dialogó con Infobae y mostró sus expectativas respecto al debut de este evento: "El asado es la escarapela nacional. Un buen gancho para que la gente se reúna a ver qué pasa y elijan a sus favoritos en el torneo. El agregado de que es un evento gratuito lo convierte en un atractivo interesante".

Habrá 24 parrillas, una por cada representante provincial más la perteneciente a los asadores porteños. Competirán hasta las 19 para que solo uno se convierta en la provincia mejor asadora de Argentina. El Estadio del Asador, ubicado en la Plaza de la República junto al Obelisco, será el corazón del campeonato.

Rodeados de brasas y tablas, los asadores desplegarán su magia, su arte y los trucos necesarios para ganar la competencia. Cada uno competirá en dos categorías: una de carne vacuna (asado de tira, colita de cuadril y vacío) y la otra de achuras (chorizo, provoleta y vegetales asados).

"No le ha ido bien a la Argentina en los dos campeonatos mundiales que ha tenido representantes asadores. Este es un evento interesante para que todas las provincias tengan presencia en algo que pertenece a la idiosincrasia nacional. La fusión de los cocineros y el público resulta -a priori- ideal", agregó Albirzú.

Cada asador con sus métodos a la hora de cocinar la carne (Isrock)
Cada asador con sus métodos a la hora de cocinar la carne (Isrock)

Un jurado, técnico e institucional, tendrá la difícil tarea de calificar a los participantes y anunciar la dupla ganadora a la hora estipulada. El mismo estará conformado por representantes de los mejores sitios gastronómicos dedicados a saciar el paladar cárnico de Buenos Aires, junto a otros invitados y especialistas.

"El consumo de carne en el caso de la Argentina hoy está instalado. Estamos en casi 60 kilogramos por persona al año. Después está la forma de asar y cómo utilizar el fuego para la cocción, que logra el resultado del asado que estamos acostumbrados a comer", sostuvo Albirzú, quien detalló un dato histórico: "En la segunda gran inmigración que recibió Argentina en los '80, los inmigrantes recibían una cantidad de carne a la que no estaban acostumbrados a consumir en su país de origen por una cuestión de posibilidad. Los platos tradicionales que comían los europeos tenían mucha más carne que en su país de origen".

El asado es el ritual argentino por el excelencia (Istock)
El asado es el ritual argentino por el excelencia (Istock)

Este evento se enmarca en el "Día de la Diversidad Cultural", una fecha para recordar, celebrar y trabajar para el bienestar de todas las culturas. La entrada será libre y gratuita y contará con música en vivo, bailes nacionales y un ambiente preparado para el disfrute familiar.

"En el imaginario, el asado está en la cabeza de los argentinos pero no todos lo realizan o comen con frecuencia. En las achuras y en la forma de hacer el fuego está el diferencial. El asado al ruedo -el original- se convirtió en este asado horizontal que comemos hoy en día. Es sinónimo de la argentinidad. Por otro la masculinidad: es la única cocina que históricamente dominaron los hombres. Es nuestra escarapela", concluyó la experta gastronómica.