Un grupo de amigas en una cama, mirando la televisión y curando la resaca (Matt)
Un grupo de amigas en una cama, mirando la televisión y curando la resaca (Matt)

Roza lo absurdo. Lejos de las clínicas especializadas y los distintos métodos médicos que existen para olvidar una noche agitada y así curar la resaca, un bar holandés se propuso crear un espacio en donde aquellas personas que se excedieron con el consumo de alcohol puedan regresar a sentirse plenos en un ambiente lleno de relajación y lejos de las bebidas alcohólicas.

Se llama The Hangover Pub y se trata del primer bar especializado en combatir los efectos de una noche de fiesta. Ubicado en Amsterdam, Holanda, contrasta con la armonía y el bienestar que se respira en la ciudad de los canales y los paisajes de ensueño. Cuando el sol aparece y el agua embellece uno de los sitios más pintorescos de Europa, el bar agrupa a aquellos que aún no se han recuperado de una noche llena de excesos.

Antes de ingresar, un control de alcoholemia constata el grado de ebriedad (Matt)
Antes de ingresar, un control de alcoholemia constata el grado de ebriedad (Matt)

Para ingresar, la primera carta debe ser la demostración real de que esa persona está alcoholizada. Si ese individuo cuenta con los niveles determinados por el lugar, puede pasar.

El bar cuenta con muchas plantas entre las camas (Matt)
El bar cuenta con muchas plantas entre las camas (Matt)

El sitio es una invitación al relax por completo. De hecho, en vez de sillas y mesas, cuenta con camas. Una vez ahí dentro, los clientes tienen todo lo necesario para descansar y reponerse. Cada uno de ellos recibe una cama y un antifaz para dormir y un control remoto de televisión. El bar también ofrece bebidas orgánicas y suplementos alimentarios para una rápida recuperación.

Amigos y desconocidos compartiendo un mismo espacio (Matt)
Amigos y desconocidos compartiendo un mismo espacio (Matt)

Los huéspedes pueden tomar aperitivos entregados a sus camas mientras ven una película de su elección, en cualquier momento, entre las 10 de la mañana y las 6 de la tarde. También cuenta con un bar de oxígeno -para limpiar los pulmones- y muchas plantas que le dan un costado zen al emprendimiento.